RSS
Índice alfabético
Esta página se encuentra disponible en 5 idiomas

We are migrating the content of this website during the first semester of 2014 into the new EUR-Lex web-portal. We apologise if some content is out of date before the migration. We will publish all updates and corrections in the new version of the portal.

Do you have any questions? Contact us.


Fiscalidad del sector financiero

La crisis financiera de 2008 ha puesto de manifiesto la inestabilidad del sector financiero. En adelante, es crucial consolidarlo y generar nuevos ingresos que permitirían financiar la lucha contra el cambio climático o la ayuda a los países en desarrollo. En este sentido, la Unión Europea (UE) analiza dos instrumentos fiscales cuya aplicación a gran escala podría permitir obtener dichos ingresos.

ACTO

Comunicación de la Comisión al Parlamento Europeo, al Consejo, al Comité Económico y Social Europeo y al Comité de las Regiones de 7 de octubre de 2010 denominada «Fiscalidad del Sector Financiero» [COM(2010) 549 final – no publicada en el Diario Oficial].

SÍNTESIS

La presente Comunicación propone profundizar el análisis de dos instrumentos fiscales que podrían aplicarse al sector financiero:

  • el impuesto sobre las transacciones financieras;
  • el impuesto sobre las actividades financieras.

¿Por qué se necesitan nuevos impuestos sobre el sector financiero?

Se considera que el sector financiero es uno de los principales responsables de la crisis de 2008 y, en especial, del considerable incremento del endeudamiento de los Estados a escala mundial. Por ello, la Comisión Europea cree que la aplicación de impuestos específicos sobre este sector podría tener los siguientes efectos positivos:

  • tales impuestos podrían complementar las medidas de reglamentación esenciales que pretenden reforzar la eficacia y la estabilidad de los mercados financieros y reducir su volatilidad;
  • tales impuestos permitirían al sector financiero contribuir a los presupuestos nacionales en respuesta al apoyo recibido durante la crisis;
  • permitir al sector financiero contribuir en mayor medida a las finanzas públicas ya que la mayoría de los servicios financieros están exentos del pago del impuesto sobre el valor añadido (IVA) en la Unión Europea (UE).

¿En qué consiste el impuesto sobre las transacciones financieras?

El impuesto sobre las transacciones financieras consistiría en gravar el valor de cada transacción aplicable a:

  • las acciones;
  • los bonos;
  • los instrumentos de divisas;
  • los derivados.

Según una estimación realizada basándose en cifras de 2006, si este impuesto se hubiera aplicado durante dicho año, los ingresos fiscales hubieran alcanzado los 60 000 millones de euros, mediante un tipo del 0,1 sobre las operaciones con acciones y bonos.

La ventaja de tal impuesto podría residir en la aplicación del principio de «quien contamina paga». Este impuesto podría reducir las operaciones no deseables mediante la penalización de las transacciones a corto plazo. No obstante, tendrían que aplicarlo numerosos centros financieros en el mundo para lograr una estabilización de los mercados y evitar deslocalizaciones. Por ello, la Comisión considera que sería más adecuado un impuesto global sobre las transacciones financieras.

¿En qué consiste el impuesto sobre las actividades financieras?

El impuesto sobre las actividades financieras es un instrumento propuesto por el Fondo Monetario Internacional (FMI) cuyas características son las siguientes:

  • grava, en principio, el total de los beneficios y las remuneraciones;
  • puede configurarse asimismo de forma que se aplique a las rentas económicas y/o al riesgo;
  • se aplica a las empresas.

La aplicación de este impuesto con un tipo del 5 % por las 22 «economías desarrolladas», mencionadas en el informe del FMI al G-20, podría generar el equivalente al 0,28 % de su PIB. A escala de la UE, los ingresos del impuesto podrían ascender a 25 000 millones de euros.

En principio, el impuesto sobre las actividades financieras no modifica el precio de los instrumentos financieros y no altera la estructura de mercado. Sin embargo, podría incentivar la transferencia de los beneficios mediante la deslocalización de la renta y de las remuneraciones fuera de la UE. Por tanto, todavía deberían examinarse algunos aspectos técnicos de este impuesto para evitar tales procedimientos. La Comisión considera que la aplicación del impuesto sobre las actividades financieras sería pertinente a escala de la UE.

Contexto

En su Resolución sobre el impuesto sobre las transacciones financieras (EN) (FR) del 10 de marzo de 2010, el Parlamento Europeo solicitó a la Comisión y al Consejo diseñar un impuesto sobre las transacciones financieras cuyos ingresos permitieran financiar la cooperación al desarrollo, ayudar a los países en desarrollo en la lucha contra el cambio climático así como contribuir al presupuesto de la UE. En junio de 2010, el Consejo Europeo hizo hincapié en el papel de primer orden que la UE debe desempeñar en este ámbito en el marco de una estrategia mundial. Sin embargo, en la actualidad no existe un consenso mundial en materia de nuevos instrumentos fiscales en el sector financiero.

Última modificación: 13.01.2011
Aviso jurídico | Sobre este sitio | Búsqueda | Dirección de contacto | Arriba