RSS
Índice alfabético
Esta página se encuentra disponible en 5 idiomas

We are migrating the content of this website during the first semester of 2014 into the new EUR-Lex web-portal. We apologise if some content is out of date before the migration. We will publish all updates and corrections in the new version of the portal.

Do you have any questions? Contact us.


Derivados

La crisis financiera de octubre de 2008 ha destacado el carácter excesivamente arriesgado de determinados productos financieros como los derivados. Por consiguiente, la Comisión ha considerado necesario elaborar líneas de acción en este ámbito para alinearse con los objetivos enunciados en la cumbre del G-20 celebrada en Pittsburg, en septiembre de 2009.

ACTO

Comunicación de la Comisión al Parlamento Europeo, al Consejo, al Comité Económico y Social Europeo, al Comité de las Regiones y al Banco Central Europeo, de 20 de octubre de 2009, titulada «Garantizar la eficiencia, seguridad y solidez de los mercados de derivados: actuaciones futuras» [COM(2009) 563 final – no publicada en el Diario Oficial].

SÍNTESIS

La presente Comunicación define los medios para conseguir que los mercados de derivados sean más eficaces, seguros y sólidos. Estos mercados han contribuido en gran medida a la crisis financiera debido a su carácter arriesgado y a la falta de transparencia de los mercados financieros. Por consiguiente, la Comisión ha decidido adoptar medidas destinadas a hacer que estos productos sean más eficaces, seguros y sólidos.

El papel de los derivados

Los derivados permiten transferir los riesgos inherentes a determinadas actividades económicas, de aquellos agentes económicos que no están dispuestos a asumirlos a otros que sí lo están.

Sin embargo, los derivados presentan aspectos poco fiables en la medida en que han contribuido a las turbulencias financieras, al favorecer un aumento del apalancamiento y la interconexión de los participantes en el mercado. Estos aspectos han contribuido parcialmente a la crisis financiera de 2008.

Mitigar el riesgo de crédito de la contraparte

La crisis de 2008 ha revelado que los actores del mercado no establecían correctamente el riesgo de crédito de la contraparte. Este último se puede gestionar de forma bilateral entre las dos contrapartes o de forma centralizada para un determinado mercado a través de una contraparte central (CCP).

La Comisión, al igual que el G-20, considera que la CCP es la mejor herramienta para gestionar el riesgo de contraparte. Ahora bien, en la actualidad, las CCP son competencia de las legislaciones nacionales. Por este motivo, la Comisión prevé proponer un marco europeo para las CCP que establezca las normas en materia de seguridad, reglamentación y funcionamiento.

El marco europeo de las CCP debe englobar las diferentes categorías de activos para las que las CCP prestan servicios. Estas categorías de activos incluyen, en líneas generales, acciones al contado, valores de renta fija o derivados.

Sin embargo, todos los derivados no están adaptados al principio de la compensación central. Por eso la Comisión pretende presentar una propuesta destinada a obligar a las empresas financieras a facilitar un margen inicial que dependa de las características de la contraparte y un margen de variación que dependa de la variación del valor de un contrato.

Asimismo, la Comisión prevé someter los contratos que no sean objeto de una compensación central a requisitos de capital más elevados.

La Comisión también prevé la obligatoriedad de la compensación por contraparte central en el caso de los contratos normalizados.

Reducir el riesgo operacional

El riesgo operacional incluye el riesgo jurídico y el riesgo a las pérdidas derivadas de la inadecuación o el fallo de los procedimientos internos, o de acontecimientos externos.

La Comisión prevé la adopción de medidas para reducir el riesgo operacional mediante la normalización de los contratos en lo que respecta a su tramitación y a las condiciones jurídicas estándar.

Reforzar la transparencia

Los mercados con una estructura de mercado no organizado (OTC) preponderante se caracterizan por una falta de transparencia de los precios, las transacciones y las posiciones. Esa falta de transparencia ha obstaculizado la supervisión del mercado de derivados por parte de las autoridades.

Desde entonces, parece necesario notificar todas las transacciones a Registros de Operaciones y establecer nuevas obligaciones de notificación de los participantes en el mercado. Estos organismos se deben someter a una regulación pública y obedecer a un marco jurídico común. La Comisión considera que la Autoridad Europea de Valores y Mercados (AEVM) se debe encargar de la supervisión de estos organismos.

En la cumbre del G-20 celebrada en Pittsburg, en septiembre de 2009, se acordó que todos los contratos de derivados OTC normalizados deben negociarse en mercados organizados o en plataformas de negociación electrónica.

A nivel europeo, estas transacciones deben tener lugar en mercados organizados. Parece necesario reforzar la transparencia de las negociaciones en dichos mercados.

Reforzar la integridad y la supervisión de los mercados

La Comisión prevé revisar la Directiva sobre abuso del mercado a los derivados OTC para que pueda cubrir de forma eficaz los mercados de derivados.

Además, la Comisión tiene la intención de proponer normas para dar a las autoridades reguladoras la posibilidad de fijar límites aplicables a las posiciones, con objeto de contrarrestar las fluctuaciones desproporcionadas de precios o las concentraciones de posiciones especulativas.

Contexto

Frente al desarrollo considerable de los derivados en los mercados del mundo, conviene garantizar un marco normativo internacional, sólido y convergente. La presente comunicación se inscribe en los objetivos de la reunión del G-20, de 25 de septiembre de 2009, que pide mejorar los mercados OTC de derivados.

Última modificación: 22.12.2009
Aviso jurídico | Sobre este sitio | Búsqueda | Dirección de contacto | Arriba