RSS
Índice alfabético
Esta página se encuentra disponible en 15 idiomas
Nuevos idiomas disponibles:  CS - HU - PL - RO

We are migrating the content of this website during the first semester of 2014 into the new EUR-Lex web-portal. We apologise if some content is out of date before the migration. We will publish all updates and corrections in the new version of the portal.

Do you have any questions? Contact us.


Contratos de crédito al consumo

La expansión de la oferta de créditos en Europa debe acompañarse del refuerzo de los derechos de los consumidores Además, la armonización de las disposiciones nacionales también debe permitir favorecer la oferta de créditos transfronterizos.

ACTO

Directiva 2008/48/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 23 de abril de 2008, relativa a los contratos de crédito al consumo y por la que se deroga la Directiva 87/102/CEE del Consejo.

SÍNTESIS

La presente Directiva tiene por objeto armonizar las disposiciones legales, reglamentarias y administrativas de los Estados miembros en materia de créditos al consumo, con el fin de facilitar la prestación de servicios transfronterizos. Mejora la transparencia de las condiciones contractuales y el grado de protección de los consumidores.

No obstante, esta Directiva no se aplicará a los contratos de crédito:

  • garantizados por una hipoteca;
  • celebrados para adquirir un terreno o inmueble;
  • cuyo importe total sea inferior a 200 EUR o superior a 75 000 EUR;
  • relativos a un arrendamiento sin obligación de compra o un arrendamiento financiero;
  • concedidos libres de intereses, sin gastos o en forma de facilidad de descubierto;
  • celebrados con una empresa de inversión;
  • resultado de una resolución legal;
  • relativos al pago o garantía de una deuda;
  • relativos a préstamos concedidos a un público restringido.

Los Estados miembros también pueden aplicar un régimen menos vinculante a las organizaciones que persigan un objetivo social y a actividades que sólo beneficien a sus miembros, cuando ofrezcan una tasa anual equivalente inferior a la propuesta en el mercado.

En la fase precontractual, el prestamista * o sus intermediarios * deben facilitar, con la debida antelación, información comprensible sobre las características esenciales del crédito ofrecido. Se trata en especial de:

  • la duración del contrato de crédito;
  • el importe total del crédito;
  • el tipo deudor y el tipo correlativo;
  • la tasa anual equivalente * y el importe total adeudado por el consumidor *;
  • el importe, el número y la periodicidad de los pagos;
  • el precio al contado de un bien o servicio concedido en forma de pago aplazado o de crédito de contrato vinculado;
  • los gastos ligados o derivados del contrato;
  • las obligaciones contractuales;
  • los derechos de los consumidores;
  • las consecuencias de las demoras e incumplimientos;
  • las garantías.

Los consumidores obtienen esta información mediante un formulario normalizado previsto en el anexo II de la presente Directiva.

Además de la obligación de proporcionar una información precontractual completa, los prestamistas deben suministrar a los consumidores las explicaciones adecuadas para que puedan evaluar si el contrato propuesto se ajusta a sus necesidades y a su situación financiera. Los prestamistas también deben evaluar la solvencia de sus clientes antes de firmar un contrato, cumpliendo con el derecho de los consumidores a ser informados cuando su solicitud de crédito haya sido denegada.

El contrato debe recoger las informaciones esenciales que caracterizan la oferta de crédito elegida. En caso de modificación del tipo deudor *, el consumidor debe ser informado del nuevo importe, número y periodicidad de los pagos.

Los consumidores pueden ejercer su derecho de desistimiento notificando su intención al prestamista y sin necesidad de indicar el motivo. Disponen de un plazo de catorce días desde la fecha de suscripción del contrato para hacerlo.

Los consumidores tienen asimismo la posibilidad de efectuar un reembolso anticipado del crédito. Pueden ejercer este derecho en cualquier momento, en la medida en que el acreedor recibe una compensación equitativa y objetivamente justificada.

Los Estados miembros velan por que los prestamistas e intermediarios de crédito cumplan con sus obligaciones. Garantizan el establecimiento de controles por parte de una autoridad independiente.

Contexto

La presente Directiva deroga la Directiva 87/102/CEE con el fin de mejorar la protección de los consumidores. Debe aplicarse en los Estados miembros antes del 12 de mayo de 2010.

Términos clave del acto
  • Prestamista: persona física o jurídica que concede o se compromete a conceder un crédito en el ejercicio de su actividad comercial o profesional.
  • Intermediario de crédito: persona física o jurídica que no actúa como prestamista y que, en el transcurso de su actividad comercial o profesional:
    1. presenta u ofrece contratos de crédito al consumo
    2. asiste a los consumidores en los trámites previos de los contratos;
    3. celebra contratos de crédito con consumidores en nombre del prestamista.
  • Importe total adeudado por el consumidor: la suma del importe total del crédito más el coste total del crédito para el consumidor.
  • Tasa anual equivalente: el coste total del crédito para el consumidor, expresado en porcentaje anual del importe total del crédito.
  • Tipo deudor: el tipo de interés expresado en porcentaje fijo o variable, aplicado con carácter anual al importe del crédito utilizado.

REFERENCIAS

Acto Entrada en vigor Plazo de transposición en los Estados miembros Diario Oficial

Directiva 2008/48/CE

11.6.2008

12.5.2010

L 133/66 de 22.5.2008

Última modificación: 22.01.2009

Véase también

Aviso jurídico | Sobre este sitio | Búsqueda | Dirección de contacto | Arriba