RSS
Índice alfabético
Esta página se encuentra disponible en 9 idiomas
Nuevos idiomas disponibles:  CS - HU - PL - RO

We are migrating the content of this website during the first semester of 2014 into the new EUR-Lex web-portal. We apologise if some content is out of date before the migration. We will publish all updates and corrections in the new version of the portal.

Do you have any questions? Contact us.


Protección de los animales de laboratorio

La Unión Europea (UE) quiere poner fin a la experimentación con animales y cambiarla por métodos sustitutivos. No obstante, en ausencia de tales métodos, ha adoptado medidas destinadas a mejorar la situación de los animales que se siguen utilizando con fines experimentales de conformidad con el objetivo de sustituir, reducir o perfeccionar las pruebas con animales.

ACTO

Directiva 2010/63/UE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 22 de septiembre de 2010, relativa a la protección de los animales utilizados para fines científicos.

SÍNTESIS

Todos los años se utilizan aproximadamente 12 millones de animales con fines científicos. En la actualidad, la Unión Europea (UE) no puede prohibir el uso de animales en pruebas de inocuidad o de investigación biomédica. No obstante, para proteger a los animales de laboratorio sin impedir el progreso de la investigación, la UE ha adoptado medidas destinadas a limitar la experimentación con animales e imponer unos requisitos mínimos en lo que respecta al alojamiento y cuidado de estos.

Animales

La presente Directiva amplía su ámbito de aplicación a los animales que se utilizan en la investigación básica, la educación y la formación. Se aplica a todos los animales vertebrados no humanos vivos y a algunos invertebrados que pueden sentir dolor (jibia, pulpo, etc.).

El uso de primates no humanos está sujeto a restricciones y el empleo de simios antropoides (chimpancés, bonobos, gorilas y orangutanes) está prohibido. Los simios antropoides únicamente pueden utilizarse de manera excepcional para garantizar la supervivencia de la especie o en caso de que en el hombre aparezca de manera imprevista una enfermedad potencialmente mortal o discapacitante.

Ámbitos sujetos a la experimentación animal

La experimentación con animales tan solo podrá autorizarse en procedimientos que tengan por objeto:

  • la investigación fundamental;
  • la investigación traslacional o aplicada con cualquiera de las metas siguientes:
    1. la prevención, profilaxis, diagnóstico o tratamiento de enfermedades u otras anomalías en los seres humanos, los animales o las plantas,
    2. la evaluación, detección, regulación o modificación de las condiciones fisiológicas en los seres humanos, los animales o las plantas,
    3. el bienestar de los animales y la mejora de las condiciones de producción de los animales criados con fines agrícolas;
  • para cualquiera de las metas anteriores, el desarrollo y la fabricación de productos farmacéuticos, alimentos, piensos y otras sustancias o productos, así como la realización de pruebas para comprobar su calidad, eficacia y seguridad;
  • la protección del medio ambiente y de la biodiversidad;
  • la enseñanza superior o la formación profesional.

Proyectos

El uso de animales con fines experimentales está permitido en los casos en que no existe un método de sustitución satisfactorio conforme con la norma de remplazar, reducir o perfeccionar los experimentos con animales. Los proyectos que impliquen experimentos con animales serán evaluados por la autoridad competente. Ningún proyecto podrá dar inicio si no ha recibido una evaluación favorable de la autoridad competente. Esta evaluación deberá demostrar que el empleo de animales está justificado, y que los beneficios esperados compensarán el perjuicio causado a los animales.

El número de animales utilizados en un proyecto deberá reducirse al mínimo sin que esto ponga en riesgo los objetivos del proyecto. Las condiciones de vida y los métodos utilizados en los procedimientos deberán evitar en la medida de lo posible el dolor, el sufrimiento o la angustia de los animales.

Bienestar de los animales

Los animales utilizados con fines experimentales deberán recibir cuidados y un tratamiento adecuados. También deberán alojarse en jaulas lo suficientemente grandes y en un entorno adaptado a cada especie de conformidad con las normas que figuran en el anexo III de la Directiva.

Los métodos de sacrificio deberán limitar el dolor, el sufrimiento y la angustia de los animales. Tan solo las personas debidamente capacitadas podrán llevar a cabo el sacrificio de los animales en el establecimiento de un criador, suministrador o usuario según un método previsto en el anexo IV de la Directiva.

Procedimientos

Los únicos procedimientos autorizados serán los admitidos en el marco de un proyecto. Estos se clasificarán en función de su nivel de gravedad de acuerdo con el anexo VIII de la Directiva. Deberán llevarse a cabo con anestesia o mediante otros métodos apropiados (analgésicos, etc.), salvo que esto no se considere adecuado o la anestesia se considere más traumática para el animal que el procedimiento en sí. Se preservará la vida de los animales en la medida de lo posible. Los procedimientos estarán diseñados de modo que provoquen la muerte del menor número posible de animales y que reduzcan la duración y la intensidad del sufrimiento.

La reutilización de un animal constituye una forma de reducir el número total de animales de laboratorio. No obstante, la reutilización de cualquier animal en un nuevo procedimiento estará sujeta a condiciones. Antes de reutilizar a un animal, se deberá tener en cuenta la severidad de los procedimientos anteriores, su salud y el dictamen veterinario.

Al final de un procedimiento, un veterinario u otra persona competente decidirá si mantener en vida al animal. Cuando se vaya a mantener en vida a un animal, recibirá el cuidado y alojamiento adecuados, tal y como se determina en el anexo III.

Autorizaciones

Los criadores, suministradores y usuarios y sus respectivos establecimientos deberán estar autorizados por la autoridad competente y registrados ante ella.

Los establecimientos autorizados deberán disponer de las instalaciones y el equipo idóneos para las especies de animales alojados y, si efectúan procedimientos, para la realización de los mismos.

Todo animal introducido en uno de estos establecimientos deberá llevar una marca de identificación y estar registrado con la información correspondiente (número, especie, origen, fecha de venta o de adquisición, etc.). Este registro se deberá conservar como mínimo durante cinco años y estará a disposición del público.

Además, todo perro, gato o primate no humano deberá disponer de un expediente individual con información útil sobre sus antecedentes reproductivos, veterinarios y sociales, así como sobre los proyectos en los que haya sido utilizado.

Inspecciones

Las autoridades competentes efectuarán inspecciones regulares de todos los criadores, suministradores y usuarios, incluidos sus establecimientos, para comprobar el cumplimiento de los requisitos de la presente Directiva.

La frecuencia de las inspecciones se determinará en función del análisis de riesgo para cada establecimiento. No obstante, cada año se efectuarán inspecciones de al menos un tercio de los usuarios, y una proporción adecuada de las inspecciones se realizará sin previo aviso.

Los criadores, suministradores y usuarios de primates no humanos serán inspeccionados como mínimo una vez al año.

Contexto

La presente Directiva sustituirá a la Directiva 86/609/CE (BG) (CS) (DA) (DE) (ET) (EL) (EN) (HU) a partir del 1 de enero de 2013.

REFERENCIAS

Acto Entrada en vigor Plazo de transposición en los Estados miembros Diario Oficial
Directiva 2010/63/UE

9.11.2010

10.11.2012

DO L 276 de 20.10.2010

Última modificación: 29.03.2011

Véase también

  • Animales de laboratorio, sitio de la DG Medio Ambiente (EN)
Aviso jurídico | Sobre este sitio | Búsqueda | Dirección de contacto | Arriba