RSS
Índice alfabético
Esta página se encuentra disponible en 15 idiomas
Nuevos idiomas disponibles:  CS - HU - PL - RO

We are migrating the content of this website during the first semester of 2014 into the new EUR-Lex web-portal. We apologise if some content is out of date before the migration. We will publish all updates and corrections in the new version of the portal.

Do you have any questions? Contact us.


Marco reglamentario para un sector del automóvil competitivo en el siglo XXI

La estrategia elaborada por la Comisión Europea recoge los resultados del Grupo de alto nivel «CARS 21» y establece como objetivo el desarrollo sostenible de la industria del automóvil. El hecho de estimular la competitividad del sector en el ámbito mundial, mediante la mejora del marco reglamentario y un mayor acceso a los mercados extranjeros, queda estrechamente vinculado con la realización de progresos en materia de seguridad y de respeto del medio ambiente.

ACTO

Comunicación de la Comisión al Parlamento Europeo y al Consejo, de 7 de febrero de 2007, «Marco reglamentario para un sector del automóvil competitivo en el siglo XXI - Posición de la Comisión sobre el informe final del Grupo de alto nivel CARS 21» [COM (2007) 22 final - no publicada en el Diario Oficial].

SÍNTESIS

La estrategia en favor del desarrollo sostenible de la industria del automóvil establece un equilibrio entre estimular la competitividad del sector del automóvil europeo a escala mundial y progresar constantemente en el ámbito de la seguridad y de la protección del medio ambiente.

Desafíos de la industria del automóvil

La industria del automóvil representa el 3 % del PIB europeo y el 7 % del empleo en el sector manufacturero, y constituye un sector clave de la economía europea.

Una competencia internacional más agresiva, unos costes fijos sustanciales, unos precios particularmente altos de las materias primas y de la energía, un exceso de capacidad estructural, y las reestructuraciones y deslocalizaciones resultantes preocupan a los fabricantes, a los trabajadores y a los consumidores.

Resulta esencial, pues, crear un entorno favorable para una industria del automóvil europea competitiva con el fin de que pueda prever y superar los retos de la competencia de manera socialmente responsable e innovadora.

Estrategia en favor del desarrollo sostenible de la industria del automóvil

La orientación que la Comisión tiene la intención de dar en el futuro a la industria del automóvil gira en torno a varios ámbitos clave señalados por el informe del Grupo de alto nivel «CARS 21».

  • Mercado interior: sistema de homologación CE para todos los vehículos

En virtud del sistema de homologación CE del vehículo completo, los fabricantes de automóviles presentan un tipo de vehículo a las autoridades de un Estado miembro para obtener su homologación completa, certificando que cumple las exigencias técnicas comunitarias, y pueden entonces comercializar todos los vehículos de ese tipo en el conjunto de la UE con tan sólo su certificado de homologación.

Este sistema, aplicado para los turismos, las motocicletas y los tractores, ha demostrado su eficacia; ahora no solamente hay que mantenerlo sino que hay que ampliarlo al conjunto de las categorías de vehículo (vehículos utilitarios ligeros, camiones, autocares y autobuses) con el fin de reforzar el funcionamiento del mercado interior.

  • Marco reglamentario: simplificación e internacionalización

Treinta y ocho directivas comunitarias serán sustituidas por reglamentos internacionales equivalentes de la Comisión Económica para Europa de las Naciones Unidas (CEPE). Someter a los fabricantes de automóviles a un único conjunto de normas permitirá anular el efecto negativo del coste acumulativo de la legislación sobre la competitividad, que aumenta inútilmente el precio de los vehículos, sin que ello afecte a las exigencias de seguridad y de respeto del medio ambiente.

En varias directivas comunitarias y reglamentos CEPE se introducirán autoensayos y ensayos virtuales para reducir los costes y acelerar los procedimientos de cumplimiento de la normativa.

No obstante, la Unión Europea (UE) se reserva el derecho de legislar independientemente del sistema de la CEPE.

  • Respeto del medio ambiente: transporte por carretera sostenible

En la UE, los automóviles son responsables de una parte importante de las emisiones contaminantes. Por consiguiente, es indispensable que la industria del automóvil siga las orientaciones de la estrategia temática sobre contaminación atmosférica. Las principales medidas para la reducción de las emisiones contaminantes de los vehículos de motor consisten actualmente en los límites de emisiones Euro 5 y 6 y en la promoción de vehículos limpios de transporte por carretera mediante la contratación pública.

El enfoque integrado para reducir las emisiones de CO2 contribuye a alcanzar antes de 2012 el objetivo de la UE fijado en 120 g/km de CO2. Aunque la tecnología de los motores debe seguir mejorándose en este sentido, otras mejoras tecnológicas (sistemas de aire acondicionado, etc.) y un mayor recurso a los biocarburantes también contribuirán a la reducción de las emisiones de CO2.

También debe prestarse una atención especial al reciclado de los vehículos al final de su vida útil y al ruido de los vehículos de motor.

Las decisiones sobre la forma y el funcionamiento de los vehículos de motor también pueden verse influidas por aspectos relacionados con la energía, tanto en términos de coste como de suministro.

Los Estados miembros participarán en el esfuerzo de garantizar un transporte por carretera sostenible mediante la mejora de la gestión del tráfico y del comportamiento de los automovilistas, o incluso mediante incentivos fiscales.

  • Seguridad vial: contribuir a un esfuerzo conjunto

Una estrategia eficaz de seguridad vial debe basarse en la interacción entre las mejoras en la tecnología de los vehículos, la infraestructura viaria, el comportamiento de los conductores y la aplicación de la normativa.

Medidas como mejorar la visibilidad en los vehículos pesados o la aplicación de tecnologías avanzadas de seguridad (vehículos inteligentes) ya contribuyen a conseguir el objetivo de la Comisión Europea de reducir a la mitad el número de víctimas de los accidentes de tráfico antes de 2010.

Sin embargo, aún deben realizarse nuevos esfuerzos en términos de sistemas de control electrónico de estabilidad, de testigos de no utilización del cinturón de seguridad, del uso obligatorio de luces de circulación diurna y de sistemas de frenado de emergencia.

  • Comercio y mercados exteriores: participar en una competencia justa a escala mundial

La industria europea del automóvil debe poder gozar de un entorno de funcionamiento justo a escala mundial.

Aunque a ello contribuye la armonización técnica mundial de las normas sobre vehículos de motor en el marco de los Acuerdos de 1958 y de 1998 de la CEPE, también es necesario prestar una atención especial a la aplicación de los derechos de propiedad intelectual e industrial a escala mundial y a la mejora del acceso a los mercados, mediante la firma de acuerdos comerciales bilaterales o regionales, en especial con los países del sudeste asiático.

  • Investigación y desarrollo: clave de la competitividad

La industria del automóvil, basada tradicionalmente en la industria manufacturera, se apoya cada vez más en el conocimiento y es actualmente el mayor inversor industrial europeo en investigación y desarrollo (aproximadamente el 5 % de la facturación del sector).

En beneficio de la competitividad del sector y de la seguridad y protección del medio ambiente, es fundamental fomentar la investigación industrial, el desarrollo tecnológico y la demostración en los ámbitos estratégicos (vehículos inteligentes, vehículos limpios, biocarburantes de segunda generación, pilas de hidrógeno y de combustible, etc.).

El apoyo a la investigación y al desarrollo recaerá de manera muy especial en el Séptimo Programa Marco, pero también en instituciones financieras europeas o en la cooperación entre el sector público y el privado.

  • Mercado interior: fiscalidad y competencia

Por otra parte, debe progresarse en materia fiscal, en particular acerca de los impuestos sobre los turismos y los incentivos fiscales, y en materia de competencia en el mercado de piezas de repuesto, para que los talleres independientes puedan acceder a las informaciones técnicas necesarias para la reparación y el mantenimiento de los vehículos.

Contexto

La estrategia de la Comisión en favor de la industria del automóvil se basa en los resultados del Grupo de alto nivel «CARS 21», creado para elaborar un marco reglamentario para un sector del automóvil competitivo en el siglo XXI. Dicho Grupo reunió a los principales interesados (representantes del sector del automóvil, Estados miembros, diputados del Parlamento Europeo, ONG, Comisión) en torno a asuntos cruciales para el futuro del sector, y formuló recomendaciones en un plan a finales de 2005.

La Comisión espera que las actividades realizadas por el sector del automóvil y la revisión intermedia prevista para 2009 constituirán un ejemplo que enriquecerá la metodología de elaboración de políticas industriales.

 
Última modificación: 28.02.2007

Véase también

Para más información, consúltese la página de la Comisión Europea relativa a un marco reglamentario para un sector del automóvil competitivo en el siglo XXI («CARS 21») (EN).

Aviso jurídico | Sobre este sitio | Búsqueda | Dirección de contacto | Arriba