RSS
Índice alfabético
Esta página se encuentra disponible en 15 idiomas
Nuevos idiomas disponibles:  CS - HU - PL - RO

We are migrating the content of this website during the first semester of 2014 into the new EUR-Lex web-portal. We apologise if some content is out of date before the migration. We will publish all updates and corrections in the new version of the portal.

Do you have any questions? Contact us.


Un mercado único para la Europa del siglo XXI

El mercado único del siglo XXI aún puede integrarse más y hacerse más abierto y competitivo. Conviene aprovechar mejor su potencial desarrollando más el conocimiento y la innovación y sus dimensiones social y medioambiental, especialmente para hacer frente a la mundialización. Su optimización debe orientarse asimismo hacia los resultados, lo que requiere la definición de un nuevo enfoque para la evaluación y el logro de los mismos. Así, el mercado único ofrecerá más posibilidades de elección a los consumidores y a las empresas.

ACTO

Comunicación de la Comisión al Parlamento Europeo, al Consejo, al Comité Económico y Social Europeo y al Comité de las Regiones - Un mercado único para la Europa del siglo XXI [COM(2007) 724 final - no publicado en el Diario Oficial].

SÍNTESIS

El mercado único es beneficioso para los consumidores y las empresas, en la medida en que apoya la creación de empleo y estimula el crecimiento, la competitividad y la innovación. Asimismo, el mercado único ha sido esencial para el buen funcionamiento de las políticas económica y monetaria de la Unión Europea (UE). No obstante, aún no se aprovecha todo su potencial.

REALIZAR EL POTENCIAL

La Comisión propone un mercado único del siglo XXI fuerte, innovador y competitivo. Partiendo de las sólidas bases existentes, el mercado único debe concentrarse en ámbitos esenciales que puedan aportar un valor añadido con el fin de hacer frente a nuevos retos.

Consumidores y empresas

El mercado único debe generar mejores resultados y beneficios para responder a las expectativas y las preocupaciones de los consumidores y empresas. Gracias a normas rigurosas, el mercado único ha permitido garantizar la protección de los consumidores en materia de elección y calidad de los productos, precios, derechos, lucha contra las prácticas de competencia desleal y los abusos de posición dominante, etc. Sin embargo, el mercado único puede ofrecer más en sectores esenciales de la vida cotidiana de los consumidores, como los de energía o telecomunicaciones, y en sectores fragmentados o caracterizados por la ausencia de una competencia verdadera.

También debe reforzarse la seguridad y la calidad de los bienes y servicios así como la vigilancia de los mercados. La seguridad alimentaria, los productos farmacéuticos y los servicios financieros al por menor constituyen ámbitos en los que debe educarse y responsabilizarse a los consumidores a fin de aprovechar plenamente el mercado único. A este respecto, deberán reexaminarse los derechos de los consumidores, en particular, en materia de contratos y recursos colectivos, para evolucionar hacia un marco de protección simple y global.

Además, las pequeñas y medianas empresas (PYME) no están integradas en el mercado único como las grandes empresas. La fragmentación fiscal y las barreras lingüísticas, culturales y de consumo constituyen los principales obstáculos a su participación. Por ello, el proyecto de «ley sobre las pequeñas empresas» [EN], basado en el principio de «pensar primero en pequeño» y de mejora del marco fiscal, deberá ofrecer una respuesta adecuada a este problema.

Hacer frente a la mundialización

En un contexto internacional en constante evolución, el mercado único presenta numerosas bazas en términos de innovación, competitividad y elección respetando al mismo tiempo las exigencias en materia de trabajo, salud, seguridad y medio ambiente. Por su naturaleza, el mercado único ha atraído a las inversiones y empresas extranjeras.

La UE debe mantener este proceso para hacer frente a la mundialización concentrándose en los pilares establecidos en la Comunicación «Una Europa competitiva en una economía mundializada (BG) (CS) (ET) (GA) (LV) (LT) (HU) (MT) (PL) (RO) (SK) (SL)», a saber:

  • los instrumentos de las políticas comercial y de competencia que garantizan un espacio de competencia al luchar contra las subvenciones extranjeras y otras prácticas desleales;
  • la promoción de la cooperación en materia de normas a nivel multilateral y bilateral (la UE debe inspirarse en las normas internacionales, y sus propias normas deben servir de referencia a nivel mundial y garantizarle un papel de líder, en particular si habla con una sola voz);
  • la garantía de las ventajas de la apertura de los mercados para los ciudadanos europeos, particularmente en términos de elección y precio, y también garantizando el seguimiento de los acuerdos comerciales.

Hacer del conocimiento y de la innovación la «quinta libertad»

Inicialmente basado en los productos básicos y los bienes manufacturados, el mercado único debe integrar más los servicios que desempeñan un papel creciente en una economía basada en el conocimiento. Así, el mercado único debe permitir la realización del potencial que ofrecen las nuevas tecnologías en beneficio de una «quinta libertad», a saber, la libre circulación del conocimiento y de la innovación.

La Directiva sobre los servicios constituye el fundamento de este proceso. Sin embargo, debe proseguirse la supresión de las barreras y el reforzamiento de la competencia para ofrecer más posibilidades de elección a menor precio a los consumidores y para fomentar la innovación. Se han iniciado algunos proyectos en este sentido, en particular, en las industrias de redes (energía, servicios postales, transporte, telecomunicaciones, etc.). Las tecnologías de la información y la telecomunicación (TIC) son también una baza para el desarrollo de servicios interoperables en el marco del «mercado interior electrónico» (facturación electrónica, contratos públicos en línea o aduana electrónica) sin crear nuevas «barreras electrónicas».

La movilidad de los trabajadores, de los investigadores y de los estudiantes debe garantizarse para favorecer el intercambio de los conocimientos. El Séptimo Programa Marco de Investigación (Séptimo PMID) y el proyecto de creación de un «pasaporte de investigador» constituyen la base de la movilidad y del desarrollo de redes de investigación dentro del Espacio Europeo de Investigación (EEI).

Dimensión social y medioambiental

La apertura de los mercados tiene consecuencias económicas y sociales. La Comisión reforzará sus análisis de repercusiones para anticipar mejor los cambios del mercado.

El mercado único se desarrolla paralelamente al programa social europeo. La cohesión económica y social, basada en los Fondos Estructurales, permite responsabilizar a los ciudadanos y a las empresas y difundir los beneficios del mercado en todas las regiones de la UE. A este respecto, el proyecto de «Agrupación Europea de Cooperación Territorial » (AECT) ofrece nuevas posibilidades de cooperación transfronteriza en ámbitos como la salud, el medio ambiente o las infraestructuras.

Las posibilidades de empleo y movilidad se benefician de un apoyo reforzado del plan de acción para la movilidad profesional. No obstante, éste debe respetar los derechos fundamentales de los trabajadores, incluida la igualdad de oportunidades. El Comité de Empresa Europeo se adaptará en este sentido.

El desarrollo de «ecoindustrias» (en los sectores farmacéutico o automovilístico) contribuye a la dimensión medioambiental del mercado único. Todavía se requieren más inversiones, en particular, para contribuir a la lucha contra el cambio climático.

OBTENER RESULTADOS

Una UE ampliada y diversificada depende más que nunca del buen funcionamiento del mercado único. La UE debe concentrarse en los hechos y los efectos de los mercados, concediendo la prioridad a los ámbitos donde éstos no funcionan bien y donde las oportunidades de mejora son óptimas. Se intensificará el seguimiento de los mercados para determinar las razones de las disfunciones y su potencial partiendo de investigaciones sobre la competitividad sectorial, mercados piloto y proyectos de tecnología conjunta. El cuadro de indicadores de los consumidores, que se integrará en el cuadro de indicadores del mercado único a partir de 2009, proporcionará datos adicionales sobre los resultados de estos mercados desde el punto de vista de los consumidores y de las exigencias económicas y sociales.

Unas herramientas simples y adaptadas permitirán orientar mejor y realizar el mercado único sin llevar a un aumento del volumen de reglamentaciones. Debe racionalizarse el recurso a los instrumentos y procedimientos existentes en el marco de las distintas políticas a fin de permitir un resultado óptimo. Esto también se aplica a los instrumentos de evaluación de la aplicación de la legislación comunitaria. La Comisión volverá a considerar las intervenciones comunitarias ineficaces u obsoletas.

Todos los niveles de gobernanza, las autoridades y las partes interesadas deben participar sobre la base de una descentralización reforzada que genere la adhesión y la confianza mutua en el marco de nuevos enfoques y relaciones laborales. Las redes que podrían basarse en los «centros del mercado único» son, a este respecto, esenciales para garantizar el respeto de la legislación comunitaria y la cooperación, favoreciendo los intercambios de experiencia y buenas prácticas.

La comunicación y el acceso a la información constituyen la base de la transparencia y del conocimiento de las normas comunitarias y la responsabilidad al respecto recae en los Estados miembros. La consecución de estos objetivos se basará , en particular, en el proyecto piloto de «embajadores del mercado único» (personalidades de la empresa y el comercio), en una ventanilla única que agrupa los distintos servicios ofrecidos a los ciudadanos y a las empresas (Europe Direct, Su Europa, SOLVIT, servicio de orientación para los ciudadanos, EURES, nueva red integrada de apoyo a las empresas, etc.), y en un cuadro de indicadores del mercado único adaptado para evaluar mejor los resultados.

Última modificación: 26.05.2008

Véase también

Puede obtenerse más información sobre el reexamen del mercado único en el sitio de la Dirección General de Mercado Interior y Servicios [EN].

Aviso jurídico | Sobre este sitio | Búsqueda | Dirección de contacto | Arriba