RSS
Índice alfabético
Esta página se encuentra disponible en 15 idiomas
Nuevos idiomas disponibles:  CS - HU - PL - RO

We are migrating the content of this website during the first semester of 2014 into the new EUR-Lex web-portal. We apologise if some content is out of date before the migration. We will publish all updates and corrections in the new version of the portal.

Do you have any questions? Contact us.


Tratado constitutivo de la Comunidad Económica Europea, Tratado CEE - texto original (versión no consolidada)

El Tratado CEE, firmado en Roma en 1957, reúne a Francia, Alemania, Italia y los países del Benelux en una Comunidad que tiene por objetivo la integración a través de los intercambios con fines de expansión económica. A partir del Tratado de Maastricht, la CEE se convierte en la Comunidad Europea, lo que expresa la voluntad de los Estados miembros de ampliar las competencias comunitarias a ámbitos no económicos.

NACIMIENTO

Con la instauración de la Comunidad Europea del Carbón y del Acero (CECA) en julio de 1952, la Europa supranacional da su primer gran paso adelante. Por primera vez, los seis Estados miembros de esta organización renuncian, si bien en un ámbito limitado, a una parte de su soberanía en favor de Comunidad.
Este primer esfuerzo de integración conoció rápidamente sus límites con el fracaso de la Comunidad Europea de Defensa (CED) en 1954.
Justo cuando se habría podido comenzar a temer que el esfuerzo emprendido por la CECA se desvaneciera sin resultados, la Conferencia de Mesina de junio de 1955 intentó reactivar el proceso europeo. Dicha Conferencia fue seguida de una serie de reuniones de ministros o expertos. A principios de 1956, se creó un comité preparatorio encargado de preparar un informe sobre la creación de un mercado común europeo. Dicho comité se reunió en Bruselas bajo la Presidencia de P.H. Spaak, el entonces Ministro de Asuntos Exteriores belga. En abril de 1956, el comité presentó dos proyectos que correspondían a las dos opciones consideradas por los Estados:

  • la creación de un mercado común generalizado,
  • la creación de una comunidad de la energía atómica.

En marzo de 1957 se firmaron en Roma los famosos «Tratados de Roma».
El primero constituía una Comunidad Económica Europea (CEE) y el segundo una Comunidad Europea de la Energía Atómica, más conocida como Euratom.
Las ratificaciones en los ordenamientos nacionales no plantearon problemas y ambos Tratados entraron en vigor el 1 de enero de 1958.

La presente ficha de síntesis se consagra únicamente al Tratado CEE.

OBJETIVOS

Tras el fracaso de la CED, el consenso acerca de la cooperación supranacional se limitará al ámbito económico, menos sujeto que otros a las resistencias nacionales. Con la instauración de la CEE y la creación del mercado común se pretenden dos objetivos. El primero consiste en la transformación de las condiciones económicas de los intercambios y de la producción en el territorio de la Comunidad. El segundo, de carácter más político, ve en la CEE una contribución a la construcción funcional de la Europa política y un paso hacia una unificación más amplia de Europa.

En el preámbulo, los signatarios del Tratado declaran:

«-estar resueltos a sentar las bases de una unión cada vez más estrecha entre los pueblos europeos,
- estar decididos a asegurar mediante una acción común, el progreso económico y social de sus respectivos países, eliminando las barreras que dividen Europa,
- tener como fin esencial de sus esfuerzos la constante mejora de las condiciones de vida y de trabajo de sus pueblos,
- reconocer que la eliminación de los obstáculos existentes exige una acción concertada para garantizar un desarrollo económico estable, un intercambio comercial equilibrado y una competencia leal,
- desear reforzar la unidad de sus economías y asegurar su desarrollo armonioso, reduciendo las diferencias entre las diversas regiones y el retraso de las menos favorecidas,
- desear contribuir, mediante una política comercial común, a la progresiva supresión de las restricciones a los intercambios internacionales,
- pretender reforzar la solidaridad de Europa con los países de ultramar y asegurar el desarrollo de su prosperidad, de conformidad con los principios de la Carta de las Naciones Unidas,
- estar resueltos a consolidar (…) la defensa de la paz y la libertad invitando a los demás pueblos de Europa que participan de dicho ideal a asociarse a su esfuerzo…».

Estas intenciones se tradujeron en concreto en la creación de un mercado común, de una unión aduanera y en el desarrollo de políticas comunes.

APORTACIONES DEL TRATADO

El Tratado CEE prevé la creación de un mercado común, de una unión aduanera y de políticas comunes. Los artículos 2 y 3 del Tratado abordan directamente estos tres temas. Precisan que la misión principal de la Comunidad consiste en la creación de un mercado común y enumeran las acciones que ésta deberá emprender para cumplir su mandato.

La creación de un mercado común

El artículo 2 del Tratado CEE precisa que: «La Comunidad tendrá por misión promover, mediante el establecimiento de un mercado común y la aproximación progresiva de las políticas de los Estados miembros, un desarrollo armonioso de las actividades económicas en el conjunto de la Comunidad, un desarrollo continuo y equilibrado, una mayor estabilidad, una creciente elevación del nivel de vida y un estrechamiento de las relaciones entre los Estados miembros».

Este mercado común se basa en las famosas "cuatro libertades" que son la libre circulación de personas, servicios, mercancías y capitales.
Establece un espacio económico unificado que instaura la libre competencia entre las empresas. Sienta las bases para una aproximación de las condiciones del comercio de productos y servicios, excepto los ya cubiertos por los otros Tratados (CECA y Euratom).

El artículo 8 del Tratado CEE prevé que la realización del mercado común se llevará a cabo durante un período transitorio de 12 años, dividido en tres etapas de cuatro años cada una. Se asigna a cada etapa una serie de acciones que deberán emprenderse y realizarse conjuntamente. A reserva de las excepciones o derogaciones previstas por el Tratado, el fin del período transitorio marca la entrada en vigor de todas las normas relativas al establecimiento del mercado común.

Puesto que el mercado está basado en el principio de la libre competencia, el Tratado prohíbe los acuerdos entre empresas y las ayudas estatales (salvo las excepciones previstas por el Tratado) que puedan afectar al comercio entre Estados miembros y que tengan por objeto o efecto impedir, limitar o falsear la competencia.

Por último, se asocia a los países y territorios de ultramar al mercado común y a la unión aduanera, con el fin de promover los intercambios y proseguir juntos el esfuerzo de desarrollo económico y social.

La creación de una unión aduanera

El Tratado CEE suprime los derechos de aduana entre los Estados y los contingentes para las mercancías que intercambian.
Establece un arancel aduanero exterior común, a modo de frontera exterior para los productos de los Estados terceros, que substituye a los aranceles precedentes de los distintos Estados. Esta unión aduanera se acompaña de una política comercial común que, aplicada a nivel comunitario en vez de estatal, diferencia completamente a la unión aduanera de una simple asociación de libre comercio.
Los efectos del desmantelamiento aduanero y de la supresión de las restricciones cuantitativas aplicadas a los intercambios durante el período transitorio son muy positivos y permiten al comercio intracomunitario y a los intercambios de la CEE con terceros países desarrollarse considerablemente.

La elaboración de políticas comunes

Algunas políticas están previstas formalmente por el Tratado, como la política agrícola común (artículo 38 a 47), la política comercial común (artículos 110 a 116) y la política común de transportes (artículo 74 a 84).
Otras pueden lanzarse en función de las necesidades, como precisa el artículo 235 que estipula que: « Cuando una acción de la Comunidad resulte necesaria para lograr, en el funcionamiento del mercado común, uno de los objetivos de la Comunidad, sin que el presente Tratado haya previsto los poderes de acción necesarios al respecto, el Consejo, por unanimidad, a propuesta de la Comisión y previa consulta al Parlamento Europeo, adoptará las disposiciones pertinentes».
A partir de la Cumbre de París de octubre de 1972, el recurso a este artículo permitió a la Comunidad llevar a cabo acciones en los ámbitos de la política medioambiental, regional, social e industrial.

El desarrollo de estas políticas se acompaña de la creación del Fondo Social Europeo, dirigido a mejorar las posibilidades de empleo de los trabajadores y el aumento de su nivel de vida, así como de la creación de un Banco Europeo de Inversiones, destinado a facilitar la expansión económica de la Comunidad a través del establecimiento de nuevos recursos.

ESTRUCTURA

El Tratado CEE consta de 240 artículos y se estructura en seis partes precedidas de un Preámbulo.

  • la primera parte está dedicada a los principios en los que se basa la creación de la CEE a través del mercado común, la unión aduanera y las políticas comunes,
  • la segunda parte se refiere a los fundamentos de la Comunidad e incluye cuatro títulos dedicados respectivamente a la libre circulación de mercancías, a la agricultura, a la libre circulación de personas, servicios y capitales y, finalmente, a los transportes,
  • la tercera se refiere a la política de la Comunidad e incluye cuatro títulos relativos a las normas comunes, a la política económica, a la política social y al Banco Europeo de Inversiones,
  • la cuarta está dedicada a la asociación de los países y territorios de ultramar;
  • la quinta está consagrada a las instituciones de la Comunidad, con un título sobre las disposiciones institucionales y otro sobre las disposiciones financieras,
  • la última parte del Tratado se refiere a las disposiciones generales y finales.

El Tratado incluye también cuatro anexos relativos a algunas partidas arancelarias, a los productos agrícolas, a las transacciones invisibles y a los países y territorios de ultramar.

Asimismo se adjuntaron doce protocolos al Tratado. El primero se refiere al estatuto del Banco Europeo de Inversiones, y los siguientes a distintas cuestiones específicas de un país (Alemania, Francia Italia, Luxemburgo y Países Bajos), o de un producto, como los hidrocarburos, los plátanos o el café sin tostar.

Por último, se adjuntaron nueve declaraciones al acto final.

INSTITUCIONES

El Tratado CEE establece instituciones y mecanismos de toma de decisiones que permiten la expresión a la vez de los intereses nacionales y de una visión comunitaria. El equilibrio institucional reposa en un «triángulo» constituido por el Consejo, la Comisión y el Parlamento Europeo, todos ellos llamados a colaborar juntos. El primero elabora las normas, el segundo formula propuestas y el Parlamento tiene una función consultiva. Circunstancialmente, interviene otro órgano con carácter consultivo en el proceso de decisión, se trata del Comité Económico y Social.

La Comisión, órgano colegiado independiente de los Gobiernos de los Estados miembros, nombrado por ellos de común acuerdo, representa el interés común. Detenta el monopolio de la iniciativa legislativa y propone actos comunitarios al Consejo de Ministros. Guardiana de los Tratados, vela por la aplicación de éstos y del Derecho derivado. Dispone de un conjunto de medios para controlar a los Estados miembros y a las empresas. En el marco de su misión, la Comisión dispone de poder de ejecución para aplicar políticas comunes.

El Consejo de Ministros está formado por representantes de los Gobiernos de los Estados miembros y detenta la parte fundamental de las competencias de toma de decisiones. Está asistido por el Comité de Representantes Permanentes (COREPER) que prepara su trabajo y ejecuta los mandatos que le confía.

La Asamblea parlamentaria sólo dispone en el origen de un poder de dictamen y sus miembros aún no se eligen por sufragio universal directo.
El Tratado prevé también la creación de un Tribunal de Justicia.

De acuerdo con el Convenio relativo a algunas instituciones comunes, firmado y entrado en vigor al mismo tiempo que los Tratados de Roma, la Asamblea parlamentaria y el Tribunal de Justicia son comunes a los Tratados CEE y Euratom.
Con la entrada en vigor del Tratado de fusión en 1967, el Consejo y la Comisión se convierten en instituciones comunes a las tres Comunidades (CECA, CEE y Euratom) y se impone el principio de unidad presupuestaria.

MODIFICACIONES APORTADAS AL TRATADO

El presente Tratado fue modificado por los siguientes Tratados:

  • Tratado de Bruselas, denominado «Tratado de fusión» (1965)
    Este Tratado sustituye a los tres Consejos de Ministros (CEE, CECA y Euratom), por una parte, y a las dos Comisiones (CEE, Euratom) y la Alta Autoridad (CECA), por otra, por un Consejo y una Comisión únicos. A esta fusión administrativa se añade la constitución de un presupuesto de funcionamiento único.
  • Tratado que modifica las algunas disposiciones presupuestarias (1970)
    Este Tratado sustituye al sistema de financiación de las Comunidades por contribuciones de los Estados miembros por el sistema de recursos propios. Establece también un presupuesto único para las Comunidades.
  • Tratado que modifica algunas disposiciones financieras (1975)
    Este Tratado otorga al Parlamento Europeo el derecho a rechazar el presupuesto y de aprobar la gestión de la Comisión en la ejecución del presupuesto. Instituye un único Tribunal de Cuentas para las tres Comunidades, organismo de control contable y de gestión financiera.
  • Tratado de Groenlandia (1984)
    Este Tratado pone fin a la aplicación de los Tratados en el territorio de Groenlandia y establece relaciones especiales entre la Comunidad Europea y Groenlandia, iguales a las aplicadas a los Territorios de ultramar.
  • Acta Única Europea (1986)
    El Acta Única Europea constituye la primera gran reforma de los Tratados. Establece la extensión de los casos de voto por mayoría cualificada en el Consejo, refuerza el papel del Parlamento Europeo (procedimiento de cooperación) y amplía las competencias comunitarias. Introduce el objetivo del mercado interior para 1992.
  • Tratado sobre la Unión Europea denominado «Tratado de Maastricht» (1992)
    El Tratado de Maastricht reúne en un mismo marco a la Unión Europea, las tres Comunidades (Euratom, CECA, CEE) y las cooperaciones políticas institucionalizadas en los ámbitos de la Política Exterior, Defensa, Policía y Justicia. Da un nuevo nombre a la CEE que se convierte en la CE. Además, este Tratado crea la Unión Económica y Monetaria, establece nuevas políticas comunitarias (educación, cultura) y amplía las competencias del Parlamento Europeo (procedimiento de codecisión).
  • Tratado de Amsterdam (1997)
    El Tratado de Amsterdam ha permitido ampliar las competencias de la Unión con la creación de una política comunitaria del empleo, la comunitarización de una parte de las materias que antes correspondían a la cooperación en el ámbito de Justicia y Asuntos de Interior, las medidas destinadas a aproximar la Unión a sus ciudadanos y la posibilidad de cooperación más estrecha entre algunos Estados miembros (cooperaciones reforzadas). Por otra parte, amplía el procedimiento de codecisión y el voto por mayoría cualificada, y realiza una simplificación y una renumeración de los artículos de los Tratados.
  • Tratado de Niza (2001)
    El Tratado de Niza se dedica esencialmente a los «asuntos pendientes» de Amsterdam, es decir, a los problemas institucionales vinculados a la ampliación que no se resolvieron en 1997. Se trata, en concreto, de la composición de la Comisión, de la ponderación de votos en el Consejo y de la ampliación de los casos de voto por mayoría cualificada. También simplifica el recurso al procedimiento de cooperación reforzada y aumenta la eficacia del sistema jurisdiccional.
  • Tratado de Lisboa (2007)
    El Tratado de Lisboa introduce importantes reformas. Pone fin a la Comunidad Europea, suprime la antigua estructura de la UE y establece un nuevo reparto de competencias entre la UE y los Estados miembros. Asimismo, se introducen modificaciones en el modo de funcionamiento de las instituciones europeas y en los procesos de toma de decisiones. El objetivo es mejorar el proceso decisorio en una Unión ampliada que consta de 27 Estados miembros. El Tratado de Lisboa supone además la reforma de varias políticas interiores y exteriores de la UE. En particular, dota a las instituciones de la capacidad de legislar y les otorga competencias en nuevos ámbitos políticos.

El presente Tratado fue modificado también por los Tratados de adhesión siguientes:

  • Tratado de adhesión del Reino Unido, Dinamarca e Irlanda (1972), que amplía el número de Estados miembros de la Comunidad Europea de seis a nueve.
  • Tratado de adhesión de Grecia (1979)
  • Tratado de adhesión de España y Portugal (1985), que amplía el número de Estados miembros de la Comunidad Europea de diez a doce.
  • Tratado de adhesión de Austria, Finlandia y Suecia (1994), que amplía a quince el número de Estados miembros de la Comunidad Europea.
  • Tratado de adhesión de Chipre, Estonia, Hungría, Letonia, Lituania, Malta, Polonia, la República Checa, Eslovaquia y Eslovenia (2003)
    Este Tratado amplía el número de Estados miembros de la Comunidad Europea de quince a veinticinco.
  • Tratado de adhesión de Bulgaria y Rumanía (2005), que amplía de veinticinco a veintisiete el número de Estados miembros de la Comunidad Europea.

REFERENCIAS

TratadosFecha de firmaEntrada en vigorDiario Oficial
Tratado constitutivo de la Comunidad Económica Europea (CEE)25.3.19571.1.1958No publicado
Tratado de fusión8.4.19651.7.1967DO 152 de 13.7.1967
Tratado por el que se modifican algunas disposiciones presupuestarias22.4.19701.1.1971DO L 2 de 2.1.1971
Tratado por el que se modifican algunas disposiciones financieras22.7.19751.6.1977

DO L 359 de 31.12.1977

Tratado de Groenlandia13.3.19841.1.1985DO L 29 de 1.2.1985
Acta Única Europea28.2.19861.7.1987DO L 169 de 29.6.1987
Tratado de la Unión Europea (Tratado de Maastricht)7.2.19921.11.1993

DO C 191 de 29.7.1992

Tratado de Amsterdam2.10.19971.5.1999

DO C 340 de 10.11.1997

Tratado de Niza26.2.20011.2.2003DO C 80 de 10.3.2001
Tratado de Lisboa13.12.20071.12.2009

DO C 306 de 17.12.2007

Tratados de adhesiónFecha de firmaEntrada en vigorDiario Oficial
Tratado de adhesión del Reino Unido, Irlanda y Dinamarca22.1.19721.1.1973DO L 73 de 27.3.1972
Tratado de adhesión de Grecia28.5.19791.1.1981DO L 291 de 19.11.1979
Tratado de adhesión de España y Portugal12.6.19851.1.1986DO L 302 de 15.11.1985
Tratado de adhesión de Austria, Finlandia y Suecia24.6.19941.1.1995DO C 241 de 29.8.1994
Tratado de adhesión de los diez nuevos Estados miembros16.4.20031.5.2004DO L 236 de 23.9.2003
Tratado de adhesión de Bulgaria y Rumanía25.4.20051.1.2007DO L 157 de 21.6.2005

Estas fichas no vinculan jurídicamente a la Comisión Europea, no pretenden ser exhaustivas y no tienen valor interpretativo del texto del Tratado.

Última modificación: 26.10.2010

Véase también

Aviso jurídico | Sobre este sitio | Búsqueda | Dirección de contacto | Arriba