RSS
Índice alfabético
Esta página se encuentra disponible en 15 idiomas
Nuevos idiomas disponibles:  CS - HU - PL - RO

We are migrating the content of this website during the first semester of 2014 into the new EUR-Lex web-portal. We apologise if some content is out of date before the migration. We will publish all updates and corrections in the new version of the portal.

Do you have any questions? Contact us.


Los Parlamentos nacionales

INTRODUCCIÓN

A lo largo de la construcción europea, las competencias de las instituciones europeas de la UE se han ampliado a ámbitos que hasta entonces quedaban reservados a la soberanía nacional, tales como justicia y asuntos de interior. Asimismo, ha cobrado importancia la necesidad de que los Parlamentos nacionales reciban la mejor información posible con la máxima rapidez, a fin que participen más estrechamente (y con ellos todos los ciudadanos de la Unión Europea) en el proceso comunitario de toma de decisiones europeo.

En vista de la amplia variedad de las situaciones nacionales, los Estados miembros han considerado necesario definir principios comunes en materia de información y de contribución de los Parlamentos nacionales. A tal fin, se ha anexado a los Tratados fundacionales un Protocolo sobre el cometido de los Parlamentos nacionales.

El Tratado de Lisboa constituye una etapa fundamental en la integración europea de los parlamentos nacionales dedicándoles, por primera vez, un artículo entero. De este modo, el artículo 12 del Tratado de la UE agrupa las disposiciones relativas a los parlamentos nacionales, dispersos en los tratados. Su participación adopta principalmente dos formas: derecho a la información y derecho de oposición.

DERECHO A LA INFORMACIÓN

Se ha elaborado una lista concreta de los documentos que deben obligatoriamente ser transmitidos a los parlamentarios nacionales:

  • los Libros Blancos;
  • los Libros Verdes;
  • las Comunicaciones;
  • el programa legislativo anual;
  • los proyectos de actos legislativos.

Además, los parlamentos nacionales disponen de un derecho de información específico relativo al espacio de libertad, seguridad y justicia. De este modo, se vinculan a la aplicación de las medidas desarrolladas en este ámbito. Los parlamentos nacionales también participan en la evaluación de las actividades de Eurojust y en el control de las actividades de Europol.

Por otra parte, a los parlamentos nacionales se les informa de las demandas de adhesión de la UE.

DERECHO DE OPOSICIÓN

El protocolo sobre la aplicación de los principios de subsidiariedad y de proporcionalidad atribuye un derecho de oposición a los parlamentos nacionales en los procedimientos legislativos. Así, un tercio de los parlamentos nacionales pueden solicitar que se vuelva a examinar un proyecto de texto legislativo si consideran que no se respeta el principio de subsidiariedad. La Comisión puede entonces retirar, modificar o mantener el proyecto legislativo justificando su decisión. Si la Comisión decide mantenerlo a pesar de que el proyecto sea rechazado por mayoría simple de los parlamentos nacionales, el Consejo y el Parlamento Europeo, deciden, en último término, si el procedimiento debe o no continuar. A posteriori, un parlamento nacional puede interponer un recurso ante el Tribunal de Justicia de la UE para recurrir un acto legislativo que considera contrario al principio de subsidiariedad.

Además, los parlamentos nacionales disponen de derecho de oposición en cuanto a las decisiones sobre ciertos aspectos del derecho de familia y con incidencia transfronteriza (artículo 81 del Tratado de Funcionamiento de la UE). Tal decisión solo puede adoptarse según el procedimiento legislativo ordinario si ningún parlamento nacional se opone.

Por otra parte, el Tratado de Lisboa vincula plenamente los parlamentos nacionales con los procedimientos de revisión de los tratados.

  • en el marco del procedimiento ordinario, de los representantes de los parlamentos nacionales que participan en la Convención encargada de examinar los proyectos de revisión;
  • en el marco del procedimiento de revisión simplificado, la revisión de los tratados no requiere la convocatoria de la Convención. Sin embargo, la entrada en vigor de las nuevas disposiciones está sujeta a su aprobación por cada Estado miembro según sus normas constitucionales respectivas e implica de facto la intervención de los parlamentos nacionales;
  • en el marco de las «cláusulas pasarela»: el paso de un procedimiento legislativo especial a un procedimiento legislativo ordinario, o de un voto por unanimidad a un voto por mayoría cualificada, no puede hacerse sin la aprobación de los parlamentos nacionales.

LA CONFERENCIA DE LOS ÓRGANOS PARLAMENTARIOS ESPECIALIZADOS EN ASUNTOS DE LA UNIÓN

Desde 1989, los diputados de los parlamentos nacionales así como del Parlamento Europeo se reúnen semestralmente en una Conferencia de organismos especializados en asuntos comunitarios (COSAC), esencialmente con el fin de intercambiar información.

El Tratado de Lisboa modifica la denominación COSAC, en adelante denominada Conferencia de los órganos parlamentarios especializados en asuntos de la Unión. Su papel se reafirma en el Protocolo sobre el papel de los parlamentos nacionales en la Unión. La Conferencia de los órganos parlamentarios puede someter cualquier contribución que estime oportuno a las instituciones de la Unión, esencialmente a partir de proyectos legislativos transmitidos a la misma por los representantes de los gobiernos de los Estados miembros, de común acuerdo, en razón de la naturaleza de la cuestión.

La presente ficha de síntesis se divulga a título informativo y no pretende interpretar o sustituir el documento de referencia.

Última modificación: 25.01.2010
Aviso jurídico | Sobre este sitio | Búsqueda | Dirección de contacto | Arriba