RSS
Índice alfabético
Esta página se encuentra disponible en 15 idiomas
Nuevos idiomas disponibles:  CS - HU - PL - RO

We are migrating the content of this website during the first semester of 2014 into the new EUR-Lex web-portal. We apologise if some content is out of date before the migration. We will publish all updates and corrections in the new version of the portal.

Do you have any questions? Contact us.


Política exterior y de seguridad común

INTRODUCCIÓN

El Tratado de Lisboa pretende reforzar el papel de la Unión Europea (UE) en el plano internacional. En consecuencia, las reformas introducidas por el tratado buscan aumentar la coherencia y proporcionar mayor visibilidad a la Política Exterior y de Seguridad Común (PESC) de la UE.

Para ello, el Tratado de Lisboa introduce dos grandes innovaciones:

Además de estas dos innovaciones, el Tratado de Lisboa también pone en marcha otras modificaciones de menor importancia, sobre todo en lo que respecta a las modalidades de aplicación de la PESC.

ELIMINACIÓN DEL 2O PILAR DE LA UE

La PESC constituía el 2o pilar de la antigua estructura de la UE. Se regía por la cooperación intergubernamental, según la cual las decisiones se tomaban principalmente por unanimidad del Consejo o el Consejo Europeo.

El Tratado de Lisboa reforma la antigua estructura de la UE suprimiendo la distinción entre los tres pilares (ficha “división de competencias”). No obstante, esta fusión de los pilares no afecta a las modalidades de toma de decisiones en materia de la PESC. El Consejo Europeo y el Consejo de la UE conservan su papel predominante y el principio de unanimidad.

Además, la fusión de los pilares ha hecho que desaparezca la Comunidad Europea para dar paso a la UE. En consecuencia, ahora la UE está dotada de personalidad jurídica, atributo que hasta ahora estaba exclusivamente reservado a la Comunidad Europea. Dicha personalidad jurídica confiere a la UE nuevos derechos en el plano internacional. En lo sucesivo, la UE podrá, por ejemplo, celebrar acuerdos internacionales y adherirse a organizaciones o convenios internacionales.

LOS INSTRUMENTOS DE LA PESC

El Tratado de Lisboa modifica los tipos de actos adoptados en el ámbito de la PESC. Los antiguos instrumentos, como las estrategias, posiciones y acciones comunes han sido sustituidos. En adelante, el Consejo Europeo y el Consejo de la UE únicamente adoptarán decisiones que afecten a:

  • los intereses y los objetivos estratégicos de la Unión;
  • las acciones que debe emprender la Unión;
  • las posiciones que debe adoptar la Unión;
  • las modalidades de ejecución de las acciones y de las posiciones de la Unión.

Recordemos que no se puede aprobar ningún acto legislativo en el ámbito de la PESC.

EL PROCESO DE TOMA DE DECISIONES

El Tratado de Lisboa no introduce modificaciones importantes en el proceso de toma de decisiones en el ámbito de la PESC. En consecuencia, el Consejo Europeo es la institución responsable de definir las orientaciones generales y las estrategias de la UE. Sobre este principio, el Consejo de la UE también se encarga de elaborar y de poner en práctica las medidas de aplicación.

En lo que respecta a la PESC, los Estados miembros y el Alto Representante para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad poseen un derecho de iniciativa. El Alto Representante ejerce este derecho con el respaldo de la Comisión. Además, debe informar y consultar regularmente al Parlamento Europeo sobre la aplicación de la PESC. Tiene que velar sobre todo por que las opiniones del Parlamento sean debidamente tenidas en cuenta.

Además, la unanimidad sigue siendo la norma general para la adopción de decisiones en el Consejo y el Consejo Europeo en lo que respecta a la PESC. No obstante, el Tratado de Lisboa introduce una cláusula pasarela específica aplicable al conjunto de la PESC que solo excluye las decisiones con implicaciones militares o adoptadas en el campo de la defensa. Gracias a esta cláusula pasarela, el Consejo Europeo puede autorizar al Consejo a aprobar por mayoría cualificada determinadas medidas.

Además, el artículo 31 del Tratado de la UE prevé otras cuatro excepciones en las que el Consejo puede pronunciarse por mayoría cualificada.

EL PAPEL DEL TRIBUNAL DE JUSTICIA

El Tratado de Lisboa mantiene la incompetencia de principio del Tribunal de Justicia en el ámbito de la PESC (artículo 24 del Tratado de la UE). No obstante, prevé dos excepciones por las que el Tribunal de Justicia puede ejercer un control jurisdiccional:

  • el control de la legalidad de las medidas restrictivas aprobadas por la Unión frente a personas físicas o jurídicas (artículo 275 del Tratado de Funcionamiento de la UE);
  • el control previsto en el artículo 40 del Tratado de la UE en relación con el respeto de las atribuciones de las instituciones europeas durante la aplicación de la PESC.

Además, el artículo 218 del Tratado de Funcionamiento de la UE prevé la solicitud del dictamen del Tribunal de Justicia sobre la compatibilidad de un acuerdo internacional con los tratados constitutivos de la UE.

LA FINANCIACIÓN DE LA PESC

El Tratado de Lisboa no introduce modificaciones en lo que respecta a la financiación de los gastos asociados a la PESC: los gastos con implicaciones militares o aprobados en el ámbito de la defensa serán financiados por los Estados miembros, y cualquier otro gasto será financiado con el presupuesto de la UE.

Sin embargo, el Tratado de Lisboa introduce dos nuevos mecanismos que garantizan una financiación rápida de las acciones más urgentes:

  • las acciones urgentes que dependen del presupuesto de la Unión se beneficiarán de procedimientos de financiación rápida, cuyas modalidades serán establecidas por el Consejo;
  • las acciones urgentes que dependen de la financiación de los Estados miembros se beneficiarán de un fondo de lanzamiento alimentado con las contribuciones de los Estados miembros.
Última modificación: 26.04.2010
Aviso jurídico | Sobre este sitio | Búsqueda | Dirección de contacto | Arriba