RSS
Índice alfabético
Esta página se encuentra disponible en 23 idiomas
Nuevos idiomas disponibles:  BG - CS - ET - GA - LV - LT - HU - MT - PL - RO - SK - SL

We are migrating the content of this website during the first semester of 2014 into the new EUR-Lex web-portal. We apologise if some content is out of date before the migration. We will publish all updates and corrections in the new version of the portal.

Do you have any questions? Contact us.


La Comisión Europea

INTRODUCCIÓN

El Tratado de Lisboa reafirma las funciones esenciales de la Comisión relativas a su derecho de iniciativa, y sus funciones ejecutivas, de control y de representación. Un determinado número de las modificaciones introducidas se refiere, en concreto, a la composición de la Comisión. La creación del puesto de Alto Representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad constituye una de las principales innovaciones. Por otra parte, el Tratado de Lisboa se esfuerza por aportar una respuesta satisfactoria a la cuestión, largamente debatida durante los Tratados de Ámsterdam y de Niza, del número de Comisarios. Por último, continuando los anteriores tratados modificativos, se refuerza el papel y los poderes del Presidente.

LA COMPOSICIÓN

La primera Comisión, nombrada en aplicación del Tratado de Lisboa de 2009, se compone de un Comisario por Estado miembro. Aunque, a partir de 2014, el Tratado de Lisboa prevé que la Comisión se componga de menos Comisarios que los Estados miembros. Los miembros de la Comisión se elegirán sobre la base de una rotación igualitaria cuyas modalidades serán adoptadas por el Consejo Europeo, que decidirá por unanimidad conforme a los siguientes principios:

  • el número de Comisarios deberá corresponderse con las dos terceras partes del número de Estados miembros;
  • los Estados miembros deberán tratarse en condiciones de igualdad en lo concerniente al orden de paso y al tiempo de presencia de sus naciones en el Colegio de Comisarios. Bajo ningún concepto podrán estar presentes dos miembros de la misma nacionalidad en el Colegio;
  • cada uno de los Colegios sucesivos deberá constituirse de manera que refleje, de la mejor manera posible, la diversidad demográfica y geográfica del conjunto de los Estados miembros de la UE.

Este sistema de rotación constituye la norma básica específica del Tratado de la UE. Sin embargo, el Tratado establece una excepción, dado que el Consejo Europeo, por unanimidad, puede decidir modificar el número de Comisarios. Esta opción se utiliza desde ahora. El Consejo Europeo de 11 y 12 de diciembre de 2008 (FR ), para facilitar la entrada en vigor del Tratado de Lisboa, estableció adoptar una decisión para que la Comisión siga incluyendo a un nacional propio de cada Estado miembro más allá de 2014.

El Tratado de Lisboa crea también una nueva función en la Comisión: el Alto Representante de la UE para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad. Este último reemplaza a la vez al Comisario de Asuntos Exteriores y al Alto Representante de Política Exterior y de Seguridad Común. Su papel es dirigir la política exterior de la Unión Europea. El Alto Representante para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad preside el Consejo de Asuntos Exteriores, aparte de ser también uno de los Vicepresidentes de la Comisión. El Consejo Europeo lo nombra por mayoría cualificada y de común acuerdo con el Presidente de la Comisión. Paralelamente, se le somete, junto con el Presidente y los demás miembros de la Comisión, al voto de aprobación del Parlamento Europeo.

LOS PROCEDIMIENTOS DE NOMBRAMIENTO

El modo de designación del Presidente de la Comisión no cambia. Lo propone el Consejo Europeo, por mayoría cualificada, y luego lo aprueba el Parlamento Europeo. Sin embargo, el Tratado de Lisboa introdujo de forma innovadora un vínculo directo entre los resultados de las elecciones al Parlamento Europeo y la elección del candidato a la presidencia de la Comisión. En lo sucesivo, el Consejo Europeo deberá tener en cuenta los resultados del Parlamento cuando designe a la personalidad a la que se proponga nombrar Presidente de la Comisión. Este cambio le otorga un mayor peso al Parlamento en la elección del Presidente y refuerza, por tanto, la trascendencia política vinculada a las elecciones europeas.

El Consejo, de común acuerdo con el Presidente elegido, adopta a continuación la lista de las personalidades que propone que se nombren miembros de la Comisión, con la excepción del Alto Representante para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad. Los miembros de la Comisión se eligen por su competencia general y su independencia. El Tratado de Lisboa añade un nuevo criterio relativo a su compromiso europeo.

EL PAPEL DEL PRESIDENTE

Los Tratados de Ámsterdam y de Niza ampliaron mucho las prerrogativas del Presidente de la Comisión, el cual debe, de hecho, definir las orientaciones políticas del Colegio, aparte de decidir también la organización interna de la Comisión. El Presidente atribuye, por tanto, las tareas a los diferentes Comisarios y puede modificar las responsabilidades durante su mandato. Elige a los Vicepresidentes entre los miembros de la Comisión, con la excepción del Alto Representante para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad. Desde la entrada en vigor del Tratado de Lisboa, también puede obligar a un Comisario a que abandone sus funciones sin pedir la aprobación del Colegio.

CUADRO RECAPITULATIVO

ArtículosMateria

Tratado de la UE

17

Papel y composición de la Comisión; designación y prerrogativas del Presidente de la Comisión

18

Designación y prerrogativas del Alto Representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad

Tratado de Funcionamiento de la UE

244 a 250

Modo de funcionamiento de la Comisión

Última modificación: 22.12.2009
Aviso jurídico | Sobre este sitio | Búsqueda | Dirección de contacto | Arriba