RSS
Índice alfabético
Esta página se encuentra disponible en 15 idiomas
Nuevos idiomas disponibles:  CS - HU - PL - RO

We are migrating the content of this website during the first semester of 2014 into the new EUR-Lex web-portal. We apologise if some content is out of date before the migration. We will publish all updates and corrections in the new version of the portal.

Do you have any questions? Contact us.


Procedimiento de aprobación de los acuerdos internacionales

El procedimiento de aprobación de los acuerdos internacionales se desarrolla en varias fases: el Consejo adopta las recomendaciones que definen el mandato de negociación de la Comisión. A continuación, la Comisión negocia el acuerdo y lo firma con el Consejo. Siempre se consulta al Parlamento, que debe dar su aprobación en determinados casos, y, por último, el Consejo celebra el acuerdo. Eventualmente, el Tribunal de Justicia puede intervenir para controlar su validez.

El procedimiento de aprobación de los acuerdos internacionales celebrados entre la Unión Europea (UE) y un país u organización tercera se especifica en el artículo 218 del Tratado de Funcionamiento de la UE. Se desarrolla en varias fases.

Iniciativa

La iniciativa corresponde a la Comisión, en su potestad general de representación de la UE. La Comisión presenta recomendaciones al Consejo para entablar negociaciones. De acuerdo con los procedimientos de comitología, los servicios competentes elaboran las recomendaciones de la Comisión en consulta con los expertos nacionales.

Además, si el acuerdo se aplica exclusivamente a la política exterior y de seguridad común, es el Alto Representante de la UE para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad quien elabora las recomendaciones.

Negociación

La Comisión dirige las negociaciones, pero actúa por mandato del Consejo. En consecuencia, el Consejo adopta una decisión que autoriza la apertura de las negociaciones. Además puede remitir a la Comisión directivas que establezcan el marco en el que deben desarrollarse las negociaciones.

A continuación, la Comisión entabla las negociaciones en cooperación con los Estados miembros. Su vinculación al proceso depende entonces del ámbito al que se aplique el acuerdo:

  • Si el acuerdo se aplica a un ámbito donde la UE tiene una competencia exclusiva, la Comisión negocia solamente el acuerdo, pero los expertos nacionales están estrechamente ligados a los trabajos de la Comisión en el marco de comités especiales según las normas establecidas por el procedimiento de comitología;
  • Si el acuerdo se aplica a un ámbito de competencia compartida, la negociación es realizada conjuntamente por la Comisión y los expertos nacionales.

Aprobación o consulta del Parlamento Europeo

El Tratado de Lisboa ha reforzado considerablemente el papel del Parlamento Europeo en el procedimiento de adopción de los acuerdos internacionales. En consecuencia, se requiere la aprobación del Parlamento para:

  • todos los acuerdos que cubren los ámbitos donde se aplican el procedimiento legislativo ordinario o un procedimiento legislativo especial para el que se necesitaba la aprobación del Parlamento Europeo;
  • los acuerdos de asociación entre la UE y países terceros;
  • los acuerdos que crean un marco institucional específico organizando procedimientos de cooperación (por ejemplo, si el acuerdo en cuestión crea un comité mixto con un poder de decisión);
  • los acuerdos con implicaciones presupuestarias importantes para la UE;
  • el acuerdo que se aplica a la adhesión de la UE al Convenio europeo para la protección de los derechos humanos y de las libertades fundamentales;
  • los acuerdos que se aplican a la adhesión de un Estado a la UE.

Para el resto de los acuerdos no se requiere la aprobación del Parlamento, aunque este debe ser consultado en el transcurso del procedimiento.

Conclusión

El procedimiento se desarrolla en tres etapas:

  • La Comisión firma el texto del acuerdo a reserva de una decisión posterior del Consejo. Presenta al Consejo dos propuestas de actos, una para la firma del acuerdo y otra para su conclusión.
  • El Consejo adopta una decisión (a veces un reglamento) relativo a la firma del acuerdo. Por otro lado, la aplicación provisional, cuyo fin es que el acuerdo pueda aplicarse rápidamente, puede derivar en la firma del acuerdo o en la firma, en paralelo, de un acuerdo provisional.
  • El Consejo adopta una decisión para la celebración propiamente dicha del acuerdo, que supone la ratificación del mismo. Por lo que se refiere a los acuerdos mixtos, la adopción se acompaña de un procedimiento de ratificación del acuerdo en cada uno de los Estados miembros según sus respectivas normas constitucionales.

En principio, la decisión sobre la celebración del acuerdo se adopta por mayoría cualificada del Consejo. No obstante, el Consejo debe aprobar por unanimidad los:

  • acuerdos de asociación entre la UE y países terceros;
  • acuerdos relativos a ámbitos sometidos a la unanimidad.

Por otro lado, el artículo 207 del Tratado de Funcionamiento de la UE añade otros dos casos concretos en los que el Consejo puede aprobar por unanimidad:

  • los acuerdos en el ámbito del comercio de los servicios culturales y audiovisuales;
  • los acuerdos en el ámbito del comercio de los servicios sociales, de la educación y de la sanidad.

Consulta al Tribunal de Justicia

El Tribunal puede ser consultado por el Consejo, la Comisión, el Parlamento Europeo o un Estado miembro sobre la validez del acuerdo, es decir, la validez formal (respeto del procedimiento de adopción) y sustancial (respeto de la conformidad del acuerdo con el Derecho primario europeo). En caso de dictamen negativo, es necesaria una revisión del acuerdo para que pueda entrar en vigor.

Última modificación: 20.08.2010
Aviso jurídico | Sobre este sitio | Búsqueda | Dirección de contacto | Arriba