RSS
Índice alfabético
Esta página se encuentra disponible en 15 idiomas
Nuevos idiomas disponibles:  CS - HU - PL - RO

We are migrating the content of this website during the first semester of 2014 into the new EUR-Lex web-portal. We apologise if some content is out of date before the migration. We will publish all updates and corrections in the new version of the portal.

Do you have any questions? Contact us.


Libro Blanco sobre la comunicación

Para salvar la distancia que existe entre la Unión Europea y sus ciudadanos, la Comisión ha decidido que la comunicación se convierta en una política por derecho propio. El presente Libro Blanco tiene por objeto crear un espacio público europeo y para ello propone cinco orientaciones generales que permiten a los ciudadanos estar mejor informados y ser oídos.

ACTO

Comunicación de la Comisión, de 1 de febrero de 2006, «Libro Blanco sobre una política europea de comunicación» [COM (2006) 35 final - no publicada en el Diario Oficial].

SÍNTESIS

El Libro Blanco ha permitido proceder a una amplia consulta a fin de mejorar la comunicación y reforzar el debate público en Europa. Durante seis meses, las instituciones, los ciudadanos y las partes interesadas tuvieron la oportunidad de aportar su contribución a la política europea de comunicación.

La Comisión ha identificado cinco ámbitos de acción, cada uno de los cuales va acompañado de acciones concretas que han de ponerse en práctica; en ellas se centra la consulta. La Comisión también ha organizado una serie de foros de interesados, a fin de que los grupos de interés específicos puedan dar su opinión al respecto. Por último, la Comisión publica los sondeos de opinión del Eurobarómetro a partir de la primavera de 2006.

Definición de principios comunes

La política de comunicación de la Unión Europea se deriva de varios principios, como el derecho a la información y a la libertad de expresión, la inclusión de todos los ciudadanos en el debate público, la diversidad y la participación.

Para poner en práctica dichos principios, la Comisión somete a consulta las siguientes medidas:

  • elaboración de una Carta o Código de Conducta Europeo de la Comunicación: ese documento agrupará los principios comunes relativos a la comunicación y propondrá a todos los implicados compromisos que deberán respetarse;
  • puesta en marcha de un foro ciudadano en línea: este foro permitirá consultar a los ciudadanos sobre el contenido de la Carta o Código de Conducta Europeo de la Comunicación.

Implicar a los ciudadanos

Mejorar la educación cívica, poner en contacto a los ciudadanos y conectar a éstos con las instituciones públicas: ésos son los objetivos que deben alcanzarse para implicar más a los ciudadanos. La Unión Europea puede respaldar a los Estados miembros en materia de educación cívica, mediante programas como Leonardo da Vinci, Sócrates, Erasmus, « La juventud en acción », o programas en el ámbito de las tecnologías de la información.

Para poner en contacto a los ciudadanos, es preciso fomentar tanto los contactos directos entre los ciudadanos y la Unión Europea, como los contactos indirectos, por ejemplo, los foros de debate en Internet. Por otra parte, la Comisión ha elaborado un programa, « Ciudadanos con Europa », que hace posible que los ciudadanos europeos se reúnan y organicen debates públicos sobre Europa. Asimismo, tiene previsto hacer una lista de los programas existentes con objeto de explotar todo su potencial.

Por último, para conectar a ciudadanos e instituciones públicas, antes es conveniente lograr que las instituciones europeas sean más accesibles y más transparentes. El Parlamento Europeo y el Consejo han realizado esfuerzos considerables en este ámbito. Por su parte, la Comisión ha establecido unas normas mínimas de consulta, ha puesto en marcha su propia iniciativa en materia de transparencia y tiene intención de promover resueltamente el multilingüismo.

El contacto con los ciudadanos puede establecerse a través de varias acciones, entre las que cabe citar las siguientes:

  • facilitar el intercambio de buenas prácticas en materia de educación cívica, desarrollar instrumentos educativos comunes y, por último, crear una red de profesores europeos de educación cívica;
  • conectar digitalmente a todas las bibliotecas europeas;
  • crear nuevos espacios de encuentro para los europeos;
  • ampliar los programas que permiten a los ciudadanos visitar las instituciones;
  • complementar los sitios Internet de la Unión Europea con foros en línea;
  • revisar las normas mínimas de consulta a fin de reequilibrar la representación de los grupos de interés;
  • organizar debates abiertos comunes durante los cuales las tres instituciones principales puedan responder a las preguntas del público.

Trabajar con los medios de comunicación y con las nuevas tecnologías

La cobertura de los asuntos europeos por los medios de comunicación es insuficiente. Para resolver ese problema, la Comisión desea ante todo humanizar a Europa. En efecto, es necesario dar una identidad pública clara a Europa, que, con demasiada frecuencia, es percibida como anónima. Además, resulta fundamental tener más en cuenta las dimensiones nacional, regional y local. Los asuntos europeos no deben ser tratados únicamente por los medios de comunicación especializados, sino que han de debatirse a escala nacional y local. Es preciso asimismo que las instituciones europeas hagan ver el contexto local de las políticas europeas. Por último, debe explotarse más el potencial que ofrecen las nuevas tecnologías. No sólo es preciso promoverlas, ya que son herramientas para una democracia transfronteriza, sino que además es necesario generalizarlas, con objeto de que todos puedan acceder a ellas.

Para implicar más eficazmente a los medios de comunicación sobre Europa, la Comisión propone las siguientes medidas:

  • elaborar una política europea de comunicación que anime a las autoridades públicas a colaborar más con los medios de comunicación;
  • equipar a las instituciones europeas con mejores instrumentos y capacidades de comunicación. Para ello, primero es necesario modernizar Europa por satélite, pero también adoptar un programa europeo de formación en comunicación pública destinado a los funcionarios europeos y nacionales;
  • adaptar las informaciones facilitadas a los medios de comunicación a las necesidades de las poblaciones locales;
  • redactar un informe sobre las tecnologías de la información y la democracia en Europa a fin de evaluar mejor el acceso de los ciudadanos a los nuevos instrumentos de comunicación.

Comprender a la opinión pública europea

En este ámbito, la Comisión ya ha desarrollado con éxito herramientas de análisis de la opinión, como los sondeos del Eurobarómetro, o trabajos de investigación independiente en ciencias sociales sobre los asuntos europeos. Por otra parte, se está revisando la metodología relativa a los sondeos del Eurobarómetro.

Pueden adoptarse otras medidas para conocer la opinión pública europea:

  • incrementar la cooperación entre las instituciones europeas para diseñar los sondeos del Eurobarómetro y divulgar sus resultados;
  • acompañar los nuevos sondeos del Eurobarómetro de debates públicos;
  • organizar a partir de la primavera de 2006 sondeos y encuestas sobre la comunicación de la Unión Europea;
  • crear una red de expertos nacionales en investigación de la opinión pública;
  • crear un observatorio de la opinión pública europea que sea independiente.

Colaboración

La elaboración de una esfera pública europea requiere el compromiso de todos los implicados: los Estados miembros, las instituciones de la Unión Europea, las autoridades regionales y locales, los partidos políticos y, por último, las organizaciones de la sociedad civil. La Comisión propone a todos ellos una serie de acciones a fin de que puedan implicarse más en la comunicación sobre Europa:

  • incrementar la cooperación entre los niveles nacional y europeo: esa cooperación podrá ser financiera u operativa, por ejemplo, poniendo a disposición las redes de información europeas. Se incrementarán las reuniones entre ministros nacionales y comisarios europeos. Por último, los Estados miembros podrán organizar debates públicos y parlamentarios sobre las prioridades estratégicas anuales de la Comisión;
  • aumentar la cooperación entre las autoridades nacionales responsables de la comunicación pública, con objeto de desarrollar iniciativas comunes y de intercambiar buenas prácticas;
  • informar más sobre el papel de la Unión Europea en el mundo es un instrumento eficaz para implicar a los ciudadanos europeos. Para ello es necesario reforzar las capacidades en el ámbito de la diplomacia pública;
  • ampliar la cooperación entre las instituciones de la Unión Europea en materia de información de los ciudadanos, por ejemplo, mejorando la organización del Grupo interinstitucional de información;
  • incrementar los esfuerzos del Comité Económico y Social Europeo y el Comité de las Regiones en la organización de debates regionales y locales sobre asuntos europeos;
  • animar a los partidos políticos a implicarse más en los asuntos de política europea;
  • incitar a las organizaciones sociales a diseñar proyectos específicos de cooperación en el ámbito de la comunicación pública.

Organización de la consulta

La consulta sobre el Libro Blanco estaba prevista para un período de seis meses, de febrero a julio de 2006.

Al término de dicha consulta, se crearon grupos de trabajo en los que participaron representantes de la Comisión y sus socios para cada área de trabajo elegida. Se encomendó a estos últimos que elaboraran propuestas de acciones concretas. La Comisión ha propuesto en una Comunicación de 3 de octubre de 2007 diversas acciones encaminadas a informar y escuchar mejor a los ciudadanos europeos. Dichas acciones son el resultado del «Libro Blanco sobre una política europea de comunicación», que ha suscitado centenares de reacciones desde su lanzamiento en febrero de 2006.

ACTOS CONEXOS

Comunicación de la Comisión al Parlamento Europeo, al Consejo, al Comité Económico y Social Europeo y al Comité de las Regiones, de 3 de octubre de 2007, « Comunicar sobre Europa en asociación» [COM (2007) 568 final - no publicada en el Diario Oficial].

Comunicación de la Comisión al Consejo, al Parlamento Europeo, al Comité Económico y Social Europeo y al Comité de las Regiones, de 13 de octubre de 2005, «Contribución de la Comisión al período de reflexión y más allá: Plan D de democracia, diálogo y debate» [COM (2005) 494 - no publicada en el Diario Oficial].

Comunicación a la Comisión, de 20 de julio de 2005, « Plan de acción de la Comisión relativo a la mejora de la comunicación sobre Europa» [SEC (2005) 985 final - no publicada en el Diario Oficial].

La presente ficha de síntesis se divulga a título informativo y no pretende interpretar o sustituir el documento de referencia.

 
Última modificación: 22.03.2008
Aviso jurídico | Sobre este sitio | Búsqueda | Dirección de contacto | Arriba