RSS
Índice alfabético
Esta página se encuentra disponible en 4 idiomas

We are migrating the content of this website during the first semester of 2014 into the new EUR-Lex web-portal. We apologise if some content is out of date before the migration. We will publish all updates and corrections in the new version of the portal.

Do you have any questions? Contact us.


La mundialización de la sociedad de la información: necesidad de reforzar la coordinación internacional

Archivos

Ante los nuevos desafíos de la mundialización, esta Comunicación señala los ámbitos que dependen de las telecomunicaciones y de los nuevos servicios electrónicos que requieren una coordinación internacional reforzada. El objetivo es conseguir una mayor concertación en el ámbito internacional sobre el procedimiento que permitirá en el futuro la creación de un mercado electrónico sin fronteras, respetando al mismo tiempo los objetivos vinculados al interés público.

ACTO

Comunicación de la Comisión al Consejo, al Parlamento Europeo, al Comité Económico y Social y al Comité de las Regiones, de 4 de febrero de 1998, «La mundialización y la sociedad de la información - Necesidad de reforzar la coordinación internacional» [COM (98) 50 final - no publicada en el Diario Oficial].

SÍNTESIS

Asistimos al nacimiento un verdadero mercado electrónico globalizado. Su origen se relaciona con el considerable crecimiento que se ha producido en las dos últimas décadas en los ámbitos de las llamadas telefónicas y más recientemente de las comunicaciones móviles GSM. Estos acontecimientos se han visto acompañados de fuertes reducciones de precios, generadas por una reducción de los costes y una mayor competencia, así como por el considerable desarrollo de las redes de datos, en particular Internet.
Actualmente están conectados a Internet un centenar de países. El inventario más reciente pone de manifiesto que existen en el mundo alrededor de 20 millones de «Internet hosts», y se prevé que en el año 2000 serán 250 millones los usuarios de esta red.
Gracias a esta evolución la comunicación no sólo se convierte en una actividad comercial mundial, sino que apoya por añadidura la mundialización y la puesta en red de las actividades económicas.

Anteriormente se había creado en el ámbito de las telecomunicaciones una serie de organismos públicos destinados a supervisar los acuerdos sobre cuestiones técnicas y a garantizar, en particular, la interconexión y la interoperabilidad de las redes, de las normas y de las frecuencias nacionales (UIT, ISO, ETSI, CEPT, etc.).
La comunidad de Internet procura partir de normas abiertas que permitan la interoperabilidad y la competencia. La existencia de normas abiertas resulta especialmente importante en lo tocante a los equipos y programas informáticos para el uso y el acceso a Internet.

El mercado electrónico va a reforzar el fenómeno de mundialización, que, como muestran los datos sobre intercambios internacionales, está ganando en intensidad. La parte de los intercambios en la renta mundial se ha visto triplicada con creces desde 1950.
Una serie de acuerdos han aportado un impulso suplementario a estas tendencias, en particular, en el marco de la OMC, a través de los acuerdos GATT, GATS y ADPIC, que seguirán desempeñando un papel importante en la promoción de la liberalización del comercio, en particular a través del reciente acuerdo sobre servicios de telecomunicaciones.
Uno de los obstáculos principales para el desarrollo de servicios avanzados de comunicaciones es el elevado coste de las telecomunicaciones. No obstante, las reducciones de este coste asociadas a la competencia están arrastrando las tarifas a la baja, lo que conduce a una infraestructura mundial en la que el concepto de distancia deja de tener importancia.

El principio es que los marcos jurídicos del mundo «fuera de línea» deberán aplicarse al mundo «en línea», y que deberán salvaguardarse de manera proporcionada los intereses públicos. No obstante, las posibilidades técnicas de las redes abiertas como Internet ya están poniendo a prueba las estructuras jurídicas existentes en numerosos ámbitos (impuestos, propiedad intelectual, competencia jurídica, derecho del trabajo, protección de los datos, protección de los consumidores, etc.).

La economía mundial en red exige un marco conveniente que cubra los aspectos técnicos, comerciales y jurídicos. Ello debería redundar en beneficio de la interoperabilidad de las soluciones técnicas, de las prácticas de competencia así como de la compatibilidad de las normas. No es necesario que este marco contenga, no obstante, normas detalladas y armonizadas sobre todos los aspectos pertinentes.
El análisis anterior indica claramente que los problemas en cuestión se refieren cada vez más a cuestiones jurídicas. Es cada vez más indispensable, por tanto, solucionarlos a escala mundial en la medida en que las incertidumbres que acompañan a las distintas respuestas que se dan a estos desafíos constituyen obstáculos al desarrollo de un mercado electrónico mundial.

Actualmente es necesario proceder a un examen urgente y detallado de los problemas y de las prioridades, con el fin de permitir a la comunidad internacional abordarlos a fondo y de manera coordinada.
La definición y la resolución de los problemas pueden verse facilitadas si existe un cauce de intercambio de información (mesas redondas de expertos de los Estados miembros, foros, etc.).
En la medida de lo posible, la Comisión prestará apoyo a tales actividades, mediante las cuales todos los participantes tendrán la oportunidad de presentar sus puntos de vista de manera coordinada y de intercambiar información.
También es importante, sin embargo, presentar estas opiniones a los responsables políticos a escala mundial. A tal efecto, se propone aprovechar los acontecimientos internacionales ya programados en 1998 en el ámbito ministerial y organizar una conferencia ministerial internacional a finales del año 1998 o a principios del año 1999.

Todos los actores interesados deberán en el futuro examinar cómo pueden trabajar de concierto. No se trata de establecer una nueva autoridad internacional de vigilancia o una serie de normas vinculantes. Se tratará más bien de lograr un acuerdo orientado hacia el futuro sobre el mejor medio de elaborar enfoques comunes frente a los problemas y a sus soluciones, es decir, desarrollar un procedimiento constante de coordinación en el que los intereses del sector público y privado estén representados de manera adecuada.
Todo ello podría aprobarse a nivel multilateral en el marco de una Carta internacional. Dicha Carta:

  • consistiría en un acuerdo multilateral sobre un método de coordinación destinado a desmontar los obstáculos al mercado electrónico mundial;
  • tendría un estatuto no obligatorio en términos jurídicos;
  • reconocería los trabajos en curso en los organismos internacionales existentes;
  • favorecería la participación del sector privado y de los grupos sociales interesados;
  • contribuiría a una mayor transparencia reglamentaria.

ACTOS CONEXOS

Comunicación de la Comisión de 19 de noviembre de 2004: Retos para la sociedad de la información europea con posterioridad a 2005 [COM (2004) 757 final - no publicada en el Diario Oficial].

Mediante esta Comunicación, la Comisión se propone iniciar un amplio debate político sobre la estrategia de la UE con posterioridad a 2005 en el ámbito de la sociedad de la información.

Comunicación de la Comisión al Consejo, al Parlamento Europeo, al Comité Económico y Social y al Comité de las Regiones: La sociedad de la información: las nuevas prioridades surgidas entre Corfú y Dublín [COM (96) 395 final - no publicada en el Diario Oficial].

Esta Comunicación define las distintas líneas de actuación consideradas prioritarias y de igual importancia en el marco del advenimiento de la sociedad de la información.

 
Última modificación: 14.09.2005
Aviso jurídico | Sobre este sitio | Búsqueda | Dirección de contacto | Arriba