RSS
Índice alfabético
Esta página se encuentra disponible en 5 idiomas

We are migrating the content of this website during the first semester of 2014 into the new EUR-Lex web-portal. We apologise if some content is out of date before the migration. We will publish all updates and corrections in the new version of the portal.

Do you have any questions? Contact us.


Acceso a las redes de comunicaciones electrónicas

La presente directiva armoniza la manera en que los Estados miembros regulan el acceso a las redes de comunicaciones electrónicas y a los recursos asociados, así como su interconexión. Establece un marco regulador de las relaciones entre suministradores de redes y servicios que favorece la instauración de una competencia sostenible y garantiza la interoperabilidad de los servicios de comunicaciones electrónicas.

ACTO

Directiva 2002/19/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 7 de marzo de 2002, relativa al acceso a las redes de comunicaciones electrónicas y recursos asociados, y a su interconexión (Directiva de acceso) [Diario Oficial L 108 de 24.04.2002].

SÍNTESIS

La Directiva de acceso forma parte, junto con otras cuatro directivas («marco», «autorización», «servicio universal» e «intimidad y comunicaciones electrónicas»), del «paquete sobre telecomunicaciones» ideado para refundir el marco regulador existente y hacer más competitivo el sector de las redes y servicios de comunicaciones. En diciembre de 2009 se modificó el «paquete sobre telecomunicaciones» mediante las Directivas «Legislar mejor» y «Derechos de los ciudadanos», y mediante la instauración de un Organismo de Reguladores Europeos de Comunicaciones Electrónicas (ORECE).

La presente Directiva establece derechos y obligaciones para los operadores y las empresas que desean obtener una interconexión o un acceso a sus redes. El principio es aplicar la normativa sobre competencia como instrumento regulador del mercado. Sin embargo, mientras el mercado no se halle en una situación de competencia real, las autoridades nacionales de reglamentación (ANR) deberán intervenir, en particular imponiendo obligaciones a los operadores que posean un peso significativo en el mercado.

El objetivo es establecer un marco propicio al desarrollo de la competencia con el fin de estimular el desarrollo de los servicios y redes de comunicaciones. Otro objetivo es garantizar que los posibles puntos de estrangulamiento presentes en el mercado no impidan la aparición de servicios innovadores que puedan ser beneficiosos para los usuarios. El enfoque adoptado es neutro con respecto a la tecnología, es decir que la Directiva no tiene por objeto establecer normas variables según la evolución de las tecnologías, sino más bien un modus operandi que permita hacer frente a los fallos del mercado.

La Directiva es aplicable a todos los tipos de redes de comunicaciones que soportan servicios de comunicación disponibles al público. Se trata, en particular, de las redes de telecomunicaciones fijas y móviles, las redes utilizadas para la radiodifusión terrenal, las redes de televisión por cable, las redes por satélite e Internet que se utilizan para la transmisión de voz, faxes, datos e imágenes.

Principios generales

Los Estados miembros deberán velar por que no existan restricciones que impidan que las empresas de un mismo Estado miembro o de Estados miembros diferentes negocien entre sí acuerdos de acceso o interconexión.

Además, la Directiva establece una norma fundamental en cuanto a interconexión que dispone que todos los operadores de redes tienen derechos y obligaciones por lo que se refiere a los acuerdos de interconexión. Por ello, los operadores de redes públicas de comunicaciones tendrán el derecho y, cuando así lo soliciten otras empresas igualmente autorizadas, la obligación de negociar la interconexión mutua con el fin de prestar servicios de comunicaciones electrónicas disponibles al público.

Obligaciones impuestas a los operadores

Las ANR tienen la responsabilidad de proceder periódicamente a un análisis de mercado con el fin de determinar si uno o más operadores poseen peso significativo en el mercado en cuestión. Cuando, tras un análisis de mercado, se identifique a un operador como poseedor de peso significativo en un mercado dado, las ANR le impondrán, según el caso, las siguientes obligaciones:

  • obligaciones de transparencia relativas a la interconexión o el acceso para hacer pública determinada información, como la relativa a contabilidad, especificaciones técnicas o características de las redes;
  • obligaciones de no discriminación de modo que los operadores apliquen condiciones equivalentes en circunstancias semejantes a otras empresas que presten servicios equivalentes;
  • obligaciones de mantener cuentas separadas en relación con determinadas actividades relacionadas con la interconexión y/o el acceso;
  • obligaciones relativas al acceso a recursos específicos de las redes y a su utilización. Se podrá imponer a los operadores, entre otras cosas, que:
    • concedan acceso a terceros a elementos y/o recursos de redes específicos, incluido el acceso a elementos de red que no son activos y/o el acceso desagregado al bucle local;
    • negocien de buena fe con las empresas que soliciten acceso;
    • no revoquen una autorización de acceso a recursos previamente concedida;
    • concedan libre acceso a interfaces técnicas, protocolos u otras tecnologías que sean indispensables para la interoperabilidad de los servicios,
    • faciliten la coubicación u otras modalidades de compartición de recursos asociados;
    • faciliten acceso a servicios asociados, por ejemplo, los relativos a la identidad, el
  • emplazamiento o la ocupación;
  • obligaciones de control de precios y contabilidad de costes, incluidas las obligaciones relativas a la orientación de los precios por los costes y a los sistemas de contabilidad de costes;
  • obligación de separación funcional, según la cual el operador verticalmente integrado tiene que confiar sus actividades relacionadas con el suministro al por mayor de productos de acceso a una unidad económica distinta en el plano operativo para ofrecer productos y servicios de acceso a todas las empresas, incluidas otras entidades económicas en el seno de la sociedad matriz, en los mismos plazos y condiciones, en particular en lo que se refiere a niveles de precios y de servicio, y mediante los mismos sistemas y procesos.

En el caso de que subsistan fallos del mercado a pesar de la aplicación de estas obligaciones, la ANR puede imponer a una empresa que confíe sus actividades de suministro y servicios a una entidad económica independiente. En el caso de que se considere que las empresas están en posición dominante sobre uno o varios mercados, podrán ceder sus activos de red de acceso a otra empresa, debiendo notificar su intención a la ANR para que esta pueda evaluar la incidencia de dicha cesión sobre las obligaciones derivadas de la Directiva 2002/21/CE

Disposiciones de procedimient

Las obligaciones impuestas a las empresas en aplicación de las medidas establecidas por la Directiva deberán ser publicadas de manera que resulten accesibles a todas las partes interesadas (se excluye la información de carácter confidencial, por ejemplo los secretos comerciales).

REFERENCIAS

ActoFecha
de entrada en vigor
Plazo límite de transposición en los Estados miembrosDiario Oficial

Directiva 2002/19/CE

24.04.2002

24.07.2003

JO L 108 de 24.4.2002

Acto(s) modificativo(s)Entrada en vigor – Fecha de vencimientoPlazo límite de transposición en los Estados miembrosDiario Oficial

Directiva 2009/140/CE

19.12.2009

25.5.2011

DO L 337 de 18.12.2009

MODIFICACIÓN DE LOS ANEXOS

Anexo II – Lista mínima de los elementos que deben figurar en la oferta de referencia para acceder a las infraestructuras de las redes de comercio al por mayor, incluido el acceso compartido o desagregado al bucle local de un lugar fijo que pertenezca a operadores con un peso significativo en el mercado (PSM).
Directiva 2009/140/CE [Diario Oficial L 337 de 18.12.2009].

ACTOS CONEXOS

Directrices de la Comisión sobre el análisis del mercado y la evaluación del peso sobre el mercado en aplicación del marco regulador comunitario para las redes y los servicios de comunicaciones electrónicas [Diario Oficial C165 de 11.7.2002].
En aplicación del nuevo marco regulador sobre los servicios de comunicaciones, estas directrices, adoptadas en julio de 2002, enuncian los principios sobre los que las autoridades reguladoras nacionales deben basar su análisis de los mercados para garantizar una competencia efectiva.

Última modificación: 21.05.2010
Aviso jurídico | Sobre este sitio | Búsqueda | Dirección de contacto | Arriba