RSS
Índice alfabético
Esta página se encuentra disponible en 5 idiomas

We are migrating the content of this website during the first semester of 2014 into the new EUR-Lex web-portal. We apologise if some content is out of date before the migration. We will publish all updates and corrections in the new version of the portal.

Do you have any questions? Contact us.


ECHO: Informe anual 2005

El presente informe presenta las principales actividades de la Dirección General de Ayuda Humanitaria de la Comisión Europea (DG ECHO) en 2005. Este año se ha caracterizado por las consecuencias del tsunami de diciembre de 2004, el terremoto de Pakistán y la agravación de la situación humanitaria de algunas crisis existentes, como la de Darfur. Además, se inició una reflexión sobre la reforma del sistema humanitario internacional.

ACTO

Informe de la Comisión de 4 de agosto de 2006 - Informe anual 2005 de la Dirección General de Ayuda Humanitaria (ECHO) [COM (2006) 441 final - no publicado en el Diario Oficial].

SÍNTESIS

Principales actividades

En 2005, la DG ECHO concedió 652,5 millones de euros, de los cuales 629,33 millones eran a cargo del presupuesto de la Comisión y el resto procedía del Fondo Europeo de Desarrollo (FED). Los principales beneficiarios de la ayuda eran los países de África, el Caribe y el Pacífico (ACP) y Asia.

Las principales intervenciones en los países ACP se centraron en Sudán (crisis de Darfur), la República Democrática del Congo, los países costeros de África occidental (Guinea, Liberia y Costa de Marfil), así como Níger y Malí. En América Latina, la intervención de ECHO se centró en las poblaciones afectadas por la violencia en Colombia. En la cuenca mediterránea y en Oriente Medio, ECHO siguió proporcionando ayuda financiera en favor de las poblaciones palestinas de los Territorios Ocupados, de Siria, Jordania y Líbano, así como a los refugiados saharauis en Argelia. En Asia, la mayoría de la ayuda de ECHO se concedió a los países afectados por el tsunami de diciembre de 2004 (Indonesia, Sri Lanka, India, Maldivas y Tailandia), así como a Pakistán y a India, que se vieron afectados por un violento seísmo en octubre de 2005.

ECHO siguió prestando una atención especial a las crisis olvidadas *, particularmente, en Argelia (Sahara Occidental), Indonesia, Myanmar/Tailandia, Nepal, Cáucaso septentrional (Chechenia), Tayikistán, Somalia y Uganda. Además, siguió fomentando, cuando fue posible, la retirada de la ayuda humanitaria y la transición hacia actividades de desarrollo, en particular, en Angola, Tayikistán y Camboya.

En lo que respecta a la preparación ante las catástrofes, en 2005 se han adoptado planes de acción en el marco del programa DIPECHO para las regiones muy expuestas a catástrofes naturales, con poca capacidad de reacción a nivel local y cuyas poblaciones son vulnerables, a saber, la Comunidad Andina, Asia central, Asia meridional y el Caribe.

Para la realización de sus actividades, ECHO se basó en sus casi 200 socios, en particular, organizaciones no gubernamentales (ONG) (54 %), organismos de las Naciones Unidas (32 %) y organizaciones internacionales (11 %).

Relación con los demás participantes

Durante 2005, ECHO contribuyó a los debates sobre la reforma del sistema humanitario internacional, iniciados tras la experiencia de crisis como el tsunami y el terremoto de Pakistán. En este contexto, las Naciones Unidas aprobaron un programa de reforma para mejorar la previsión, la rapidez y la eficacia de la intervención humanitaria y reforzar el sistema de coordinación humanitaria, así como la previsión de fondos.

La DG ECHO prosiguió los trabajos de la iniciativa «Buenas prácticas de los donantes de la ayuda humanitaria» (Good Humanitarian Donorship - GDH) (EN), en particular mediante su participación en la evaluación de los progresos realizados dos años después del lanzamiento de la iniciativa en 2003.

Además, ECHO contribuyó a reforzar las capacidades institucionales de las principales agencias humanitarias internacionales a través de programas de financiación temática, como el que se refiere a la capacidad de reacción de la Organización Mundial de la Salud (OMS) ante las emergencias sanitarias.

Otras actividades

Con el fin de reforzar la capacidad de reacción ante las catástrofes, durante el año 2005 ECHO aumentó el número de expertos in situ y reforzó las oficinas de asistencia regionales. Contribuyó además a la redacción de la Comunicación de la Comisión sobre este tema.

Durante 2005, ECHO continuó la elaboración de directrices relativas a los niños víctimas de las crisis humanitarias así como al agua y al saneamiento en situaciones de emergencia. Además, estudió el aumento de la capacidad de las ONG para garantizar la seguridad de su personal humanitario, mediante una nueva evaluación de la seguridad del personal in situ, continuación de la de 2004.

Para dar a conocer su misión y sus actividades al público en general, ECHO siguió realizando actividades de comunicación e información a través de los medios de comunicación de masas. Inició, además, una campaña piloto de sensibilización en la República Checa.

Por último, ECHO realizó 142 auditorías financieras en la sede de las organizaciones humanitarias, así como 24 auditorías operativas in situ y en sus instalaciones. Asimismo, evaluó algunas de sus operaciones, en el marco de la colaboración con el Alto Comisariado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) (EN).

Términos clave del acto
  • Crisis olvidadas: crisis que no son cubiertas por los medios de comunicación o que han dejado de serlo y cuyas víctimas apenas reciben asistencia de los proveedores de fondos.
Estadísticas del acto
  • Ayuda total proporcionada en 2005: 652,5 millones de euros.
  • Principales beneficiarios de la ayuda: países ACP (244,2 millones de euros, 37 % del total), Asia (239,25 millones, 37 % del total) y Rusia, Oriente Medio y Mediterráneo (84 millones, 13 % del total).
  • Ayuda concedida a las regiones que tienen las necesidades más importantes (según el método de evaluación de las necesidades mundiales: 312 millones de euros (48 % del total).
  • Ayuda concedida a las regiones que tienen necesidades medias: 136,8 millones de euros (21 % del total).
  • Ayuda concedida a las regiones que tienen necesidades más escasas (necesidades específicas): 6,9 millones de euros (1 % del total).
  • Importe restante (196,6 millones de euros - un 30 % del total): asignado a la respuesta al maremoto, al programa DIPECHO, a acciones temáticas, a la asistencia técnica o a gastos de apoyo.
Última modificación: 03.10.2007
Aviso jurídico | Sobre este sitio | Búsqueda | Dirección de contacto | Arriba