RSS
Índice alfabético
Esta página se encuentra disponible en 11 idiomas

We are migrating the content of this website during the first semester of 2014 into the new EUR-Lex web-portal. We apologise if some content is out of date before the migration. We will publish all updates and corrections in the new version of the portal.

Do you have any questions? Contact us.


Hacia un consenso europeo sobre la ayuda humanitaria

La adopción de una declaración común sobre la ayuda humanitaria pretende mejorar la respuesta a las crisis naturales o de origen humano que tienen lugar en el mundo, mediante la acción coordinada de la Unión Europea (UE), de sus Estados miembros y de sus socios.

ACTO

Comunicación de la Comisión al Parlamento Europeo y al Consejo, de 13 de junio de 2007, «Hacia un consenso europeo sobre la ayuda humanitaria» [COM(2007) 317 final - no publicada en el Diario Oficial].

SÍNTESIS

La Comisión presenta los principios del futuro consenso europeo sobre la ayuda humanitaria de la Unión Europea (UE). Dicha declaración común pretende aumentar la eficacia de la ayuda, reforzando la complementariedad de las acciones de la UE y de sus Estados miembros.

La Unión Europea (UE) es el principal donante humanitario en el mundo sumando la ayuda concedida a nivel europeo y nacional. No obstante, debe adoptar un planteamiento más estratégico, en particular ante los nuevos retos que plantea la evolución de las crisis como:

  • la mayor frecuencia de las crisis humanitarias, vinculada a la pobreza, a los cambios climáticos y a la competencia por el acceso a los recursos naturales;
  • la creciente tendencia a no respetar el derecho humanitario e internacional;
  • la violación del espacio humanitario *.

El consenso europeo sobre la ayuda humanitaria también debe ser coherente con el consenso europeo sobre desarrollo debería establecer unos valores y unos principios comunes sobre los que se base la acción humanitaria de la UE. Así pues, dicho consenso tiene por objeto reforzar la complementariedad de las acciones humanitarias de los Estados miembros y de la Comunidad, respondiendo al mismo tiempo al deseo de eficacia de la ayuda exterior de la UE.

Crear una visión común

La ayuda humanitaria se basa en principios y modalidades específicos. De este modo, la Comisión propone que la UE garantice:

  • el respeto de los principios humanitarios fundamentales, en particular los de humanidad *, neutralidad *, imparcialidad * e independencia *;
  • la promoción del respeto del derecho internacional, en particular, del Derecho internacional humanitario;
  • la coherencia de las políticas vinculadas a la ayuda humanitaria (como, por ejemplo, la gestión de las crisis y la seguridad alimentaria), su complementariedad y su eficacia, subrayando al mismo sus diferencias y su independencia.

El intercambio de experiencias puede contribuir a el impacto de la ayuda, incluso a través de la cooperación internacional. En este contexto, la UE debe confirmar su compromiso en favor de la iniciativa sobre los principios y buenas prácticas para la ayuda humanitaria (EN).

Trasladar los principios a la práctica

La ayuda financiera humanitaria debe analizarse en un objetivo de eficiencia. Así, la Comisión recomienda que la UE:

  • se comprometa a financiar la ayuda humanitaria de manera apropiada, sobre la base de normas mínimas aceptadas de asistencia y protección;
  • establezca un marco común para evaluar las necesidades y compartir los análisis de los expertos;
  • garantice una respuesta global equilibrada en favor de las crisis olvidadas *.

Además, la participación de todos los actores es esencial para llevar a cabo las acciones. En concreto, se trata de las organizaciones no gubernamentales (ONG) europeas y locales, las Naciones Unidas a través de su Oficina de coordinación de los Asuntos Humanitarios Coordinación de los Asuntos Humanitarios (OCHA) (EN) así como el Movimiento de la Cruz Roja/la Media Luna Roja (EN) (FR). Con el fin de garantizar la rapidez y la calidad de la distribución de la ayuda humanitaria, los socios deben ser elegidos sobre la base de los siguientes criterios:

  • la profesionalidad, la experiencia y la capacidad para responder a una necesidad definida;
  • el respeto de las normas y de las directrices internacionales;
  • la relación entre coste y eficacia (por ejemplo, gastos generales proporcionales a la ayuda destinada a los beneficiarios);
  • la colaboración con las poblaciones locales;
  • la responsabilidad frente a los beneficiarios de la ayuda y frente a la opinión pública europea;

Debe reforzarse la capacidad de intervención rápida de la UE, apoyándose fundamentalmente en los recursos locales. La UE debe además contribuir a suplir las carencias en la capacidad de reacción rápida a nivel internacional, en particular en el ámbito de los transportes, las comunicaciones y la logística, reforzando al mismo tiempo su propia capacidad de reacción.

La acción humanitaria puede apoyarse en los medios de la protección civil y militar de los Estados miembros. En este sentido, la UE fomenta el respeto de las directrices de las Naciones Unidas sobre la utilización de los medios militares y de defensa civil en las catástrofes naturales (directrices de Oslo (EN )) y en crisis complejas (Directivas sobre los recursos militares y civiles en materia de defensa (EN )).

La reducción de los riesgos debidos a catástrofes naturales es otro elemento esencial de la acción humanitaria. En este contexto, la Comisión fomenta las iniciativas internacionales del marco del Hyogo (EN), que propone un modelo global para la reducción de los riesgos asociados a las catástrofes naturales para 2015.

Por último, la UE debe reforzar el vínculo entre la ayuda de urgencia, la rehabilitación y el desarrollo (LARD), sobre la base de las experiencias y enseñanzas adquiridas, y a través de la cooperación de los actores de la ayuda humanitaria y de la ayuda al desarrollo (en particular, en situaciones de crisis complejas y de inestabilidad en el país).

Términos clave del acto
  • Espacio humanitario: el entorno operativo que necesitan los actores humanitarios in situ para tener plenamente acceso a las víctimas, para poder distribuir la ayuda y para ofrecer protección sin poner en peligro la seguridad y la seguridad de los trabajadores humanitarios.
  • Principio de humanidad: todo ser humano debe ser tratado humanamente en toda circunstancia; es necesario salvar vidas y aliviar el sufrimiento garantizando al mismo tiempo el respeto al individuo.
  • Principio de neutralidad: implica no tomar partido en las hostilidades o no inmiscuirse en ningún momento en una controversia de carácter político, racial, religioso o ideológico.
  • Principio de imparcialidad: la ayuda humanitaria no debe basarse en la nacionalidad, la raza, la religión o las convicciones políticas.
  • Principio de independencia: las agencias humanitarias deben definir y aplicar sus propias políticas, independientemente de las políticas o acciones gubernamentales.
  • Crisis olvidadas: crisis que llaman poco o nada la atención de los medios de comunicación y cuyas víctimas reciben relativamente poca o ninguna ayuda internacional.

ACTOS CONEXOS

Comunicación de la Comisión al Parlamento Europeo y al Consejo Examen intermedio del Plan de Acción del Consenso Europeo sobre la Ayuda Humanitaria: una puesta en práctica de la acción humanitaria de la UE eficaz y basada en principios [COM(2010) 722 final - no publicada en el Diario Oficial].
La Comisión señala los ámbitos que deben ser objeto de esfuerzos adicionales para continuar aplicando el Consenso Europeo sobre la Ayuda Humanitaria. En concreto, los socios deben reforzar su acción conjunta en materia de planificación de las intervenciones, de ayuda alimentaria, de reducción del riesgo de catástrofe y de ayuda a la transición tras una catástrofe.

Última modificación: 13.05.2011
Aviso jurídico | Sobre este sitio | Búsqueda | Dirección de contacto | Arriba