RSS
Índice alfabético
Esta página se encuentra disponible en 11 idiomas

We are migrating the content of this website during the first semester of 2014 into the new EUR-Lex web-portal. We apologise if some content is out of date before the migration. We will publish all updates and corrections in the new version of the portal.

Do you have any questions? Contact us.


Iniciativa Europea para la Democracia y los Derechos Humanos - IEDDH (2000-2006)

Archivos

A raíz de la expiración de los Reglamentos nº 975/1999 (países en desarrollo) y 976/1999 (otros terceros países) del Consejo, que sirvieron de fundamento jurídico para las actividades realizadas en el marco de la Iniciativa, ésta fue sustituida por el Instrumento Financiero para la Promoción de la Democracia y los Derechos Humanos en el Mundo a partir del 1 de enero de 2007.

Contexto

Creada en 1994 por iniciativa del Parlamento Europeo, la Iniciativa Europea para la Democracia y los Derechos Humanos (IEDDH) agrupaba las líneas presupuestarias relativas a la promoción de los derechos humanos, la democratización y la prevención de conflictos, políticas que debían desarrollarse esencialmente en asociación con organizaciones no gubernamentales (ONG) y organizaciones internacionales.

El Tratado de la Unión Europea (Tratado UE) confirma en su artículo 6 que la Unión Europea (UE) «se basa en los principios de libertad, democracia, respeto de los derechos humanos y de las libertades fundamentales y el Estado de Derecho, principios que son comunes a los Estados miembros». En su artículo 49, destaca que el respeto de estos principios se exige también a los países candidatos a la adhesión a la UE. Además, incluye, en el artículo 7, un mecanismo destinado a sancionar las violaciones graves y persistentes de los derechos humanos por los Estados miembros de la UE. El Tratado de Niza, celebrado en diciembre de 2000, fortaleció dicho mecanismo e hizo extensivo el objetivo de fomentar el respeto de los derechos humanos y de las libertades fundamentales a la cooperación al desarrollo y a las restantes formas de cooperación con terceros países en virtud de los artículos 177 a 181 del Tratado constitutivo de la Comunidad Europea (Tratado CE).

Los artículos 179 y 308 de este Tratado han permitido establecer un fundamento jurídico para todas las acciones de la UE en el ámbito de los derechos humanos y la democratización. Por otra parte, las actividades correspondientes se intensificaron en 2000 mediante la aprobación solemne de la Carta de los Derechos Fundamentales, que orienta desde entonces las acciones de la UE en sus relaciones exteriores.

La IEDDH presentaba un valor añadido con relación a los demás instrumentos comunitarios, dado que complementaba los programas comunitarios desarrollados en colaboración con los gobiernos -como FED, TACIS, ALA, MEDA, CARDS, Phare -, así como el mecanismo de reacción rápida (MRR), y podía ser puesta en práctica con diversos socios, en particular ONG y organizaciones internacionales. Podía también utilizarse sin el consentimiento del Gobierno del país de acogida o cuando no era posible utilizar los principales programas comunitarios por otras razones, por ejemplo, en caso de suspensión de los mismos. Además, complementaba los objetivos de la política exterior y de seguridad común (PESC).

Temas principales

En mayo de 2001 la Comisión aprobó una Comunicación sobre el papel de la UE en el fomento de los derechos humanos y la democratización en terceros países, en la que sienta las bases del desarrollo de una estrategia coherente y más centrada en una serie de temas prioritarios y de países objetivo para las acciones relativas a los derechos humanos. El nuevo enfoque se ha desarrollado en colaboración con varias Direcciones Generales. Los Estados miembros, el Parlamento Europeo y distintas ONG participan en su aplicación.

En el período 2005-2006, se ejecutaron cuatro campañas temáticas, cada una relativa a un número limitado de prioridades específicas:

  • Promoción de la justicia y del Estado de Derecho
    Las acciones financiadas se referían al funcionamiento eficaz de la Corte Penal Internacional y de otros tribunales penales internacionales, y a la abolición de la pena de muerte, así como al refuerzo de los mecanismos internacionales de defensa de los derechos humanos.
  • Promoción de una cultura de los derechos humanos
    Los fondos distribuidos se consagraban, entre otras cosas, al refuerzo de las organizaciones sociales en el ámbito de la defensa de los derechos de los grupos vulnerables, al desarrollo de instrumentos internacionales al respecto y a la lucha contra la tortura.
  • Promoción del proceso democrático
    Los fondos se dedicaban a la promoción de procesos electorales democráticos y al refuerzo de una base para el diálogo democrático en las organizaciones sociales.
  • Promoción de la igualdad, la tolerancia y la paz
    Las acciones financiadas se referían a la igualdad de derechos y de trato de los individuos y personas pertenecientes a minorías, y a la garantía del respeto de los derechos de las poblaciones indígenas, así como al compromiso de las organizaciones sociales en la prevención y la solución de conflictos.

Dos cuestiones transversales se añadían a los temas prioritarios: la promoción de la igualdad entre los sexos y los derechos de la infancia.

Aplicación

Cada región y los países beneficiarios de dicha región eran el objetivo de dos de las cuatro campañas temáticas, excepto en casos excepcionales.

En el marco de cada campaña, se seleccionó un conjunto de proyectos coherentes. Los proyectos mundiales cubrían una o más prioridades en dos regiones elegibles o más, los proyectos regionales abordaban una o más prioridades en una región, y los proyectos nacionales se referían a una o más prioridades en un país beneficiario.

La programación se basaba en dos tipos de proyectos:

  • macroproyectos, es decir, proyectos mundiales y regionales referentes a un volumen de ayuda mínimo de 300 000 euros para los candidatos instalados en el territorio de la UE y de 150 000 euros para los de la región o país destinatarios del proyecto;
  • microproyectos de apoyo a actividades a pequeña escala a nivel nacional relativas a un volumen de ayuda de entre 10 000 y 100 000 euros. Podían solamente ser presentados por organizaciones sociales de los países beneficiarios, que sin embargo podían trabajar en asociación con ONG de la UE.

El presupuesto asignado para el período 2005-2006 fue de 106 millones de euros anuales, distribuidos del siguiente modo: 93 % a campañas (48 % a macroproyectos, 32 % a microproyectos y 13 % a actividades de supervisión electoral) y un 7 % a imprevistos.

La aplicación de las campañas se basaba en convocatorias de propuestas para macroproyectos y microproyectos. Se fomentaba la cooperación entre organizaciones sociales de la UE y de los países beneficiarios.

Contrariamente a años anteriores, la ejecución a través de proyectos específicos constituyó una excepción. Estos proyectos podían ser presentados por agencias nacionales o internacionales como el Alto Comisionado para los Derechos Humanos de la ONU, el Consejo de Europa, la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) (EN) o la Unión Africana (UA) (EN) (FR).

Última modificación: 20.08.2007
Aviso jurídico | Sobre este sitio | Búsqueda | Dirección de contacto | Arriba