RSS
Índice alfabético
Esta página se encuentra disponible en 15 idiomas
Nuevos idiomas disponibles:  CS - HU - PL - RO

We are migrating the content of this website during the first semester of 2014 into the new EUR-Lex web-portal. We apologise if some content is out of date before the migration. We will publish all updates and corrections in the new version of the portal.

Do you have any questions? Contact us.


Orientaciones de la UE en relación con la tortura y los malos tratos

El objetivo de estas Directrices es dotar a la Unión Europea (UE) de un instrumento operativo para luchar contra la tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes en el marco de sus relaciones exteriores.

ACTO

Directrices sobre la política de la UE frente a terceros países en relación con la tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes (actualización de las directrices). Consejo de Asuntos Generales de 18 de abril de 2008 [no publicadas en el Diario Oficial].

SÍNTESIS

La actuación de la Unión Europea (UE) en la lucha contra la tortura y los malos tratos incluye un apoyo activo al refuerzo y la aplicación de los instrumentos internacionales, así como al trabajo de los organismos implicados. La UE toma medidas en el marco de su Política Exterior y de Seguridad Común (PESC), como cuando adoptó el Reglamento sobre comercio de material de tortura.

En la lucha contra la tortura y los malos tratos, la actuación de la PESC incluye:

  • informes periódicos de los jefes de misión de la UE sobre terceros países, que recogen un análisis de los casos de tortura y malos tratos observados, así como una evaluación de las repercusiones de la actuación preventiva de la Unión;
  • la presencia en calidad de observadores de representantes de las embajadas en los juicios cuando haya razones para creer que los acusados han sido sometidos a tortura o malos tratos;
  • la evaluación de los informes de organismos pertinentes como las Organizaciones No Gubernamentales (ONG) y de los relatores especiales de las Naciones Unidas (ONU), con vistas a identificar situaciones en las que se requiera la acción de la UE.

La UE tiene por objetivo que los terceros países prohíban la tortura y los malos tratos y que cumplan sus obligaciones. Para garantizar el fomento del derecho internacional, la UE adopta las medidas siguientes:

  • establece un diálogo político, que incluye debates con los terceros países y las organizaciones regionales. El Consejo también ha aprobado las Directrices relativas al diálogo sobre los derechos humanos con objeto de determinar unas condiciones y principios claros en este ámbito;
  • invita a los terceros países a poner en práctica en gestiones confidenciales o públicas medidas contra la tortura y los malos tratos. La UE solicitará información adicional si se han violado los derechos humanos;
  • fomenta, en el marco de la cooperación bilateral y multilateral, la colaboración con la sociedad civil, en particular, en la Iniciativa Europea para la Democracia y los Derechos Humanos (IEDDH). La IEDDH apoya a las ONG en la lucha contra la tortura y en la readaptación de las víctimas de la tortura.

La Unión Europea también alienta a los terceros países a adoptar medidas internas, tales como:

  • introducir disposiciones que prohíban y condenen la tortura y los malos tratos, incluida la adopción de medidas legislativas y administrativas y de restricciones de la producción y la venta de material diseñado para esos fines;
  • adherirse a las normas y procedimientos internacionales, incluidos los convenios internacionales y el Estatuto del Tribunal Penal Internacional, y colaborar con los instrumentos pertinentes de la ONU o del Consejo de Europa;
  • garantizar condiciones de detención conformes a los derechos humanos y prohibir los lugares secretos de detención. La UE está a favor de mecanismos nacionales a través de los cuales los representantes de la sociedad civil y los órganos independientes puedan visitar los lugares de detención;
  • garantizar que su sistema legislativo se ajuste a las normas y procedimientos internacionales, y luchar contra la impunidad;
  • establecer medidas para los grupos que requieran una protección especial, como las mujeres, los niños y los refugiados;
  • establecer procedimientos para responder a las denuncias de tortura, garantizar la indemnización, establecer y reforzar las instituciones nacionales, garantizar una formación eficaz de los profesionales, etc.

Además de ello, la Unión Europea sigue abordando estas cuestiones con las organizaciones multilaterales como la ONU, el Consejo de Europa y la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE). Sigue sosteniendo asimismo los mecanismos internacionales y regionales pertinentes, así como los fondos de contribuciones voluntarias relevantes.

Contexto

Fomentar el respeto de los derechos humanos constituye una de las prioridades fundamentales en las relaciones exteriores de la UE y, en concreto, figura entre los objetivos principales de la PESC. La lucha contra la tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanas o degradantes es parte de una labor que resulta necesaria pese a la existencia de numerosos instrumentos internacionales que prohíben esa clase de violaciones graves de la dignidad humana. Las acciones de la UE, que han recibido un fuerte respaldo de todos sus países, tienen por objeto prevenir y erradicar la tortura y los malos tratos, así como luchar contra la impunidad de las personas responsables. Este trabajo complementa la acción para luchar contra la pena de muerte.

Última modificación: 30.09.2010
Aviso jurídico | Sobre este sitio | Búsqueda | Dirección de contacto | Arriba