RSS
Índice alfabético
Esta página se encuentra disponible en 15 idiomas
Nuevos idiomas disponibles:  CS - HU - PL - RO

We are migrating the content of this website during the first semester of 2014 into the new EUR-Lex web-portal. We apologise if some content is out of date before the migration. We will publish all updates and corrections in the new version of the portal.

Do you have any questions? Contact us.


Directrices de la UE sobre la violencia contra las mujeres

Las presentes Directrices establecen los objetivos operativos e instrumentos de intervención de la Unión Europea (UE) en el marco de su acción exterior para combatir la violencia contra las mujeres, incluidas todas las formas de discriminación de las que son objeto.

ACTO

Directrices de la UE sobre la violencia contra las mujeres y la lucha contra todas las formas de discriminación contra ellas. Consejo de Asuntos Generales de 8 de diciembre de 2008 [No publicado en el Diario Oficial].

SÍNTESIS

La violencia contra las mujeres y las niñas es un fenómeno mundial y sistémico que difiere en función del contexto social, económico, cultural y político de las distintas sociedades. Además de tener graves consecuencias a nivel físico y mental para las víctimas, repercute en el desarrollo social en general. Obedece principalmente a las desigualdades de índole económica y en el reparto de poder entre los sexos, las costumbres, las tradiciones, los valores religiosos, la inestabilidad política y los conflictos armados.

Por «violencia contra las mujeres» se entiende «todo acto de violencia basado en la pertenencia al sexo femenino que tenga o pueda tener como resultado un daño o sufrimiento físico, sexual o psicológico para la mujer, así como las amenazas de tales actos, la coacción o la privación arbitraria de la libertad, tanto si se producen en la vida pública como en la privada».

La adopción de estas directrices por parte de la Unión Europea (UE) es señal de su compromiso político a largo plazo para abordar el asunto de los derechos de la mujer. Las acciones para combatir la violencia contra las mujeres se centran en tres objetivos indisociables:

  • prevenir la violencia;
  • proteger y apoyar a las víctimas;
  • perseguir a los responsables.

Para ello, las directrices recogen los siguientes objetivos operativos:

  • promover la igualdad entre el hombre y la mujer y combatir las discriminaciones contra la mujer, especialmente en el ámbito privado, judicial y de las políticas públicas;
  • recopilar datos sobre la violencia contra la mujer y desarrollar indicadores, para lo que la UE definirá instrumentos adecuados y asistirá a los Estados miembros en la labor de recolección de datos;
  • crear estrategias eficaces y coordinadas aplicables a todos los niveles y en todos los sectores de la sociedad para prevenir la violencia y proteger a las víctimas;
  • luchar contra la impunidad de los responsables garantizando que los actos de violencia contra la mujer sean castigados por la ley y tomando medidas para facilitar el acceso de las víctimas a la justicia.

Instrumentos de intervención de la UE

Los instrumentos de intervención de la UE deben permitir la implicación del conjunto de los actores pertinentes. Se ajustan a los objetivos operativos y se aplican junto con otras directrices en materia de derechos humanos, como las relativas a los derechos del niño o a los defensores de los derechos humanos.

En lo que se refiere a las gestiones diplomáticas generales, el asunto de la violencia infligida a las mujeres y las niñas y las formas de discriminación que la motivan se introducirá en todas las relaciones con terceros países y organizaciones regionales. Se abordará principalmente la conformidad de los marcos jurídicos nacionales con las normas y compromisos internacionales, así como una aplicación y seguimiento efectivos de éstos. En este sentido, la UE también promoverá la ratificación de las convenciones y protocolos en la materia, concretamente la Convención de las Naciones Unidas (ONU) sobre la Eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer.

Entre las gestiones complementarias específicas referidas a la lucha contra la violencia infligida a las mujeres se incluye:

  • fomentar la acción de la Relatora Especial de las Naciones Unidas sobre la violencia contra la mujer en aquellos casos en que este fenómeno esté muy extendido y quede impune y garantizar el cumplimiento de sus recomendaciones;
  • observar todos los juicios relativos a casos de violencia contra las mujeres y las niñas;
  • apoyar a los defensores de los derechos de la mujer y a las mujeres defensoras de los derechos humanos;
  • apoyar las campañas y políticas de sensibilización.

En casos particulares excepcionalmente graves, por ejemplo, aquellos en que la violencia sea ejercida o tolerada por el Estado en contravención de sus compromisos internacionales, la UE también podrá tomar medidas específicas.

La violencia contra la mujer y la discriminación causante de la misma se incorporarán a los diálogos específicos de la UE sobre derechos humanos y, cuando proceda, a otros diálogos políticos. En este sentido, se hará un seguimiento de las recomendaciones de mecanismos internacionales y regionales relativos a los derechos de la mujer. Asimismo, la UE proseguirá su labor de promoción de la prevención de la violencia contra la mujer en el marco internacional, más en concreto, en el seno de la ONU.

Los Jefes de las misiones de la UE deberán incluir en sus informes sobre derechos humanos información referida a los derechos fundamentales de la mujer. Los representantes y enviados especiales de la UE cuya labor también contempla los derechos de la mujer, deberán incluir este asunto en sus informes.

En el marco de la cooperación bilateral y multilateral para la defensa de los derechos humanos, la UE establecerá como prioritaria la lucha contra la violencia infligida a las mujeres y las niñas. Se promoverá un estrecho compromiso por parte de la sociedad civil, incluidos los ámbitos jurídico y de la formación. Se hará hincapié en la cooperación en el marco del Instrumento europeo para la democracia y los derechos humanos. El propósito de esta cooperación será apoyar los programas de la sociedad civil, especialmente los referidos a:

  • la promoción del acceso a la justicia y la atención sanitaria;
  • la prevención de la violencia;
  • el refuerzo de las capacidades de las administraciones nacionales, las organizaciones de la sociedad civil y otros actores implicados en la lucha contra la violencia infligida a las mujeres, sus causas y sus consecuencias.

La presente ficha de síntesis se difunde a título informativo. No pretende interpretar o sustituir el documento de referencia, que sigue siendo el único fundamento jurídico vinculante.

Última modificación: 24.09.2010
Aviso jurídico | Sobre este sitio | Búsqueda | Dirección de contacto | Arriba