RSS
Índice alfabético

Glosario

Estrategia europea de empleo

Debido a la reciente firma del Tratado de Lisboa, el glosario se encuentra actualmente en fase de actualización.

A raíz de la introducción, mediante el Tratado de Amsterdam, de un nuevo título VIII sobre el empleo en el Tratado constitutivo de la Comunidad Europea, la coordinación de las políticas de empleo de los Estados miembros ha pasado a ser una prioridad comunitaria.

Sobre la base de estas nuevas disposiciones, el Consejo Europeo de Luxemburgo puso en marcha, en noviembre de 1997, la Estrategia europea de empleo (EEE) conocida también como «proceso de Luxemburgo».

La EEE constituye un programa anual de planificación, seguimiento, examen y ajuste de las políticas de los Estados miembros con objeto de coordinar los instrumentos que éstos utilizan para combatir el desempleo. La Estrategia se articula en torno a cuatro instrumentos:

  • directrices de empleo: prioridades comunes que establece la Comisión para las políticas de empleo de los Estados miembros;
  • planes nacionales de acción para el empleo (PNA): aplicación nacional de las orientaciones comunes;
  • informe conjunto sobre el empleo: síntesis de los planes nacionales de acción, que sirve de base para la elaboración de las directrices del año siguiente;
  • recomendaciones: adopción en el Consejo, por mayoría cualificada, de recomendaciones específicas para cada país.

En 2005, se revisó la estrategia de Lisboa a fin de concentrar aún más los esfuerzos en el desarrollo de un crecimiento sólido y duradero, y en la creación de más empleos y de mejor calidad.

Este relanzamiento de la estrategia de Lisboa ha conducido a una revisión completa de la EEE, cuyo nuevo proceso se puso en marcha en julio de 2005 con la aprobación por el Consejo Europeo de las directrices integradas para el crecimiento y el empleo.

La Estrategia europea de empleo revisada se apoya en cuatro instrumentos:

  • las orientaciones integradas para el crecimiento y el empleo (que, en adelante, se presentarán conjuntamente con las directrices para las políticas macroeconómicas y microeconómicas de la Unión por un período de tres años);
  • los programas nacionales de reforma, por país;
  • el informe anual de la Comisión sobre el crecimiento y el empleo en el que se examinan los 25 nuevos programas nacionales de reforma presentados por los Estados miembros;
  • las posibles recomendaciones que adopte el Consejo.

Las directrices integradas para el crecimiento y el empleo servirán de base para el programa comunitario de Lisboa y los programas nacionales de acción.

Véanse:

Aviso jurídico | Sobre este sitio | Búsqueda | Dirección de contacto | Arriba