RSS
Índice alfabético

Glosario

Convenio Europeo de Derechos Humanos (CEDH)

El Convenio Europeo de Derechos Humanos se firmó en Roma el 4 de noviembre de 1950 bajo los auspicios del Consejo de Europa. Fundó un sistema original de protección internacional de los Derechos Humanos, en virtud del cual los individuos adquirieron el beneficio de un control judicial de sus derechos. El Convenio, ratificado por todos los Estados miembros de la Unión, instauró distintos organismos de control situados en Estrasburgo:

  • La Comisión, encargada de estudiar de antemano las demandas presentadas por Estados o, eventualmente, personas.
  • El Tribunal Europeo de Derechos Humanos, al que, en caso de solución judicial, acuden la Comisión o los Estados miembros, después del informe de la Comisión.
  • El Comité de Ministros del Consejo de Europa, que desempeña la función de guardián del Tribunal Europeo de Derechos Humanos y cuya intervención se reclama para obtener una solución política del desacuerdo cuando el asunto en cuestión no haya sido remitido al Tribunal.

El número cada vez mayor de causas por instruir obligó a reformar el mecanismo de control instaurado por el Convenio, de modo que el 1 de noviembre de 1998 se sustituyeron dichos organismos por un único Tribunal Europeo de Derechos Humanos. La simplificación de las estructuras permitió acortar la duración de los procedimientos y reforzar el carácter judicial del sistema.

Por otro lado, aunque se ha aludido con frecuencia a la idea de una adhesión de la Unión Europea al Convenio Europeo de Derechos Humanos, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea precisó en un dictamen de 28 de marzo de 1996 que la Comunidad no podía adherirse al Convenio dado que el Tratado CE no incluía competencias para dictar normas o celebrar acuerdos internacionales en materia de derechos humanos.

Esta situación no ha impedido que en el Tratado de Ámsterdam se insista en el respeto de los derechos fundamentales que el Convenio garantiza, ni que se formalice la jurisprudencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea en la materia. Por lo que se refiere a las relaciones entre ambos Tribunales, la práctica desarrollada por el Tribunal de Justicia de integrar los principios del Convenio en el Derecho de la Unión les ha permitido preservar su independencia y mantener la coherencia de sus trabajos.

Tras la entrada en vigor del Tratado de Lisboa el 1 de diciembre de 2009, el Tratado de la UE constituye ahora la base jurídica para la adhesión de la Unión al CEDH. Esto permitirá interpretar la legislación de la UE a la luz del Convenio y mejorar la protección jurídica de los ciudadanos europeos, ampliando la protección que les proporcionan los Estados miembros a los actos de la Unión.

Véase:

 

Aviso jurídico | Sobre este sitio | Búsqueda | Dirección de contacto | Arriba