RSS
Índice alfabético

Glosario

Igualdad de trato entre hombres y mujeres

En 1957, el Tratado constitutivo de la Comunidad Económica Europea consagró el principio de igualdad entre mujeres y hombres, exigiendo, en un primer momento, la misma remuneración por un trabajo de igual valor.

A partir de 1975, una serie de directivas fueron ampliando la aplicación del principio de igualdad entre hombres y mujeres a las condiciones laborales, la formación y la promoción profesional, la seguridad social, el acceso a los bienes y servicios, la protección de la maternidad y el permiso parental. Igualmente, el principio de igualdad se ha amplió a la defensa de los derechos, la indemnización de las víctimas y la carga de la prueba en los procesos judiciales.

El Tratado de Ámsterdam permitió integrar la dimensión del género en el conjunto de las políticas comunitarias y convertir el principio de igualdad de trato en un derecho fundamental. La Unión Europea (UE) también reconoce el principio de no discriminación, que constituye una de las bases de la lucha contra las desigualdades de trato. Por su parte, el Tratado de Niza reconoció la necesidad de emprender acciones positivas para fomentar la participación de las mujeres en el mercado laboral.

El Tratado de Lisboa convierte el principio de igualdad entre hombres y mujeres en un valor común de la Unión Europea (artículo 2 del Tratado de la UE (TUE)). La Unión promueve la igualdad (artículo 3 del TUE) y lucha contra las desigualdades en el marco de sus actuaciones (artículo 8 del Tratado de funcionamiento de la UE (TFUE)).

El principio de igualdad de trato está también inscrito en la Carta de los Derechos Fundamentales de la UE, que adquiere carácter vinculante con motivo de su integración en el TUE.

Además de los programas plurianuales de promoción de la igualdad de trato, iniciados en los años ochenta, la Comisión ha asociado una estrategia comunitaria (2001-2005), que ha tenido continuidad en el programa PROGRESS (2007-2013).

Desde 2006, se ha puesto en marcha una nueva estrategia, basada en la hoja de ruta 2006-2010 y en sus programas de trabajo anuales. Esta estrategia se aplica a los siguientes ámbitos de acción prioritarios:

  • independencia económica,
  • conciliación entre vida privada y vida familiar,
  • representación equitativa en la vida pública y en la toma de decisiones,
  • erradicación de la violencia y de la trata de mujeres,
  • eliminación de estereotipos presentes en la sociedad,
  • promoción de la igualdad de género en el exterior de la UE.

Además, en 2006, se creó un Instituto europeo para la igualdad entre mujeres y hombres en Vilna (Lituania).

Véase:

Aviso jurídico | Sobre este sitio | Búsqueda | Dirección de contacto | Arriba