RSS
Índice alfabético
Esta página se encuentra disponible en 4 idiomas

We are migrating the content of this website during the first semester of 2014 into the new EUR-Lex web-portal. We apologise if some content is out of date before the migration. We will publish all updates and corrections in the new version of the portal.

Do you have any questions? Contact us.


Prevención de conflictos

Esta Comunicación tiene por objeto incrementar la eficacia de la intervención de la Unión en el ámbito de la prevención de conflictos por medio de una utilización más coordinada y sistemática de los instrumentos europeos, el fomento de la cooperación internacional y el refuerzo de su capacidad para reaccionar ante conflictos incipientes.

ACTO

Comunicación de la Comisión, de 11 de abril de 2001, relativa a la prevención de conflictos [COM (2001) 211 final - no publicada en el Diario Oficial].

SÍNTESIS

Contexto

La causa de los conflictos radica en distintos factores tales como la pobreza, el estancamiento económico, la distribución desigual de los recursos, las estructuras sociales deficientes, la falta de una correcta gobernanza, la discriminación sistemática, la opresión de las minorías, los efectos desestabilizadores de los flujos de poblaciones, los antagonismos étnicos, la intolerancia religiosa y cultural, las injusticias sociales y la proliferación de armas de destrucción masiva y armas ligeras. Para controlar estos factores e impedir que desemboquen en un conflicto, la Comisión ha preparado una lista de causas potenciales de conflicto que es preciso vigilar.

La Comunicación se divide en tres partes referidas a las prioridades de la Comisión en este ámbito: la prevención a largo plazo, la prevención a corto plazo y el refuerzo de la cooperación internacional. Figura en el anexo la lista de las recomendaciones relativas a las distintas partes.

La prevención a largo plazo: proyección de la estabilidad

Como impulsora de la integración, la UE mantiene desde hace décadas relaciones privilegiadas con sus vecinos que han permitido mantener un elevado grado de estabilidad y prosperidad. No obstante, esta cooperación regional no se limita a las fronteras de la Unión y puede servir también de ejemplo a otros foros tales como Mercosur, la Unión Económica y Monetaria de África Occidental (UEMAO) y el Consejo de Cooperación del Golfo (CCG), los cuales se benefician ya del apoyo de la Unión.

El comercio constituye un capítulo importante de la cooperación para el desarrollo que contribuye a la prevención de los conflictos. Gracias al sistema de preferencias generalizadas (SPG), la Unión facilita el acceso al mercado europeo de la mayor parte de los productos procedentes de los países en vías de desarrollo. Este sistema se basa en las preferencias arancelarias de tipo variable y en el aumento de la capacidad administrativa en el ámbito comercial. Desde febrero de 2001, la iniciativa «todo excepto las armas» permite el acceso al mercado europeo de todos los productos de los países menos adelantados (PMA), a excepción de las armas. Estos productos no están sujetos a derechos de aduana ni a contingentes. Estas preferencias pueden suspenderse en caso de deterioro de la situación política de un determinado país.

La prevención de los conflictos debe integrarse en los programas de cooperación, ya que los conflictos violentos rara vez son espontáneos, sino que más bien son el resultado de un proceso gradual de deterioro de la situación. Así pues, la política de desarrollo y los programas de cooperación constituyen instrumentos eficaces a la hora de tratar las causas profundas de los conflictos, centrándose en la reducción de la pobreza.

Sin embargo, el hecho de que la UE sea el mayor prestatario de ayuda en el mundo no es suficiente, ya que su planteamiento ha de ser integrado, es decir que debe tener en cuenta las características específicas de cada país intentando conseguir al mismo tiempo una estabilidad duradera o estructural, como es el caso de El Salvador y Guatemala.

Los informes estratégicos sobre el país (Country strategy papers - CSP) constituyen uno de los elementos fundamentales de este planteamiento integrado. Incluyen una evaluación de los conflictos potenciales por medio de los indicadores antes citados. Así pues, se integrarán medidas de prevención de conflictos en los programas de cooperación de los países que presentan factores de riesgo evidentes.

Otro factor necesario para la estabilidad duradera y la prevención de los conflictos es un entorno macroeconómico sano. Así pues, la Comisión sostiene financieramente las reformas económicas emprendidas en este sentido por los países pobres muy endeudados.

El déficit democrático se acompaña frecuentemente de conflictos. A este respecto, los países de riesgo cuentan a menudo con procesos democráticos poco avanzados y el apoyo exterior es difícil de poner en aplicación. Con el fin de prestar apoyo a la democracia, el estado de derecho y la sociedad civil, la Unión lleva a cabo acciones en el ámbito de la transición, las elecciones democráticas, los derechos civiles y políticos, la libertad de expresión y los medios de comunicación, la buena gobernanza, el desarrollo de la sociedad civil y la igualdad entre hombre y mujer. Se prestará una importancia especial al apoyo a los procesos electorales, las actividades parlamentarias y la administración de la justicia.

También son necesarias medidas de apoyo a la reforma del sector de la seguridad (policía, fuerzas armadas, etc.) y acciones específicas posteriores al conflicto, tales como la desmovilización, el desarme y la reintegración (DDR), la retirada de minas, una especial atención a los niños víctimas de conflictos armados y las medidas destinadas a impulsar el proceso de reconciliación.

El tercer capítulo, relativo a la prevención a largo plazo, se fundamenta en una mayor eficacia en el tratamiento de las cuestiones transversales tales como las drogas, las armas ligeras, la gestión de los recursos naturales, la degradación del medio ambiente, las enfermedades transmisibles, los flujos masivos de poblaciones, el tráfico de seres humanos y los intereses del sector privado en las zonas inestables. La Comunicación ofrece algunos ejemplos de iniciativas llevadas a cabo por la Unión para luchar contra los efectos negativos de estas prácticas y explica la importancia de su erradicación a efectos de la prevención de conflictos. El último capítulo, relativo al papel de los agentes económicos privados en las zonas inestables, se refiere a su responsabilidad en el desarrollo socioeconómico de un determinado país, aunque también en el posible mantenimiento o aparición de causas estructurales de conflicto. Así pues, existe una serie de directrices tendentes a potenciar una actitud responsable de las empresas, incluidos el respeto de los derechos humanos de las poblaciones locales y la no interferencia en los asuntos políticos a escala local.

Prevención a corto plazo: una respuesta rápida en caso de conflictos incipientes

Paralelamente a la estrategia a largo plazo, será preciso disponer de una capacidad de alerta y actuación rápida. La ayuda económica de emergencia o los observadores electorales constituyen dos instrumentos tradicionales de la Unión cuya utilización debe optimizarse. La Unión también dispone de instrumentos políticos y diplomáticos tales como el diálogo político, los representantes especiales o el recurso a sanciones. En sus recomendaciones, la Comisión propone que el diálogo sea más específico y flexible, los representantes especiales se consideren mediadores de pleno derecho y las sanciones políticas se utilicen también con carácter preventivo. La Comisión considera también que los mecanismos civiles o militares de gestión de las crisis que se están elaborando actualmente en el contexto de la política europea de seguridad y defensa (PESD) podrían utilizarse en un contexto de «precrisis».

La Unión cuenta además con el mecanismo de reacción rápida que permite a la Comisión emprender acciones en este ámbito con mayor facilidad gracias a un marco jurídico y financiero único.

Reforzar la cooperación internacional en materia de prevención de conflictos

La Comisión considera que el planteamiento relativo a los «amigos de», que asocia a los prestatarios de ayuda de un determinado país, constituye un buen método de coordinación con los países socios en situaciones posteriores al conflicto. Por otro lado, la prevención ocupa un lugar importante en el marco del diálogo político que la Unión mantiene con los países industrializados.

En lo que atañe a las organizaciones internacionales, la Comisión fomenta el refuerzo de la cooperación con las Naciones Unidas, las instituciones de Bretton Woods (el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional), la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), el Consejo de Europa, la Organización de Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) y el G8 (el grupo formado por Alemania, Canadá, los Estados Unidos, Francia, Italia, Japón, el Reino Unido y Rusia). La cooperación tendrá en cuenta las características específicas de cada foro.

La Comisión reconoce el papel fundamental desempeñado por las organizaciones no gubernamentales (ONG), principalmente sobre el terreno, y manifiesta su intención de poner el énfasis en la prevención de conflictos en sus contactos con dichas organizaciones.

Conclusión

La Comisión considera que las ventajas de la acción preventiva quedan demostradas y se muestra decidida a utilizar los instrumentos comunitarios de modo más eficaz y coordinado. Se propone desplegar esfuerzos en el ámbito de:

  • la integración de los objetivos de paz, democracia y estabilidad política y social en los programas de ayuda;
  • la consideración de los indicadores relativos a la exclusión política y étnica, la marginalización social y regional y el deterioro medioambiental;
  • la aportación de un valor añadido a las iniciativas internacionales en materia de cuestiones transversales de conflicto potencial;
  • la utilización acertada de otros medios tales como el comercio, la política social, etc.;
  • el desarrollo de los planteamientos e instrumentos nuevos.

A modo de conclusión, la Comisión afirma que la capacidad de actuación de la Unión está relacionada con tres factores: una definición clara de los objetivos, una capacidad de actuación y, sobre todo, una voluntad política de actuación. Por último, recoge en anexo una lista de recomendaciones que se desprenden del texto de la presente Comunicación.

ACTOS CONEXOS

Reglamento (CE) n° 2368/2002 del Consejo, de 20 de diciembre de 2002, por el que se aplica el sistema de certificación del proceso de Kimberley para el comercio internacional de diamantes en bruto [Diario Oficial L 358 de 31.12.2002].

Comunicación de la Comisión de 29 de noviembre de 2001, «Financiación de operaciones de gestión civil de crisis» [COM (2001) 647 final - no publicada en el Diario Oficial].

Reglamento (CE) n° 381/2001 del Consejo, de 26 de febrero de 2001, por el que se crea un mecanismo de reacción rápida [Diario Oficial L 57 de 27.2.2001].

Comunicación de la Comisión de 11 de abril de 2000 sobre las misiones de apoyo y observación electoral de la UE [COM (2000) 191 final - no publicada en el Diario Oficial].

Informe de la Comisión: «One Year On: the Comisión's Conflict Prevention Policy», marzo de 2002.

Informe conjunto de la Secretaría General de la Comisión y del Alto Representante para la PESC transmitido al Consejo Europeo de Niza, 7 - 8 de diciembre de 2000 (EN).

Última modificación: 21.08.2006

Véase también

Para ampliar la información sobre la prevención de conflictos, se ruega consultar el sitio del Servicio Europeo de Acción Exterior.

Aviso jurídico | Sobre este sitio | Búsqueda | Dirección de contacto | Arriba