RSS
Índice alfabético
Esta página se encuentra disponible en 15 idiomas
Nuevos idiomas disponibles:  CS - HU - PL - RO

We are migrating the content of this website during the first semester of 2014 into the new EUR-Lex web-portal. We apologise if some content is out of date before the migration. We will publish all updates and corrections in the new version of the portal.

Do you have any questions? Contact us.


Controles oficiales de piensos y alimentos

En el marco de la revisión de la legislación alimentaria («paquete de higiene»), este Reglamento reorganiza los controles oficiales de piensos y alimentos para que el control esté integrado en todas las etapas y en todos los sectores de la producción. Define las tareas que incumben a la Unión Europea en cuanto a la organización de estos controles oficiales, así como las disposiciones que deben observar las autoridades nacionales encargadas de efectuarlos, incluidas las medidas de ejecución que deben tomarse si se incumple la legislación comunitaria.

ACTO

Reglamento (CE) nº 882/2004 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 29 de abril de 2004, sobre los controles oficiales efectuados para garantizar la verificación del cumplimiento de la legislación en materia de piensos y alimentos y la normativa sobre salud animal y bienestar de los animales [Véanse los actos modificativos].

SÍNTESIS

Este Reglamento tiene por objeto cubrir las lagunas de la legislación existente en materia de control oficial de piensos y alimentos merced a un planteamiento comunitario armonizado respecto de la concepción y el desarrollo de los sistemas de control nacionales.

El Reglamento tiene como finalidad:

  • prevenir o eliminar los riesgos que pudieran amenazar a los seres humanos y los animales, ya sea directamente, ya a través del medio ambiente, o bien reducirlos hasta un nivel aceptable;
  • garantizar unas prácticas leales en el comercio de piensos y alimentos y la protección de los intereses de los consumidores, también por lo que respecta al etiquetado de los piensos y los alimentos y a cualquier otra forma de información destinada a los consumidores.

Los controles oficiales se definen como «toda forma de control que efectúe la autoridad competente o la Comunidad para verificar el cumplimiento de la legislación sobre piensos y alimentos, así como las normas relativas a la salud animal y el bienestar de los animales».

El Reglamento no se aplica a los controles oficiales destinados a verificar el cumplimiento de las normas sobre la organización común de los mercados de productos agropecuarios.

OBLIGACIONES RELACIONADAS CON LOS CONTROLES OFICIALES

Los principios fundamentales en cuanto a las responsabilidades de las autoridades de los Estados miembros están fijados en el Reglamento (CE) nº 178/2002, que establece los principios y los requisitos generales de la legislación alimentaria; el Reglamento que nos ocupa describe más pormenorizadamente el modo de interpretar y aplicar dichos principios.

Los controles oficiales efectuados por los Estados miembros han de permitirles verificar y garantizar el cumplimiento de las legislaciones comunitarias y nacionales relativas a piensos y alimentos; para ello, los controles oficiales deben llevarse a cabo con regularidad y, en principio, sin previo aviso y en cualquier fase de la producción, la transformación y la distribución de piensos y alimentos. Los controles deben organizarse en función de los riesgos identificados, de la experiencia y los conocimientos adquiridos en controles anteriores, de la fiabilidad de los controles ya realizados por los explotadores de las empresas de los sectores en cuestión y de las sospechas de posible incumplimiento.

Autoridades competentes

Los Estados miembros designan las autoridades que son competentes para llevar a cabo los controles oficiales. Éstas deben cumplir una serie de criterios operativos que garanticen su eficiencia e imparcialidad; deben, pues, poseer equipos adecuados y un personal debidamente cualificado (en los ámbitos que se especifican en el anexo II), así como disponer de planes de emergencia. Pueden efectuarse auditorías internas o externas para asegurarse de que las autoridades competentes alcanzan los objetivos fijados por el Reglamento.

Si se delega una parte de los controles en entidades regionales o locales, debe haber una cooperación efectiva entre ellas y la autoridad central.

La autoridad competente puede delegar tareas de control específicas en organismos no gubernamentales, siempre y cuando estos últimos cumplan una serie de condiciones estrictas que se detallan en el Reglamento. Por eso está previsto un procedimiento para establecer una lista de las tareas que pueden o no delegarse: la toma de medidas de ejecución, por ejemplo, no puede delegarse. La autoridad competente puede efectuar auditorías o inspecciones en los organismos en los que ha delegado.

Transparencia y confidencialidad

Las autoridades competentes deben hacer pública la información pertinente que obra en su poder, sobre todo si hay motivos razonables para sospechar que un alimento o un pienso pueden presentar un riesgo para la salud humana o animal.

El personal de las autoridades competentes tiene prohibido divulgar la información obtenida en el ejercicio de sus funciones de control, que, por naturaleza, está protegida por el secreto profesional.

Muestreo y análisis

Los métodos de muestreo y análisis utilizados en los controles oficiales deben estar validados conforme a la legislación comunitaria o a protocolos internacionalmente reconocidos. Dichos métodos de análisis deben cumplir los criterios establecidos en el anexo III y ser realizados por laboratorios acreditados al efecto, de conformidad con las normas elaboradas por el Comité Europeo de Normalización (CEN).

Planes de emergencia

Deben elaborarse planes en los que se establezcan las medidas que deben aplicarse en caso de emergencia si un pienso o un alimento presentan un riesgo grave para las personas o los animales, ya sea directamente o a través del medio ambiente, y en los que se especifiquen las autoridades que han de intervenir, así como sus poderes y responsabilidades.

Control de los productos procedentes de terceros países

El Reglamento completa las disposiciones previstas por la Directiva 97/78/CE relativa a los controles aplicables a los piensos y los alimentos de origen animal. Por ejemplo, introduce los siguientes principios en relación con los piensos y los alimentos de origen no animal:

  • Los Estados miembros efectuarán con regularidad controles de los piensos y alimentos de origen no animal importados en la Unión Europea (UE). Dichos controles podrán tener lugar en cualquier fase de la distribución de las mercancías: antes o después del despacho a libre práctica (por ejemplo, en los locales del importador), durante la transformación o en el punto de venta al por menor. En cualquier caso, deberá existir una estrecha cooperación entre los servicios aduaneros y la autoridad competente.
  • Se establecerá y mantendrá al día, a nivel comunitario, una lista de los piensos y los alimentos que pueden presentar riesgos. Estos piensos y alimentos deberán presentarse obligatoriamente en puestos de inspección especialmente designados y equipados, a fin de someterlos a los controles necesarios. Tales controles deberán efectuarse en los puntos de entrada en la UE con anterioridad al despacho a libre práctica de las mercancías.
  • Se prevé la posibilidad de efectuar controles oficiales sobre los piensos y los alimentos procedentes de terceros países que entren en zonas francas o depósitos francos o sean sometidos a los regímenes aduaneros de tránsito, depósito aduanero, perfeccionamiento activo, transformación bajo control aduanero o importación temporal.

Los controles mencionados consistirán, como mínimo, en un control documental, un control identificativo y, en su caso, un control físico.

Los productos que no cumplan la legislación pueden ser objeto de incautación o confiscación para, a continuación, ser destruidos, sometidos a un tratamiento especial o reexpedidos fuera de la Comunidad; los costes de dichas operaciones corren a cargo del explotador responsable del lote en cuestión.

Por último, los controles específicos efectuados por terceros países antes de la exportación pueden ser homologados, siempre y cuando cumplan los requisitos comunitarios u otros, como mínimo, equivalentes. Si se ha concedido dicha homologación, podrá adaptarse la frecuencia de los controles efectuados por los Estados miembros.

Financiación de los controles oficiales

Los Estados miembros deben velar por que existan los recursos económicos adecuados para realizar los controles oficiales.

Si se imponen tasas a los explotadores de empresas alimentarias y de piensos, deben observarse principios comunes al fijar la cuantía de las mismas, y los métodos y datos empleados para calcularlas deben darse a conocer al público mediante su publicación o por otros medios.

Si los controles oficiales revelan un incumplimiento de la legislación sobre piensos y alimentos, los costes extraordinarios acarreados por la intensificación de los controles correrán a cargo del explotador de la empresa alimentaria o de piensos de que se trate.

Certificación

El Reglamento establece un procedimiento para especificar los casos y las condiciones en que debe procederse a una certificación oficial.

Laboratorios de referencia

En virtud de la legislación comunitaria vigente, se han establecido una serie de laboratorios comunitarios de referencia (anexo VII) que pueden beneficiarse del apoyo económico de la UE. Dichos laboratorios están encargados de:

  • proporcionar a los laboratorios nacionales de referencia información detallada acerca de los métodos analíticos;
  • organizar la realización de ensayos comparativos y coordinar, en sus ámbitos de competencia, las actividades prácticas y científicas necesarias para obtener nuevos métodos de análisis;
  • dirigir cursos de formación;
  • ofrecer asistencia técnica a la Comisión.

Los Estados miembros han de velar por que se designen, por cada laboratorio comunitario de referencia, uno o más laboratorios nacionales de referencia. Estos últimos funcionan como punto de intercambio de información entre el laboratorio comunitario de referencia y todos los laboratorios oficiales de los Estados miembros.

MEDIDAS ADMINISTRATIVAS

Asistencia y cooperación

Cuando los controles oficiales requieren la actuación de más de un Estado miembro, las autoridades competentes afectadas deben prestarse asistencia administrativa mutua. Esta asistencia puede transformarse en una cooperación activa que incluya controles sobre el terreno de los expertos de un Estado miembro en el territorio de otro.

Los Estados miembros deben designar un organismo de enlace que facilite y coordine la comunicación, la transmisión y la recepción de las peticiones de asistencia. Al recibir una petición motivada (existencia de un riesgo grave), el organismo de enlace se pone en contacto con las autoridades pertinentes, que se encargan de que la parte solicitante reciba toda la información y todos los documentos necesarios para garantizar el cumplimiento de la legislación.

Cuando la autoridad competente de un Estado miembro recibe información de un tercer país, transmite dicha información a las autoridades competentes de los Estados miembros a los que pueda interesar.

La asistencia administrativa se aplica al intercambio de todo tipo de información, salvo aquella que sea objeto de un procedimiento judicial o pueda perjudicar los intereses comerciales de personas físicas o jurídicas.

Planes nacionales de control

Los Estados miembros deben elaborar un plan nacional de control plurianual integrado. Dicho plan, cuya puesta en práctica debe comenzar, a más tardar, el 1 de enero de 2007, ha de definir de manera exhaustiva el sistema de control nacional y las actividades que comporta. Debe elaborarse conforme a los principios contenidos en las directrices que la Comisión redacta tras consultar con los Estados miembros, a fin de fomentar un planteamiento armonizado que anime a adoptar las mejores prácticas.

Un año después de haber comenzado a aplicarse los planes de control y, a partir de entonces, con una periodicidad anual, los Estados miembros tendrán que presentar a la Comisión un informe en el que actualicen su plan de control inicial. La Comisión elaborará y presentará al Parlamento Europeo y al Consejo, para su posterior publicación, un informe general sobre el funcionamiento global de los sistemas de control nacionales de los Estados miembros, basado en sus respectivos informes nacionales y en las auditorías que ella misma haya efectuado.

Controles comunitarios en los Estados miembros

Hasta ahora, los controles comunitarios en los Estados miembros se organizaban de acuerdo con los mandatos que otorgan a la Comisión las diversas directivas sectoriales. La creación, merced a este Reglamento, de un único fundamento jurídico y el establecimiento de planes de control han de permitir a los servicios de control de la UE efectuar una auditoría general de los sistemas de control de los Estados miembros de una manera global. Si es necesario, estas inspecciones y auditorias nacionales efectuadas por la Oficina Alimentaria y Veterinaria (OAV) de la Comisión pueden ser complementadas por otras auditorías o inspecciones más específicas para un sector o un problema concretos. Después de cada control efectuado, la Comisión elabora un informe con las conclusiones extraídas y, si procede, con recomendaciones a las que los Estados miembros deben dar el adecuado seguimiento.

Asimismo, el Reglamento prevé que expertos de la Comisión puedan efectuar controles en terceros países y exige a estos últimos que dispongan de planes de control similares a los previstos para los Estados miembros, en relación con los productos que exporten a la Unión Europea. Estos planes deben ser técnica y económicamente realistas teniendo en cuenta la situación y la estructura específicas del país, así como la naturaleza de los productos exportados.

Controles efectuados en terceros países

Los terceros países que desean exportar mercancías a la UE deben informar a la Comisión sobre la organización y la gestión generales de sus sistemas de control sanitario. Si tal información no resulta satisfactoria, la Comisión puede tomar medidas provisionales tras consultar al país afectado.

La Comisión debe tener en cuenta las listas establecidas en virtud del Reglamento (CE) n° 854/2004 por el que se establecen normas específicas para la organización de controles oficiales de los productos de origen animal destinados al consumo humano. Con respecto a otro tipo de productos, puede, en su caso, confeccionar listas comparables o adoptar otras medidas (certificados, condiciones particulares de importación, etc.).

Formación del personal de control

Debe existir un marco comunitario para la formación del personal de control en los Estados miembros, a fin de que las decisiones tomadas por dicho personal sean uniformes. La Comisión puede organizar cursos de formación que traten la legislación y los métodos y técnicas de control, producción, transformación y comercialización de piensos y alimentos.

Controles de terceros países en los Estados miembros

Las autoridades de terceros países tienen derecho a realizar controles en los Estados miembros, acompañadas, en su caso, de representantes de la OAV, que pueden ayudar a los Estados miembros proporcionándoles información y datos disponibles a nivel comunitario que quizá sean útiles en relación con los controles efectuados por terceros países.

Medidas de ejecución nacionales

Cuando los controles oficiales revelan incumplimientos, la autoridad competente adopta las medidas apropiadas teniendo en cuenta la naturaleza del incumplimiento y los antecedentes de la explotación que lo ha cometido. Puede tratarse de medidas administrativas (retirada del mercado o destrucción del producto, cierre de una empresa o retirada de la autorización concedida a un establecimiento, etc.) o de sanciones, en cuyo caso deben ser efectivas, disuasorias y proporcionadas.

Medidas de ejecución comunitarias

El Reglamento añade una nueva dimensión a las medidas de salvaguardia del Reglamento (CE) nº 178/2002, lo que permite a la Comisión tomar medidas cuando hay pruebas de que el sistema de control de un Estado miembro presenta defectos graves. Estas medidas incluyen la suspensión de la comercialización de determinados productos o el establecimiento de condiciones especiales para su distribución. Tales medidas sólo se adoptan cuando los controles comunitarios han puesto en evidencia el incumplimiento del Derecho comunitario y los Estados miembros afectados no han remediado la situación a instancia de la Comisión y en el plazo establecido por ella.

CONTEXTO

En enero de 2000, la Comisión presentó una completa refundición de la legislación relativa a la higiene de los alimentos y las cuestiones veterinarias, el llamado «paquete de higiene». Esta reorganización se compone de cinco actos sobre los siguientes temas:

El Reglamento entró en vigor el 20 de mayo de 2004 y será aplicable a partir del 1 de enero de 2006, a excepción de sus artículos 27 y 28 (financiación de las medidas de control), que serán aplicables a partir del 1 de enero de 2007.

REFERENCIAS

Acto Entrada en vigor Plazo de transposición en los Estados miembros Diario Oficial

Reglamento (CE) n° 882/2004

20.5.2004

-

DO L 165 de 30.4.2004

DEROGACIÓN DEL ACTO

Reglamento (CE) n° 1162/2009 [Diario Oficial L 314 de 1.12.2009].
El Reglamento (CE) n° 1162/2009 establece un plazo adicional para que los laboratorios internos de los mataderos y los establecimientos de manipulación de caza que realizan los controles oficiales de Trichinella obtengan una acreditación plena. La concesión de esta derogación está sujeta al respeto de determinadas condiciones. Los laboratorios en cuestión deben demostrar sobre todo que han iniciado los procedimientos de acreditación y ofrecer garantías satisfactorias de la calidad de los análisis que efectúan.

Acto(s) modificativo(s) Entrada en vigor Plazo de transposición en los Estados miembros Diario Oficial

Reglamento (CE) n° 1029/2008

10.11.2008

-

DO L 278 de 21.10.2008

Reglamento (CE) n° 596/2009

7.8.2009

-

DO L 188 de 18.7.2009

Las sucesivas modificaciones y correcciones al Reglamento (CE) n° 882/2004 Se han integrado en el texto de base. Esta versión consolidada tiene un valor meramente documental.

ACTOS CONEXOS

Decisión 2009/821/CE de la Comisión, de 28 de septiembre de 2009, por la que se establece una lista de puestos de inspección fronterizos autorizados y se disponen determinadas normas sobre las inspecciones efectuadas por los expertos veterinarios de la Comisión, así como las unidades veterinarias de Traces [Diario Oficial L 296 de 12.11.2009].
Véase la versión consolidada

Reglamento (CE) n° 669/2009 de la Comisión, de 24 de julio de 2009, por el que se aplica el Reglamento (CE) n o 882/2004 del Parlamento Europeo y del Consejo en lo que respecta a la intensificación de los controles oficiales de las importaciones de determinados piensos y alimentos de origen no animal y se modifica la Decisión 2006/504/CE [Diario Oficial L 194 de 25.7.2009].
Véase la versión consolidada

Última modificación: 07.10.2010
Aviso jurídico | Sobre este sitio | Búsqueda | Dirección de contacto | Arriba