RSS
Índice alfabético
Esta página se encuentra disponible en 5 idiomas

We are migrating the content of this website during the first semester of 2014 into the new EUR-Lex web-portal. We apologise if some content is out of date before the migration. We will publish all updates and corrections in the new version of the portal.

Do you have any questions? Contact us.


Higiene de los piensos

La Unión Europea (UE) amplía las normas generales sobre higiene y la seguridad alimentaria a todos los niveles de la cadena de alimentación animal, incluida la producción primaria, estableciendo un sistema de responsabilidades y de obligaciones para los explotadores de ese sector. El sistema incluye, en particular, requisitos relativos al registro o a la autorización de las empresas y a la producción de los piensos.

ACTO

Reglamento (CE) nº 183/2005 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 12 de enero de 2005, por el que se fijan requisitos en materia de higiene de los piensos [Véanse los acto(s) modificativo(s)].

SÍNTESIS

Este Reglamento impone a los explotadores de empresas de piensos requisitos en lo que respecta a la higiene y a la trazabilidad, así como la obligación de un registro y la autorización de sus establecimientos. El objetivo es obtener un nivel elevado de protección de la salud humana y animal, en particular garantizando que los alimentos para los animales sean seguros y de buena calidad.

Ámbito de aplicación

El Reglamento se aplica a las actividades de los explotadores del sector de la alimentación animal, desde la producción primaria de piensos * hasta su comercialización, así como a las importaciones procedentes de terceros países de productos destinados a la alimentación de los animales. Esto también incluye la alimentación de los animales productores de alimentos.

Están excluidos del ámbito de aplicación del Reglamento:

  • la producción doméstica privada de piensos para animales productores de alimentos destinados a un consumo doméstico privado y para animales no destinados a la producción de alimentos, así como la alimentación de dichos animales;
  • la entrega directa, a nivel local, de pequeñas cantidades de productos primarios por el productor a explotaciones agrícolas locales;
  • la venta al por menor de alimentos para animales domésticos.

Obligaciones de los explotadores

Los explotadores del sector de la alimentación animal que ejerzan actividades de producción primaria de piensos deberán adoptar las medidas necesarias para prevenir, suprimir o reducir los riesgos para la seguridad de los piensos, durante las etapas de fabricación, preparación, limpieza, embalaje, almacenamiento y transporte de dichos productos (anexo I). Dichos explotadores deberán llevar registros en los que se detallen las medidas adoptadas para controlar los peligros de contaminación.

Los explotadores del sector de la alimentación animal que ejerzan actividades distintas de la producción primaria de piensos deberán adoptar medidas apropiadas para garantizar la seguridad de los productos que fabriquen, transporten o utilicen. Dichas medidas están detalladas con más precisión que las correspondientes a la producción primaria de piensos (anexo II) y se refieren, en particular, a las instalaciones y a los equipos utilizados por los explotadores, la formación del personal, la organización y la vigilancia de las distintas etapas de producción, así como a los documentos que los explotadores deben conservar.

Los explotadores del sector de la alimentación animal que ejerzan actividades distintas de la producción primaria de piensos aplicarán los principios del sistema APPCC (análisis de peligros y control de puntos críticos) y deberán conservar los documentos que demuestren que respetan dichos principios.

El sistema APPCC prevé una serie de requisitos que deben respetarse durante todo el ciclo de producción, transformación y distribución para permitir, gracias a un análisis de los peligros, determinar los puntos críticos en los que la realización de controles es indispensable para garantizar la inocuidad alimentaria:

  • detección de cualquier peligro que deba evitarse, eliminarse o reducirse a niveles aceptables;
  • detección de los puntos de control crítico en la etapa o etapas en que el control sea esencial;
  • establecimiento de límites críticos más allá de los cuales es necesaria una intervención;
  • establecimiento y aplicación de procedimientos de seguimiento efectivos en puntos críticos;
  • establecimiento de medidas correctivas cuando el seguimiento indique que un punto crítico no está controlado;
  • establecimiento de procedimientos de autocontrol para comprobar si las medidas adoptadas son eficaces;
  • establecimiento de registros con el fin de demostrar la aplicación efectiva de estas medidas y facilitar los controles oficiales por la autoridad competente.

Los explotadores del sector de la alimentación animal son responsables de toda infracción de la legislación aplicable en materia de seguridad de los piensos. Para preparar la puesta en práctica de un sistema de garantías financieras para los explotadores de este sector, la Comisión presenta al Parlamento Europeo y al Consejo un informe sobre las garantías financieras en el sector de la alimentación animal (véase el apartado «actos vinculados»).

Los explotadores del sector de la alimentación animal (incluidos los que ejercen actividades de producción primaria de piensos) deben hacer lo necesario para que los centros que se hallen bajo su control sean registrados por la autoridad competente de su Estado miembro. En caso de que se efectúe un control, deberán facilitar a dicha autoridad datos actualizados y cooperar con ella.

Cuando lo exijan la legislación nacional o la comunitaria, las empresas alimentarias deberán estar autorizadas por la autoridad competente y no podrán ejercer sus actividades sin esa autorización. La autoridad competente de cada Estado miembro deberá elaborar una o varias listas de los establecimientos autorizados. Cuando un establecimiento autorizado ya no cumpla los requisitos aplicables a su actividad, la autorización podrá quedar suspendida temporalmente o anulada.

Los explotadores que importen productos procedentes de terceros países deberán asegurarse de que:

  • el país de que se trate figura en una lista elaborada con arreglo al Reglamento (CE) n° 882/2004 sobre los controles oficiales efectuados para garantizar la verificación del cumplimiento de la legislación en materia de piensos y alimentos;
  • el establecimiento proveedor figura en una lista elaborada por el tercer país en el que se certifique la conformidad con las normas de higiene comunitarias o con normas equivalentes.

Guías de buenas prácticas

Los Estados miembros fomentarán la elaboración de guías nacionales de buenas prácticas en el sector de la alimentación animal y de guías nacionales sobre la aplicación de los principios APPCC. Los Estados miembros estudiarán estas guías nacionales para asegurarse de que la aplicación de su contenido es viable, de que han sido elaboradas teniendo en cuenta los principios generales pertinentes del Codex Alimentarius y de que se ha consultado a todas las partes interesadas. Las guías nacionales consideradas conformes serán transmitidas a la Comisión, que las inscribirá en un registro.

Si la Comisión lo considera oportuno, podrán elaborarse guías comunitarias uniformes. El Comité Permanente de la Cadena Alimentaria se asegurará de que la aplicación de su contenido es viable, de que han sido elaboradas teniendo en cuenta los principios pertinentes del Codex Alimentarius y de que se ha consultado a todas las partes interesadas.

Contexto

El Reglamento (CE) n° 178/2002 es la piedra angular de la nueva legislación europea en materia de seguridad alimentaria. Al adoptar el enfoque «de la granja al consumidor», el Reglamento pretende, a la luz de los dictámenes científicos más recientes, garantizar un nivel elevado de salud y seguridad a lo largo de toda la cadena alimentaria. Este enfoque cubre asimismo todos los sectores de la cadena de la alimentación animal, incluida la producción primaria de piensos (que no estaba cubierta por la antigua legislación), la alimentación animal y la producción de piensos.

Tras las crisis sanitarias recientes y en los casos de contaminación de piensos y de materias primas destinadas a dichos piensos (encefalopatía espongiforme bovina, dioxina, hormonas, etc.), la Unión Europea se ha dotado de un instrumento jurídico que permite garantizar la seguridad de todos los tipos de piensos, que hace que todas las empresas del sector de la alimentación animal actúen respetando unos requisitos armonizados en materia de higiene y que permite asimismo mejorar la trazabilidad de los piensos.

El Reglamento sustituye la Directiva 95/69/CE.

Términos clave del acto

Producción primaria de piensos: la producción de productos agrícolas, incluidos, en particular, el cultivo, la cosecha, el ordeño y la cría de animales (previa a su sacrificio) o la pesca, obteniéndose exclusivamente productos que no son sometidos a ninguna otra operación después de la cosecha, la recolección o la captura, aparte del mero tratamiento físico.

REFERENCIAS

ActoFecha de entrada en vigorTransposición en los Estados miembrosDiario Oficial

Reglamento (CE) n° 183/2005

8.2.2005

-

DO L 35 de 8.2.2005

Acto(s) modificativo(s)Entrada en vigorPlazo de transposición en los Estados miembrosDiario Oficial

Reglamento (CE) n° 219/2009

20.4.2009

-

DO L 87 de 31.3.2009

ACTOS VINCULADOS

Informe de la Comisión al Parlamento Europeo y al Consejo sobre las disposiciones legales, los sistemas y las prácticas existentes en materia de responsabilidad en el sector de los piensos y en el de los alimentos tanto en los Estados miembros como a nivel comunitario y sobre los sistemas viables de garantías financieras en el sector de los piensos a nivel comunitario, de conformidad con el artículo 8 del Reglamento (CE) nº 183/2005 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 12 de enero de 2005, por el que se fijan requisitos en materia de higiene de los piensos [COM (2007) 469 final– no publicado en el Diario Oficial].
Este Informe constituye la base de un sistema de garantías financieras para los explotadores de empresas de piensos. A partir del Reglamento (CE) nº 183/2005, que atribuye a los explotadores la responsabilidad financiera de cara a las infracciones de la legislación comunitaria en materia de seguridad de los piensos, el Informe analiza las diversas opciones de garantía que puedan asegurar el respeto de esta responsabilidad en el marco de un sistema eficaz. A este efecto, el Informe tiene en cuenta el papel de los seguros, ya sean obligatorios o voluntarios, las garantías bancarias y los sistemas de mancomunidad sectorial. El Informe pone de relieve la complejidad del problema y propone la apertura de un amplio debate público en torno a las distintas opciones. Este debate, que convendría celebrar durante los dos años siguientes a la publicación del Informe, deberá considerar las opiniones de todas las partes afectadas.

Última modificación: 22.04.2011
Aviso jurídico | Sobre este sitio | Búsqueda | Dirección de contacto | Arriba