RSS
Índice alfabético
Esta página se encuentra disponible en 15 idiomas
Nuevos idiomas disponibles:  CS - HU - PL - RO

We are migrating the content of this website during the first semester of 2014 into the new EUR-Lex web-portal. We apologise if some content is out of date before the migration. We will publish all updates and corrections in the new version of the portal.

Do you have any questions? Contact us.


Estrategia de Salud Animal para la Unión Europea (2007-2013)

La acción comunitaria en materia de salud animal se inspira en una ambiciosa estrategia, fruto de una evaluación en profundidad, que abre nuevos debates interinstitucionales en torno a esta cuestión. La estrategia consta de cuatro «pilares» que circunscriben las normas comunitarias destinadas a todos los agentes interesados en este sector.

ACTO

Comunicación de la Comisión al Consejo, al Parlamento Europeo, al Comité Económico y Social Europeo y al Comité de las Regiones, de 19 de septiembre de 2007, sobre una nueva Estrategia de Salud Animal para la Unión Europea (2007-2013) en la que «más vale prevenir que curar» [COM (2007) 539 final - no publicada en el Diario Oficial].

SÍNTESIS

La estrategia europea en materia de salud animal está basada en una evaluación iniciada por la Comisión en 2004 y se aplica a la salud de todos los animales de la Unión Europea (UE).

Sus objetivos son:

  • proteger la salud pública y la seguridad alimentaria;
  • promover la ganadería y la economía rural;
  • garantizar los movimientos necesarios de los animales;
  • contribuir al desarrollo sostenible de la UE.

Primer pilar: Priorización de la intervención de la UE

La acción comunitaria debe basarse en una evaluación de las principales amenazas para la salud animal. El análisis debe determinar la importancia de estas amenazas respecto a los objetivos de la estrategia de la UE, el «nivel de riesgo aceptable» para la Comunidad y la prioridad de acción relativa para reducir el riesgo. El objetivo de la acción comunitaria dentro de este marco será la reducción del riesgo hasta un nivel aceptable, puesto que el «riesgo cero» no existe. Por otro lado, la Comunidad aplica el principio de cautela que prevé la aplicación de medidas provisionales en caso de que exista una amenaza potencialmente grave para la salud pero carezca de certidumbre científica.

Se invita a los representantes de todas las partes implicadas en el proceso de gestión de los riesgos a que participen en la toma de decisiones comunitarias. El análisis y la gestión de los riesgos deberán basarse en la definición de objetivos cuantificables y en la evaluación de los recursos y de los avances conseguidos.

Segundo pilar: Un marco de salud animal moderno

La UE y algunas organizaciones internacionales, como la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) o el Banco Mundial, reconocen la importancia de la protección de la salud animal.

El principal instrumento comunitario para proteger la salud animal es una legislación adaptada y actualizada de manera permanente que aplique los principios de la política comunitaria y sus obligaciones internacionales. En su esfuerzo por mejorar dicha legislación y su eficacia, la UE aspira a establecer un marco regulador único más claro que respete las directivas de la OIE y el Codex Alimentarius.

Un reparto adecuado de los costes, los beneficios y las responsabilidades podría contribuir al éxito de la estrategia y a limitar los riesgos financieros de los Estados miembros y de la Comunidad fomentando la prevención de las amenazas relacionadas con los animales.

La protección de las fronteras exteriores contra la entrada de enfermedades y la lucha contra los focos de enfermedades exóticas son responsabilidad de los Estados miembros. Además, es fundamental que los gobiernos indemnicen por las pérdidas de bienes privados destruidos en aras del interés público. La responsabilidad de la salud de los animales incumbe en primer lugar a sus propietarios y, de manera colectiva, al sector económico. El éxito de la estrategia exige la plena participación y el total compromiso de todas las partes, con inclusión del sector de los seguros.

El Codex Alimentarius y la OIE son referencias esenciales para la legislación aplicable en el ámbito de las enfermedades animales. La UE respeta sus directivas y anima a los otros miembros internacionales a consagrar los mismos valores. La propia Comunidad contempla, además, la posibilidad de convertirse en miembro de la OIE.

Una mejor salud animal contribuye a la competitividad de las empresas europeas. Por otro lado, la armonización de estas normas permite una competencia leal en el mercado comunitario y se extiende eficazmente a las importaciones. Por lo que respecta a las exportaciones, una mejor definición de las prioridades de actuación frente a los obstáculos de naturaleza sanitaria contribuirá a facilitar el acceso a los mercados de exportación.

Tercer pilar: Prevención de las amenazas relacionadas con los animales, vigilancia y preparación ante las crisis

La promoción de medidas de bioseguridad * en las explotaciones y su financiación constituirán importantes criterios de referencia para los procedimientos de «división en zonas» y «compartimentación».

La identificación y el seguimiento de los movimientos de los productos alimentarios de origen animal y de los alimentos para animales se basan en un sistema de control de los intercambios y en un sistema de identificación en «papel» de cada animal. Para integrar el sistema a escala de la UE, se introducirá gradualmente un sistema electrónico.

Se prevén acciones para mejorar la bioseguridad en las fronteras sin perturbar los movimientos de las personas y de las mercancías agrícolas. Las acciones incluyen no sólo la mejora de la legislación actual y de la cooperación entre los agentes vinculados a los controles aduaneros, sino también el envío de asistencia técnica a los países en desarrollo para que puedan cumplir las normas comunitarias.

La UE se propone apoyar la vigilancia veterinaria mediante una cooperación más estrecha entre las partes interesadas, medios financieros adaptados y el fomento de la formación en este sector. La información científica recogida a través de esta actividad de vigilancia puede contribuir a la toma de decisiones de las instituciones de la UE, de los gobiernos y de otros agentes interesados en la protección de la salud animal.

La UE debe mejorar su preparación para hacer frente a las urgencias mediante una iniciativa integrada y un uso más extenso de las vacunas.

Cuarto pilar: Ciencia, innovación e investigación

La UE fomenta el desarrollo científico y tecnológico en el ámbito de la salud pública y la salud animal. A tal fin, los laboratorios comunitarios y nacionales de referencia y las agencias europeas (en particular, la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria [DE] [EN] [FR] [IT] y la Agencia Europea de Medicamentos) están llamados a colaborar y a desempeñar un papel clave en las actividades científicas.

La innovación y la investigación en el sector de la seguridad alimentaria se apoyan en un conjunto de instrumentos como el Séptimo Programa Marco de Investigación y el Plan de Acción Comunitario sobre Protección y Bienestar de los Animales.

Términos clave del acto
  • Bioseguridad: las medidas adoptadas para luchar contra las enfermedades o evitar su propagación. Se refieren al tratamiento de animales nuevos introducidos en la explotación y de los animales enfermos, al transporte de las personas, de los animales y del material, a la alimentación de los animales y a la limpieza de las instalaciones.
Última modificación: 19.12.2007
Aviso jurídico | Sobre este sitio | Búsqueda | Dirección de contacto | Arriba