RSS
Índice alfabético
Esta página se encuentra disponible en 4 idiomas

We are migrating the content of this website during the first semester of 2014 into the new EUR-Lex web-portal. We apologise if some content is out of date before the migration. We will publish all updates and corrections in the new version of the portal.

Do you have any questions? Contact us.


Plan de acción de la UE (2004-2007) para la prevención del fraude de los medios de pago distintos del efectivo

La Comunicación de 2004 proponía una serie de acciones en materia de prevención del fraude de los medios de pago distintos del efectivo que se basaba en el plan de acción 2001-2003. En abril de 2008 la Comisión publicó un informe sobre la aplicación de este Plan de Acción.

ACTO

Comunicación de la Comisión al Consejo, al Parlamento Europeo, al Comité Económico y Social Europeo, al Banco Central Europeo y a Europol de 20 de octubre de 2004: un nuevo plan de acción de la UE (2004-2007) para la prevención del fraude de los medios de pago distintos del efectivo [COM (2004) 679 final - Diario Oficial C 49 de 28.6.2006].

SÍNTESIS

Las medidas previstas por el plan de acción 2001-2003 para la prevención del fraude (PAPF) han sido un éxito. La experiencia demuestra que la Comisión desempeña un papel de catalizador, que estimula el intercambio de información y refuerza la cooperación transfronteriza. La Comisión considera que la cooperación entre los diferentes actores es un principio fundamental para luchar eficazmente contra el fraude. Efectivamente, es de desear una mejora de la cooperación entre las autoridades públicas y el sector privado en los Estados miembros. Con el fin de garantizar un eficaz intercambio de información a nivel europeo, la Comisión considera necesaria en el ámbito de la prevención del fraude una clarificación de la legislación comunitaria y nacional en materia de protección de datos. Es prioritario integrar en el marco comunitario de prevención del fraude a los 10 nuevos Estados miembros que ingresaron en la Unión el 1 de mayo del 2004 e intensificar las relaciones con las autoridades públicas de los terceros países.

En la presente Comunicación fijaba la Comisión las prioridades para mantener y mejorar la cooperación entre todos los actores. Concretamente, éstos eran sus objetivos:

Organizar medidas concretas tales como formaciones a nivel paneuropeo y conferencias

Había que mejorar la formación de las autoridades competentes en materia de represión del fraude. La Comisión tenía previsto organizar para agentes de policía especializados en la materia períodos de formación a nivel paneuropeo, así como conferencias a alto nivel para mandos policiales, jueces y fiscales. Estas medidas tenían por objeto aumentar la sensibilización sobre el fraude de los medios de pago y su impacto en el sistema financiero. Por último, la Comisión tenía previsto organizar un seminario sobre la prevención del fraude especialmente destinado al sector privado y a las autoridades públicas de los nuevos Estados miembros.

Reconsiderar el sistema de transmisión de datos a nivel europeo

La Comisión consideraba problemático que en la Unión Europea no se puedan intercambiar datos sobre comerciantes y defraudadores de alto riesgo y deseaba que se clarifique y armonice a escala europea la legislación en materia de protección de datos. En opinión de la Comisión, las partes interesadas deben poder intercambiar información para detectar precozmente las tentativas de fraude y notificarlas, pero respetando siempre los derechos y libertades de las personas, y las normas de competencia. La Comisión propuso que, en colaboración con las autoridades nacionales responsables en materia de protección de datos, se definieran claramente los límites y las condiciones de los intercambios de información relacionados con la prevención del fraude.

Reorganizar el Grupo de Expertos en materia de Prevención del Fraude (GEPF)

El grupo de expertos de la Unión en materia de prevención del fraude (GEPF) estaba compuesto por los responsables en materia de prevención del fraude y potenciaba la cooperación y el intercambio de información. De cara a la ampliación a 25 miembros se impuso una reorganización de los procedimientos de trabajo y del método de participación. Concretamente, la Comisión propuso que en cada país o sector actuase de contacto un experto en prevención del fraude que diese parte de los progresos realizados por el grupo a nivel nacional. La Comisión propuso asimismo que se crease un grupo de control para preparar los trabajos del GEPF y supervisar las actividades de los subgrupos de modo que se garantizase la eficacia de las medidas previstas y se pudiesen celebrar reuniones con frecuencia. Propuso también la Comisión que se crearan un par de subgrupos que abordasen los problemas de seguridad y los relacionados con los usuarios. El GEPF debía asimismo propiciar una mejor comunicación con los ciudadanos y los profesionales del sector dando notoriedad a los progresos realizados y a la eficacia de las medidas del nuevo Plan de Acción.

Reforzar la seguridad de los sistemas de pago e implicar a los ciudadanos

La utilización de las tarjetas inteligentes refuerza la seguridad y reduce el riesgo de fraude. La Comisión sigue con especial interés cualquier nueva solución que redunde en aras de la seguridad y se muestra a favor de esta evolución. Concretamente, desea que se concite la confianza de los ciudadanos ofreciéndoles una mejor información sobre los niveles de seguridad. Los ciudadanos de la Unión tienen que disponer de una información más clara sobre la seguridad de los pagos y los comerciantes deben contar con un mejor material pedagógico y de instrumentos adecuados para protegerse de la piratería de los datos. Precisamente, un estudio de la Comisión viene a poner de manifiesto que debido al coste de los nuevos equipos no siempre utilizan los pequeños comerciantes la tecnología más adecuada. La Comisión lamentaba además que no se hubiesen armonizado los criterios de evaluación de la seguridad, porque ello reduciría tanto los costes, como los plazos, si bien dicha armonización no debería nunca traducirse en una disminución del nivel de seguridad existente. Todas estas cuestiones de seguridad debían ser debidamente estudiadas por uno de los subgrupos antedichos. Además, la Comisión había iniciado un estudio sobre los métodos de comprobación del titular, en el caso de los pagos mediante tarjeta, y de los usuarios, en el caso de los pagos electrónicos y por teléfono móvil.

Tener en cuenta las evoluciones técnicas

Había que mejorar la notificación de las pérdidas y robos de tarjetas de pago en la UE. Técnicamente es factible y deseable que los números para notificar la pérdida o el robo de una tarjeta sean los mismos en toda la UE. La Comisión había previsto además una serie de iniciativas concretas para prevenir la usurpación de la identidad en la Unión, con frecuencia relacionada con la delincuencia organizada. La Comisión está estudiando la posibilidad de establecer un único punto de contacto en toda la Unión para los ciudadanos y empresas a quienes se les haya usurpado su identidad. Tampoco había que escatimar esfuerzos para proteger las páginas web comerciales de los accesos no autorizados. La intrusión en las bases de datos de las páginas web de comercio electrónico causa un perjuicio difícil de cuantificar para la reputación de los comerciantes interesados y menoscaba la percepción que se tiene de la seguridad en Internet a la par que genera una pérdida de confianza entre los consumidores.

A finales del año 2007 la Comisión presentaría un informe sobre los progresos realizados en la aplicación del presente plan de acción.

ACTOS CONEXOS

Documento de trabajo de los servicios de la Comisión de 22 de abril de 2008 – informe sobre el fraude de los medios de pago distintos del efectivo en la UE: ejecución del Plan de Acción de la UE para 2004-2007 [SEC(2008) 511 final – no publicado en el Diario Oficial].
Este informe presenta la ejecución del Plan de Acción para 2004-2007, así como una introducción general del contexto de la prevención/lucha contra el fraude de los medios de pago. Este período se caracteriza por la aplicación de iniciativas de carácter legislativo y no legislativo. En cuanto a las primeras, destacan la Directiva 2005/60/EC relativa a la prevención del blanqueo de capitales y la Directiva 2007/64/EC sobre servicios de pago en el mercado interior (DSP). En cuanto a las segundas, en la mayoría de los casos las iniciativas se han llevado a cabo en el sector de los medios de pago. De las prioridades señaladas en el Plan de Acción (anteriormente mencionadas), estas son en las que más se ha avanzado:

Organizar medidas concretas tales como formaciones a escala paneuropea y conferencias
Europol, en colaboración con el sector de los medios de pago y, en algunos casos, con la financiación de la Comisión, ha organizado varias sesiones de formación especializada para las autoridades de los cuerpos de seguridad en las que se han abordado los aspectos operativos del fraude con tarjeta de pago. En noviembre de 2006, la Comisión organizó una conferencia de alto nivel sobre usurpación de identidad y fraude de pago para agentes policiales veteranos, magistrados y fiscales, y en marzo del mismo año se celebró el seminario sobre prevención del fraude de medios de pago para los países candidatos.

Reconsiderar el sistema de transmisión de datos a escala europea
Dentro del GEPF se creó un grupo de gestión de datos que, en diciembre de 2006, elaboró un informe sobre los obstáculos para el tratamiento de información personal cuyo objetivo es la prevención del fraude. Además, la DSP permite que los sistemas de pago y los proveedores de servicios traten la información personal en caso de que sea necesario para evitar el fraude.

Reorganizar el Grupo de Expertos en materia de Prevención del Fraude (GEPF)
Se invitó a expertos a las reuniones del Grupo, sobre todo a representantes de consumidores, para que aportasen su opinión a los miembros del GEPF. Tal y como se había propuesto, también se conformó el equipo directivo del GEPF. Además, dentro del Grupo se establecieron subgrupos adicionales especializados en seguridad de los cajeros automáticos, comunicación, comercio, usurpación de identidad, cuestiones relativas a la aplicación de la ley y valoración de la seguridad. A pesar de que no se llegó a crear un subgrupo específico para las cuestiones relativas a los usuarios, este tema se debatió en los subgrupos pertinentes. En lo que respecta a la mejora de la comunicación sobre prevención del fraude, en diciembre de 2007 la Comisión presentó la Comunicación COM(2007)808 sobre educación financiera de los consumidores, en la que se hacían recomendaciones y se prestaba asistencia práctica a los responsables de impartir este tipo de formación.

Reforzar la seguridad de los sistemas de pago e implicar a los ciudadanos
En noviembre de 2007 se completó el estudio sobre métodos de identificación de los usuarios de medios de pago a través de tarjeta, teléfono móvil o pago electrónico.

Tener en cuenta las evoluciones técnicas
En febrero de 2007, la Comisión adoptó la Decisión 2007/116/EC por la que se reservaba el rango de numeración nacional que comienza por 116 como números de teléfono gratuitos para los servicios de valor social. El establecimiento de un único punto de contacto sobre usurpación de identidad se abordó en un informe del GEPF y en la conferencia de alto nivel.

Los avances logrados durante este período demuestran que los aspectos sobre seguridad son extremadamente importantes, aunque no más que la confianza de los consumidores. Se cree que ambas se potenciarán gracias al nuevo marco legal, así como a las iniciativas del sector y la Comisión (incluidas las medidas que no se definen en el Plan de Acción).

Última modificación: 01.09.2008
Aviso jurídico | Sobre este sitio | Búsqueda | Dirección de contacto | Arriba