RSS
Índice alfabético
Esta página se encuentra disponible en 11 idiomas

We are migrating the content of this website during the first semester of 2014 into the new EUR-Lex web-portal. We apologise if some content is out of date before the migration. We will publish all updates and corrections in the new version of the portal.

Do you have any questions? Contact us.


Cooperación reforzada para facilitar el acceso a los mercados

Archivos

La Comisión propone la instauración de una cooperación reforzada con las empresas europeas y los Estados miembros para facilitar el acceso a los mercados, establece los ejes prioritarios y preconiza la utilización de instrumentos de acceso eficaces y transparentes.

ACTO

Comunicación de la Comisión al Consejo, al Parlamento Europeo, al Comité Económico y Social Europeo y al Comité de las Regiones, de 18 de abril de 2007, «Una Europa global: una cooperación reforzada para facilitar a los exportadores europeos el acceso a los mercados» [COM (2007) 183 final - no publicada en el Diario Oficial].

SÍNTESIS

En la economía mundial actual, el acceso a los mercados es el principal determinante de la potencia económica de las empresas y los exportadores europeos. La instauración de una política comercial eficiente es fundamental para el crecimiento y el empleo, y garantiza a las empresas europeas la competitividad y un auténtico acceso a los mercados.

Para que exista una competencia leal, es indispensable que las economías emergentes abran más sus mercados y supriman sus obstáculos a los intercambios. La Unión Europea (UE) está dispuesta a hacer lo propio para fomentar la competitividad y la innovación, y atraer las inversiones extranjeras.

La liberación progresiva de los mercados permite la obtención de resultados positivos, tanto para los países desarrollados como los países en desarrollo. Por ello, la UE da prioridad a los compromisos suscritos en el marco de la Organización Mundial del Comercio (OMC) y del programa de Doha para el desarrollo. No obstante, la instauración de una política revisada, centrada en problemas y mercados específicos, constituye un componente fundamental.

La Comisión propone una cooperación reforzada con los Estados miembros y las empresas para conseguir un enfoque más claro y basado en mayor medida en los resultados. Dicha cooperación deberá concentrarse en los siguientes aspectos:

  • los problemas concretos que aparecen en los mercados de los terceros países;
  • la identificación de las carencias del sistema actual;
  • el rumbo que debe adoptar la política de la UE para afrontar una economía mundial en pleno cambio.

La Comisión prevé una descentralización del sistema actual, haciéndolo más eficaz y transparente. Asimismo desea utilizar más eficazmente los conocimientos y los proyectos locales, constituyendo equipos de la UE especializados compuestos por representantes de la Comisión, de los Estados miembros y de las empresas. Por último, la Comisión solicita la definición de prioridades comunitarias para centrarse en los problemas más acuciantes.

Acceso al mercado en una economía global en evolución

En la economía mundial actual, los obstáculos a los intercambios son los siguientes:

  • los obstáculos arancelarios y los procedimientos aduaneros excesivos;
  • las restricciones en el acceso a las materias primas;
  • los obstáculos a los intercambios de servicios y a la inversión directa extranjera;
  • las prácticas restrictivas en materia de contratos públicos;
  • la utilización de prácticas fiscales injustas o discriminatorias (ayudas de Estado, subvenciones y métodos incompatibles con las normas de la OMC para la defensa comercial, como las medidas antidumping);
  • el uso incorrecto de medidas injustificadas en materia de salud, seguridad y reglamentaciones técnicas;
  • la protección insuficiente y la inaplicación de los derechos de propiedad intelectual (DPI).

Estos obstáculos a los intercambios se caracterizan por su complejidad y la dificultad para su detección. Así, los obstáculos no arancelarios y los demás de tipo «interno» cobran una importancia creciente. Numerosos problemas surgidos en materia de acceso a los mercados se explican por el hecho de que las reglas existentes no se aplican correctamente. Sólo una mejor coordinación de los Estados miembros, de las empresas y de la Comisión podrá facilitar su detección, análisis, evaluación y eliminación.

Apoyo de las partes interesadas a los cambios

La consulta de las partes interesadas ha confirmado que la cuestión del acceso a los mercados es un aspecto que debe ser mejor abordado a nivel comunitario, y presupone un método centrado en los resultados. Entre las recomendaciones, se pueden incluir las siguientes:

  • mejorar la combinación de los instrumentos políticos;
  • comprometerse activamente en negociaciones multilaterales y bilaterales;
  • adoptar las medidas necesarias para garantizar el respeto de los acuerdos celebrados;
  • maximizar los resultados a través de una colaboración más estrecha entre la Comisión, los Estados miembros y las empresas;
  • definir mejor las prioridades de acción en materia de lucha contra los obstáculos al comercio;
  • ofrecer un servicio más eficaz y transparente a las empresas;
  • eliminar los obstáculos a los intercambios de bienes y servicios, la propiedad intelectual y las inversiones.

La mezcla adecuada de instrumentos políticos para un mejor acceso a los mercados

Una solución o un mecanismo únicos no bastan para superar los obstáculos al comercio. Aunque actualmente el sistema de la OMC y la cooperación multilateral siguen siendo los mecanismos más importantes para garantizar el acceso a los mercados, resulta indispensable la utilización de instrumentos tanto multilaterales como bilaterales que sean a la vez formales e informales. En el marco de la OMC, la prioridad de la UE es culminar con éxito el ciclo de negociaciones comerciales de Doha. Los países con mayor vocación comercial ya se han adherido a la OMC (China) o están a punto de hacerlo (Rusia). Por esa razón, la posibilidad de utilizar las negociaciones de adhesión para garantizar un mejor acceso a los mercados no deja de disminuir. La cooperación multilateral se va a reforzar, por tanto, mediante nuevas negociaciones de acuerdos de libre cambio con el ASEAN, Corea, la India, los países andinos y los países de América Central. El mantenimiento de las negociaciones actuales con Mercosur y con el Consejo de Cooperación del Golfo se propone asimismo reforzar la cooperación multilateral.

En el marco del sistema de la OMC, es conveniente una mejor utilización de los derechos que confiere el acuerdo sobre solución de diferencias, gracias a la instauración de mecanismos flexibles basados en la mediación, para evitar o resolver los desacuerdos. A este fin, las denuncias por violación de los tratados bilaterales se incluirán en el reglamento sobre los obstáculos al comercio.

Para contar con una mayor influencia en la cooperación internacional, se va a reforzar la posición de la UE en organizaciones internacionales de normalización.

Sin embargo, el respeto de las normas depende ampliamente de las capacidades administrativas, herramientas de formación o infraestructuras técnicas. Con objeto de superar estas dificultades, la Comisión y la UE están trabajando para aumentar la asistencia relacionada con el comercio. La Comisión propone asimismo que se fomente el recurso por parte de los terceros países a los procedimientos de notificación para suprimir las restricciones a los intercambios.

Por último, la Comisión reafirma el papel cada vez más importante de la diplomacia internacional y de los contactos políticos en los esfuerzos para eliminar los obstáculos a los intercambios y para completar otros instrumentos políticos destinados al mismo fin.

Hacia una cooperación reforzada

La Comisión propone la instauración de una nueva cooperación con los Estados miembros y las empresas europeas. Gracias a los debates trilaterales se podrán encontrar mejores métodos de trabajo con los siguientes objetivos:

  • definir las prioridades de acción en materia de eliminación de los obstáculos a los intercambios;
  • conectar las bases de datos;
  • desarrollar una red de especialistas en acceso a los mercados.

Las delegaciones de la Comisión, las embajadas de los Estados miembros y las empresas europeas son las que mejor están situadas para:

  • constatar los problemas encontrados;
  • decidir si es necesario llevar a cabo acciones coordinadas entre diferentes especialistas;
  • realizar el seguimiento sobre el terreno.

La eficacia de ese trabajo común reside en los contactos y en una cooperación sistemática que haga posible la mejora de la recogida de información, la identificación de nuevas propuestas legislativas y la utilización de los conocimientos locales.

En Bruselas, las funciones del Comité Consultivo sobre Acceso a los Mercados serán las siguientes:

  • velar por el intercambio de buenas prácticas;
  • incrementar la coordinación;
  • trabajar en estrecha colaboración con el Comité del Reglamento sobre los Obstáculos al Comercio.

El Comité Consultivo General sobre Política Comercial (Comité 133) seguirá siendo el foro de debate principal, pero se mantendrá el papel importante de otros comités especializados. Los problemas relacionados con el acceso a los mercados serán objeto de debate de forma periódica entre la Comisión y el Parlamento Europeo.

Orden de las prioridades

La complejidad creciente de los obstáculos a los intercambios hace cada vez más difícil su detección y eliminación. Por ello es necesario concentrarse en los casos que se consideran prioritarios, que son los siguientes:

  • las ventajas económicas a corto y medio plazo para las empresas europeas;
  • los obstáculos que constituyen una infracción grave de un acuerdo;
  • la resolución del problema en un plazo razonable.

Las prioridades se jerarquizarán en función de los países, sectores y categorías de problemas.

Ahora bien, el establecimiento de prioridades no debe constituir una rémora sino favorecer una mejor utilización de los recursos.

Un servicio más eficaz y más transparente

La prevención mediante un sistema de «alertas precoces» permite una identificación de los futuros obstáculos y su eliminación en su origen. De esta manera, se conocen las preocupaciones antes de que se haga realidad un proyecto de legislación o de reglamentación. El reto principal hace referencia al plazo necesario para lograr eliminar los obstáculos: las empresas europeas necesitan una acción más rápida y mejor adaptada a la situación. La Comisión propone, por tanto, la mejora y racionalización de su manera de recoger, analizar y tratar las denuncias recibidas.

Las empresas europeas deberán suministrar la mayor parte de la información relativa a los obstáculos a los mercados. La Comisión, por su parte, deberá encargarse de la difusión registrando las denuncias recibidas en la base de datos de acceso a los mercados y creando vínculos a través de Internet con otras bases para aumentar la accesibilidad. La base de datos se puede consultar en línea y proporciona información fiable y fácilmente accesible sobre los aranceles aduaneros, los obstáculos a los intercambios y los trámites y la documentación necesaria para la importación. Con objeto de garantizar una mayor visibilidad, la Comisión va a poner en marcha una campaña de promoción con los Estados miembros y dentro de los mismos para animar a las empresas europeas a registrar sus denuncias. Para que el seguimiento se realice de forma totalmente transparente, cada caso recibirá su propio número de registro. Por otra parte, la Comisión se compromete a actualizar las informaciones disponibles en la base de datos y a añadir progresivamente nuevas secciones en ámbitos como los servicios, las inversiones y el respeto de los derechos de propiedad intelectual. La Comisión está estudiando actualmente la manera de vincular la base de datos al servicio de asistencia para los exportadores de los países en desarrollo.

Conclusiones

La instauración de una cooperación reforzada es un aspecto fundamental para llegar a una Europa global y contribuir a la agenda de Lisboa para el crecimiento y el empleo. El éxito de la presente iniciativa dependerá de:

  • el vigor de la nueva cooperación;
  • que se cuente con suficientes recursos;
  • que se haga un uso óptimo de los mismos.

La Comisión se compromete a afrontar este reto e invita a todas las partes interesadas a contribuir a su consecución.

Para más información, consúltese la página web de la Dirección General de Comercio Exterior (EN) (FR).

ACTOS CONEXOS

Comunicación de la Comisión al Consejo, al Parlamento Europeo, al Comité Económico y Social Europeo y al Comité de las Regiones, de 4 de octubre de 2006, «Una Europa global: competir en el mundo» [COM (2006) 567 final - no publicada en el Diario Oficial].

 
Última modificación: 16.04.2008
Aviso jurídico | Sobre este sitio | Búsqueda | Dirección de contacto | Arriba