RSS
Índice alfabético
Esta página se encuentra disponible en 4 idiomas

We are migrating the content of this website during the first semester of 2014 into the new EUR-Lex web-portal. We apologise if some content is out of date before the migration. We will publish all updates and corrections in the new version of the portal.

Do you have any questions? Contact us.


Mejora de las relaciones entre la UE y los países del Consejo de Cooperación del Golfo

La Comisión quiere dinamizar las relaciones entre la UE y el CCG basándolas en sus intereses comunes en materia de política y seguridad, un marco de sólidos vínculos comerciales, energéticos y económicos, relaciones culturales de calidad y una cooperación entre sus sociedades civiles.

ACTO

Comunicación de la Comisión al Consejo, de 22 de noviembre de 1995, «Mejora de las relaciones entre la Unión Europea y los países del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG)» [COM (95) 541 final - no publicada en el Diario Oficial].

SÍNTESIS

Contexto

Desde su creación en 1981, el Consejo de Cooperación del Golfo (CCG), que agrupa Arabia Saudí, Kuwait, Bahréin, Qatar, Emiratos Árabes Unidos y Omán, siempre ha deseado establecer lazos con la Comunidad Europea, incluido un acuerdo de libre comercio todavía no celebrado.

No obstante, desde 1988 existe un Acuerdo de cooperación que tiene por objeto reforzar las relaciones y preparar la negociación del acuerdo de libre comercio. Desde entonces, la Guerra del Golfo y las reticencias del CCG respecto del contenido del texto han bloqueado la celebración de este acuerdo. También son limitados los resultados concretos del acuerdo de cooperación.

La importancia de las relaciones UE-CCG reside en su alto grado de interdependencia energética y económica, sobre todo en lo referente a los intercambios comerciales y las inversiones. La Unión necesita la energía suministrada por los países del CCG, que encuentran en los Estados miembros un gran mercado que absorbe una parte importante de sus exportaciones de productos petrolíferos refinados, productos petroquímicos y aluminio. Por su parte, la UE es uno de los mayores inversores en el CCG.

Mejora de las relaciones

La Comisión vuelve a examinar las recomendaciones formuladas en la reunión ministerial celebrada en Granada en julio de 1995 para dinamizar las relaciones UE-CCG. Se trata de:

  • intensificar el diálogo político;
  • intensificar la cooperación económica desbloqueando las negociaciones del acuerdo de libre comercio;
  • desarrollar instrumentos de cooperación cultural y científica para un mejor conocimiento mutuo.

El refuerzo del diálogo político es necesario debido a las lagunas existentes como, por ejemplo, la escasa frecuencia de las reuniones ministeriales. Este diálogo daría a las partes la oportunidad de apreciar la envergadura de sus intereses comunes en materia de política y de seguridad. El proceso de paz en Oriente Medio y la política mediterránea también podrían salir beneficiados de este refuerzo. Además, este diálogo permitiría abordar cuestiones como los derechos humanos, la democracia y la prevención del terrorismo.

Por otro lado, el refuerzo del marco de intereses energéticos y económicos puede beneficiar a ambas regiones, habida cuenta de su interdependencia, ya que un aumento de las inversiones del CCG en actividades de refino y actividades derivadas en la UE correría parejo con una penetración del capital UE en el sector energético y sectores conexos de los países del CCG. Un acuerdo comercial preferente, que beneficiaría a ambas partes, y la diversificación de la base industrial con el fin de prepararse para la era postpetrolífera son preocupaciones permanentes del CCG. Un acuerdo de libre comercio permitiría a las economías exportadoras de ambas partes aumentar la inversión mutua, proseguir su integración vertical y concluir alianzas industriales.

La mejora de la comprensión recíproca es otro ámbito en el cual la Comisión recomienda actuar. A su juicio, la relación no se ha concretado en un volumen de contactos suficiente para contribuir al establecimiento de relaciones oficiales. Así pues, es necesario encontrar nuevos terrenos de cooperación y desarrollar los ya existentes como las tecnologías de la información y de la comunicación, la cooperación científica o el medio ambiente. Para la Comisión existe un nuevo ámbito clave de cooperación descentralizada, el conducido por la sociedad civil y las organizaciones no gubernamentales, que puede contribuir a la comprensión mutua. Recomienda asimismo la apertura de una delegación en Riad, la capital de Arabia Saudí, que todavía no existe.

Por último, mediante la mejora cualitativa de las relaciones se quiere destacar el papel de Europa en la seguridad económica del CCG. Según la Comisión, unas relaciones tan importantes como las relaciones UE-CCG no pueden abandonarse a su suerte. Además, las relaciones UE-CCG completan las relaciones bilaterales al añadirles una plusvalía regional.

Conclusiones y recomendaciones

La Comisión concluye invitando al Consejo a:

  • reafirmar la importancia estratégica de un CCG fuerte;
  • reafirmar su voluntad de desarrollar relaciones;
  • tomar en cuenta a los países del CCG en la estrategia comunitaria para mejorar sus relaciones con otras regiones, y en particular la región mediterránea;
  • reafirmar su voluntar de mejorar la calidad de estas relaciones;
  • reforzar la cooperación política UE-CCG a nivel ministerial.

Por su parte, la Comisión se compromete a investigar las causas del estancamiento de las negociaciones sobre el acuerdo de libre comercio y la posibilidad de presentar un mandato complementario de negociación sobre los servicios. Además, debe formular propuestas para la aplicación del acuerdo de cooperación y para mejorar la comprensión mutua mediante la multiplicación de los contactos.

 
Última modificación: 04.05.2007

Véase también

Para más información sobre las relaciones UE-CCG, consúltese el sitio web de la DG Relaciones Exteriores dedicado a este tema (EN).

Aviso jurídico | Sobre este sitio | Búsqueda | Dirección de contacto | Arriba