RSS
Índice alfabético
Esta página se encuentra disponible en 5 idiomas

We are migrating the content of this website during the first semester of 2014 into the new EUR-Lex web-portal. We apologise if some content is out of date before the migration. We will publish all updates and corrections in the new version of the portal.

Do you have any questions? Contact us.


Hacia una estrategia para la región del Ártico

La Unión Europea (UE) debe adoptar una estrategia política adaptada al Ártico. Esta región es especialmente sensible al cambio climático y la degradación de su medio ambiente puede tener graves repercusiones para el resto del mundo. El deshielo también puede tener importantes consecuencias geoestratégicas, abriendo nuevas vías navegables y permitiendo alcanzar recursos hasta ahora inaccesibles.

ACTO

Comunicación de la Comisión al Parlamento Europeo y al Consejo - La Unión Europea y la región ártica [COM(2008) 763 final - no publicada en el Diario Oficial].

SÍNTESIS

La Unión Europea (UE) desea desarrollar una nueva política para el Ártico, en cooperación con los distintos Estados y territorios de esta región.

La UE está unida a la región ártica, ya que algunos de sus Estados miembros poseen territorios en ella. Además, algunos Estados de la región son miembros del Espacio Económico Europeo (EEE), y otros son socios estratégicos de la UE (Canadá, Estados Unidos y Rusia).

El objetivo prioritario de esta política debe ser preservar el medio ambiente, permitiendo al mismo tiempo una explotación sostenible de los recursos.

Preservación de la región ártica

La lucha contra el cambio climático representa un reto de suma importancia para el futuro de la región. Deben ponerse a punto estrategias adaptadas que permitan gestionar los ecosistemas y la actividad humana de manera sostenible, lo que incluye los procesos internacionales (transporte de contaminantes, etc.) Igualmente, es preciso mejorar la gestión de las crisis, teniendo en cuenta la fragilidad de su medio ambiente, la baja densidad demográfica y las escasas infraestructuras existentes.

La Comisión propone en concreto:

  • evaluar la eficacia de las políticas y los acuerdos internacionales sobre medio ambiente;
  • mantener un diálogo permanente con las asociaciones;
  • promover normas medioambientales exigentes y coordinar la gestión de las zonas marinas;
  • cooperar en la gestión de catástrofes a nivel internacional;
  • cooperar en la eficiencia energética y el ahorro de energías primarias.

Las condiciones de vida de los pueblos indígenas y la población local podrían verse especialmente afectadas por el cambio climático y la globalización. Por ello, la Comisión propone:

  • incluir a estas poblaciones en un diálogo político regular;
  • favorecer el desarrollo autoimpulsado y la protección de sus formas de vida;
  • proteger a los mamíferos marinos, autorizando su caza reglamentada para la subsistencia de la población.

La región ártica debe ser una zona prioritaria para la investigación, pero también para el control y la evaluación de los procesos medioambientales. A este respecto, la Comisión propone:

  • evaluar mejor el fenómeno del deshielo y sus efectos en los ecosistemas;
  • desarrollar las infraestructuras;
  • coordinar las actividades a nivel internacional;
  • desarrollar la vigilancia desde el espacio (Sistema GMES), y crear un componente ártico en el Sistema Global de Sistemas de Observación.

Explotación sostenible de los recursos

Existen reservas de hidrocarburos por explotar en las zonas económicas exclusivas de los estados árticos. Sin embargo, su explotación es arriesgada debido a las condiciones climáticas y a la fragilidad del medio ambiente. La UE dispone de tecnologías sostenibles de explotación, y la Comisión propone en especial:

  • cooperar en la explotación y el transporte sostenible de recursos, en particular con Noruega y Rusia;
  • respetar normas medioambientales estrictas, con una dimensión internacional obligatoria;
  • desarrollar la investigación y desarrollo;
  • crear agrupaciones, asociando a ellas universidades, centros de investigación y empresas, para favorecer la innovación.

Las zonas de pesca podrían verse modificadas por el cambio climático. Sin embargo, algunas zonas marinas no están cubiertas por un estatuto internacional de conservación y explotación sostenible. Por ello, la Comisión propone reglamentar la zona de alta mar ártica y ampliar el mandato de las organizaciones de gestión de los recursos marinos.

Desde el punto de vista de los transportes, el deshielo abre nuevas posibilidades de navegación. Estas nuevas vías navegables permitirían ahorrar energía, reducir las emisiones y desahogar los ejes de navegación actuales. La Comisión es partidaria de la introducción progresiva de la navegación comercial en el Ártico, respetando:

  • las normas de navegación internacional obligatorias en materia de seguridad marítima, medio ambiente y derecho laboral;
  • la prohibición de discriminaciones por parte de los Estados de la región ártica hacia los buques mercantes de terceros países.
  • el derecho a la competencia.

Además, dado el desarrollo del turismo en la región ártica, la Comisión apoya la mejora de la seguridad de los pasajeros de buques, así como el respeto del medio ambiente y de las poblaciones locales.

Gobernanza internacional

El Polo Norte y el Océano Ártico están sujetos a un marco jurídico internacional, que consiste fundamentalmente en disposiciones de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar (UNCLOS), y de disposiciones generales sobre la explotación de los recursos y la protección del medio ambiente. Las zonas de alta mar son gestionadas por la Autoridad Internacional de los Fondos Marinos.

Los países del Consejo Ártico (EN) y del Consejo Nórdico (EN) cooperan a escala regional. Asimismo, la UE lleva a cabo una política septentrional (EN) para desarrollar su cooperación con Noruega, Islandia y Rusia.

La UE desea apoyar el desarrollo de un sistema de gobernanza del Ártico cooperativo a nivel mundial, a través de la mejora de los instrumentos jurídicos existentes. En este contexto, la Comisión propone:

  • evaluar los acuerdos internacionales y los procesos de delimitación marítima;
  • mejorar la gestión de los ecosistemas y crear una red marina de zonas protegidas;
  • aumentar la contribución de la UE al Consejo Ártico;
  • favorecer la cooperación transfronteriza y regional;
  • aplicar la estrategia europea para el medio marino en el EEE y en una parte del Océano Ártico.

La presente ficha de síntesis tiene carácter informativo. No pretende interpretar o sustituir al documento de referencia, que sigue siendo el único fundamento jurídico vinculante.

Última modificación: 09.11.2010

Véase también

  • Sitio web de la Comisión Europea, Dirección General de Asuntos Marítimos (DE) (EN) (FR)
Aviso jurídico | Sobre este sitio | Búsqueda | Dirección de contacto | Arriba