RSS
Índice alfabético
Esta página se encuentra disponible en 11 idiomas

We are migrating the content of this website during the first semester of 2014 into the new EUR-Lex web-portal. We apologise if some content is out of date before the migration. We will publish all updates and corrections in the new version of the portal.

Do you have any questions? Contact us.


Consolidación de la estrategia para Asia

Esta Comunicación adopta una estrategia nueva de asociación consolidada entre Europa y Asia e instaurar un marco general, coherente y equilibrado para las relaciones con este continente y sus regiones en la próxima década.

ACTO

Comunicación de la Comisión al Consejo, de 4 de septiembre de 2001 - Un marco estratégico para consolidar las asociaciones entre Europa y Asia [COM (2001) 469 - No publicado en el Diario Oficial].

SÍNTESIS

A la luz de los cambios que se han producido desde su Comunicación de 1994 titulada «Hacia una nueva estrategia para Asia», la Comisión actualiza el dispositivo creado en virtud de la estrategia de 1994 y define en esta comunicación un marco estratégico completo de las relaciones entre Asia, sus regiones y la Unión Europea (UE) para la próxima década, al tiempo que reconoce la diversidad de Asia contemplando diversas formas de asociación. La Comisión se propone consolidar la presencia política y económica de la UE en Asia hasta que alcance un nivel que se corresponda con el creciente peso en el mundo de una UE ampliada.

Así pues, la nueva estrategia destaca seis puntos importantes:

  • intensificar el compromiso de la UE con Asia por lo que respecta a la política y la seguridad;
  • intensificar las relaciones comerciales y los flujos de inversión en ambas direcciones;
  • contribuir eficazmente a reducir la pobreza en la región asiática;
  • fomentar la protección de los derechos humanos, la democracia, la buena gobernanza y el Estado de Derecho;
  • establecer alianzas mundiales con los principales socios asiáticos (en foros internacionales y para hacer frente a los desafíos mundiales);
  • fomentar el conocimiento de la UE en Asia y viceversa.

La comunicación presenta propuestas concretas para estrechar las
relaciones entre Asia y la UE en esos ámbitos fundamentales y para emprender acciones a una escala regional más amplia.

Por lo que se refiere a la paz y la seguridad, la UE debe desempeñar un papel más activo en los foros regionales, fomentar la prevención de conflictos compartiendo experiencias comunes e intensificar el diálogo con Asia en el ámbito de la justicia y los asuntos de interior, incluyendo en particular el derecho de asilo, la emigración y el tráfico de armas.

Los intercambios comerciales y los flujos de inversión en ambas direcciones deben gozar de un mayor acceso a los mercados y de mejores condiciones de inversión en ambas partes. Se propone fomentar los contactos entre empresas del sector privado [sobre todo las pequeñas y medianas empresas (PYME)] y en particular del de las altas tecnologías, intensificar el diálogo sobre la política económica y financiera y abrir en mayor medida los mercados a los países en desarrollo más pobres.

Para reducir la pobreza, la Comisión centrará sus programas de cooperación en ámbitos fundamentales como son la enseñanza, la sanidad y la gobernanza económica y social, y en la relación entre medio ambiente y pobreza. La intensificación del diálogo relativo a la política social permitiría intercambiar experiencias sobre las mejores formas de hacer frente a los desafíos de la globalización y la modernización.

El impulso de la sociedad civil y de un diálogo entre Asia y Europa debe fomentar la democracia, la buena gobernanza y el Estado de Derecho. En el ámbito de los derechos humanos, los intercambios constructivos, como el diálogo con China al respecto, deberían preparar el terreno para una mayor cooperación.

Asimismo, conviene establecer asociaciones y alianzas para abordar las cuestiones de alcance mundial como la reforma de la Organización de las Naciones Unidas, la Organización Mundial del Comercio, el medio ambiente y otros problemas ampliamente difundidos como la delincuencia internacional, el terrorismo y la propagación del SIDA.

La apertura de delegaciones constituye uno de los instrumentos para favorecer el conocimiento mutuo de Europa y Asia. También está previsto fomentar los intercambios universitarios, culturales y científicos e impulsar los contactos entre las sociedades civiles de ambas regiones.

La comunicación contempla asimismo medidas concretas para orientar las iniciativas de la UE destinadas a las distintas subregiones asiáticas (Asia Meridional, Sudeste Asiático, Nordeste Asiático y Australasia, que por primera se incluye en el marco estratégico de las relaciones entre Europa y Asia). Estas medidas pretenden sobre todo mejorar las relaciones con algunos países de la región y contemplan cuestiones bilaterales con cada país, al tiempo que definen el marco de las relaciones generales entre Europa y Asia. La Comisión favorece un enfoque pragmático, basado en un análisis personalizado de sus relaciones con cada país o grupo de países.

Desde el punto de vista institucional, las relaciones de la UE con Asia han evolucionado considerablemente en los últimos tiempos. La primera cumbre bilateral se celebró en 1991 con Japón. En los últimos años se han organizado cumbres similares con la India y China, así como con el conjunto de Asia Oriental gracias al proceso ASEM (Encuentros entre Europa y Asia). A escala ministerial, sigue adelante el diálogo de la UE con la Asociación de Naciones del Asia Sudoriental (ASEAN), por una parte, y con Australia y Nueva Zelanda, por otra.

Última modificación: 24.06.2005
Aviso jurídico | Sobre este sitio | Búsqueda | Dirección de contacto | Arriba