RSS
Índice alfabético
Esta página se encuentra disponible en 5 idiomas

We are migrating the content of this website during the first semester of 2014 into the new EUR-Lex web-portal. We apologise if some content is out of date before the migration. We will publish all updates and corrections in the new version of the portal.

Do you have any questions? Contact us.


Gestión de los residuos de las industrias extractivas

La Unión Europea establece medidas para prevenir o minimizar los efectos y los riesgos para el medio ambiente y la salud derivados de la gestión de los desechos de las industrias extractivas, como los residuos y los materiales desplazados.

ACTO

Directiva 2006/21/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 15 de marzo de 2006, sobre la gestión de los residuos de industrias extractivas [Véanse los actos modificativos].

SÍNTESIS

La presente Directiva es aplicable a los residuos que resultan de la extracción, el tratamiento y el almacenamiento de recursos minerales y de la explotación de canteras. Los residuos cubiertos por la presente Directiva no entran dentro del ámbito de aplicación de la Directiva 1999/31/CE relativa al vertido de residuos.

La gestión de estos residuos de extracción debe hacerse en instalaciones especializadas y ajustarse a condiciones especiales. De acuerdo con la Directiva 2004/35/CE, esta actividad puede conllevar la responsabilidad de las entidades explotadoras si se producen daños al medio ambiente. Los Estados miembros están obligados a velar por limitar los riesgos para la salud pública y el medio ambiente asociados, entre otros, a la explotación de instalaciones de tratamiento de residuos de extracción por medio de la aplicación del concepto de «mejores técnicas disponibles».

Instalaciones de gestión de residuos de las industrias extractivas

Ninguna instalación de gestión de residuos de las industrias extractivas puede funcionar sin autorización de las autoridades competentes. Para obtener este tipo de autorización, la entidad explotadora de la instalación debe cumplir las disposiciones de la Directiva.

Las autoridades competentes deben informar al público sobre las solicitudes de autorización que se han presentado. Esta disposición permite al público remitir sus observaciones y participar en el procedimiento de evaluación de las solicitudes de autorización.

Al construir una nueva instalación de gestión de residuos o al modificar una instalación existente, la autoridad competente debe velar por que se tomen las siguientes medidas:

  • la instalación debe estar situada en un emplazamiento adecuado;
  • debe garantizarse su estabilidad física y evitar la contaminación del suelo, del aire y de las aguas;
  • las labores de seguimiento e inspección de la instalación deben ser realizadas por personal competente;
  • debe preverse el cierre, la rehabilitación de la instalación y el seguimiento después del cierre.

Los explotadores de instalaciones que presenten un riesgo potencial para la salud pública o para el medio ambiente (categoría «A») deben establecer:

  • una estrategia de prevención de accidentes graves;
  • un sistema de gestión de la seguridad;
  • un plan de emergencia interior con las medidas que se deban tomar en el emplazamiento en caso de accidente.

Para las instalaciones de la categoría A, la autoridad competente debe establecer un plan de emergencia externa, que prevea las medidas que deben adoptarse fuera del emplazamiento en caso de accidente. Estos dos tipos de planes de emergencia (el de la entidad explotadora y el de la autoridad competente) tienen por objeto limitar los daños potenciales a la salud de las personas o al medio ambiente así como permitir la recuperación del medio ambiente tras un accidente. Ambos planes deben contemplar la participación del público y la consideración de las opiniones expresadas.

La entidad explotadora de una instalación de gestión de residuos debe establecer un sistema de garantía financiera antes de iniciar la explotación, con el fin de cumplir las obligaciones de la Directiva y de garantizar la existencia y disponibilidad de fondos para rehabilitar las instalaciones al final de la explotación.

Las instalaciones de gestión de residuos se considerarán definitivamente cerradas cuando la autoridad competente efectúe una inspección final, examine los informes presentados por la entidad explotadora, haya certificado que el emplazamiento ha sido rehabilitado y haya dado su visto bueno. Tras el cierre, la entidad explotadora debe mantener y supervisar el lugar mientras la autoridad competente lo considere necesario. Los costes de estas medidas correrán en principio por cuenta de la entidad explotadora.

Medidas de gestión de los residuos de las industrias extractivas

Los Estados miembros deben velar por que el explotador de la instalación prepare un plan de gestión de los residuos, que se reexaminará cada cinco años. Los objetivos del plan deben ser los siguientes:

  • evitar o reducir la producción de residuos y/o de su nocividad;
  • facilitar la recuperación de los residuos a través del reciclaje, la reutilización o la valorización;
  • facilitar la eliminación segura de los residuos a corto y largo plazo.

El plan debe incluir como mínimo:

  • la descripción de los residuos y de sus características (químicas, físicas, geológicas, etc.), la descripción de las sustancias utilizadas para el tratamiento de las materias minerales, los métodos de transporte y de tratamiento de los residuos;
  • los procedimientos de seguimiento y vigilancia;
  • en su caso, la clasificación de la instalación de gestión de residuos (categoría «A»);
  • las medidas previstas para el cierre de la instalación y el seguimiento posterior al cierre;
  • las medidas destinadas a prevenir la contaminación del agua y el suelo.

La autoridad competente debe velar por que la entidad explotadora de una instalación de gestión de residuos adopte las medidas necesarias para prevenir la contaminación del agua y del suelo:

  • evaluando la producción de lixiviados (los líquidos que se filtran a través de los residuos depositados, incluidas las aguas de drenaje contaminadas);
  • evitando la contaminación de los lixiviados, las aguas superficiales y las aguas subterráneas;
  • tratando las aguas y los lixiviados contaminados para su eliminación.

Asimismo, la Directiva prevé medidas específicas destinadas a limitar la concentración de cianuro en las cuencas destinadas a recibir los residuos y las aguas residuales en los casos en los que se emplee cianuro para la extracción de minerales.

Inspecciones, registros e informes

Las autoridades competentes deben examinar las instalaciones de gestión de residuos con regularidad, incluida la fase posterior a su cierre. La entidad explotadora tiene la obligación de llevar registros de todas las operaciones de gestión de residuos así como de transmitirlos a las autoridades competentes durante las inspecciones.

Los Estados miembros deben presentar cada tres años a la Comisión Europea un informe sobre la aplicación de la Directiva. A su vez, la Comisión publicará un informe a los nueve meses de haber recibido la información de los Estados miembros.

Los Estados miembros deben velar por que se mantenga actualizado un inventario de las instalaciones de gestión de residuos cerradas, incluidas las instalaciones abandonadas situadas en su territorio que tengan un impacto medioambiental grave o supongan un riesgo, a corto o medio plazo, de constituir una amenaza grave para la salud humana o el medio ambiente.

REFERENCIAS

ActoEntrada en vigorPlazo de transposición en los Estados miembrosDiario Oficial

Directiva 2006/21/CE

1.5.2006

1.5.2008

DO L 102 de 11.4.2006

Acto(s) modificativo(s)Entrada en vigorPlazo de transposición en los Estados miembrosDiario Oficial

Reglamento (CE) n° 596/2009

7.8.2009

-

DO L 188 de 18.7.2009

Las modificaciones y correcciones sucesivas en la Directiva 2006/21/CE han sido integradas en el texto de base.

ACTOS CONEXOS

Medidas de aplicación
Decisión2009/360/CE [Diario Oficial L 110 de 1.5.2009].
La presente Decisión de la Comisión completa los requisitos técnicos para la caracterización de los residuos establecidos en el anexo II de la Directiva 2006/21/CE.
Decisión2009/359/CE [Diario Oficial L 110 de 1.5.2009].
La presente Decisión completa la definición del término residuos inertes que figura en la Directiva 2006/21/CE.
Decisión 2009/358/CE[Diario Oficial L 110 de 1.5.2009].
La presente Decisión define las prescripciones mínimas para garantizar una recogida y transmisión armonizada de información tal y como se contempla en la Directiva 2006/21/CE. Establece asimismo las bases del cuestionario previsto en dicha Directiva.
Decisión2009/337/CE [Diario Oficial L 102 de 22.4.2009].
La presente Decisión define los criterios de clasificación aplicables a las instalaciones de gestión de residuos con arreglo al anexo III de la Directiva 2006/21/CE.
Decisión2009/335/CE [Diario Oficial L 101 de 21.4.2009].
La presente Decisión de la Comisión define los elementos que deben tenerse en cuenta para calcular la garantía financiera prevista en la Directiva 2006/21/CE.
Almacenamiento del dióxido de carbono
Directiva2009/31/CE [Diario Oficial L 140 de 5.6.2009].
La presente Directiva establece un marco jurídico para el almacenamiento geológico completamente seguro para el medio ambiente de dióxido de carbono (CO2), con el fin de contribuir a la lucha contra el cambio climático. El objetivo del almacenamiento geológico del CO2 completamente seguro para el medio ambiente es el confinamiento permanente del CO2 con el fin de evitar los efectos negativos y cualquier riesgo para el medio ambiente y la salud humana, o de paliarlos, cuando resulte imposible evitarlos por completo.

Última modificación: 16.12.2009
Aviso jurídico | Sobre este sitio | Búsqueda | Dirección de contacto | Arriba