RSS
Índice alfabético
Esta página se encuentra disponible en 5 idiomas

We are migrating the content of this website during the first semester of 2014 into the new EUR-Lex web-portal. We apologise if some content is out of date before the migration. We will publish all updates and corrections in the new version of the portal.

Do you have any questions? Contact us.


Gestión del combustible nuclear gastado y los residuos radioactivos

El objetivo de la presente directiva es instaurar un marco jurídico específico de la Unión Europea (UE) sobre la gestión del combustible irradiado y los residuos radioactivos, para no imponer restricciones excesivas a las generaciones futuras.

ACTO

Directiva 2011/70/Euratom del Consejo, de 19 de julio de 2011, por la que se establece un marco comunitario para la gestión responsable y segura del combustible nuclear gastado y de los residuos radiactivos.

SÍNTESIS

La presente directiva pretende establecer un marco jurídico relativo a la seguridad de la gestión del combustible nuclear gastado y los residuos radioactivos.

La directiva se aplicará a:

  • la gestión del combustible nuclear gastado que procede de actividades civiles;
  • la gestión de los residuos radioactivos, desde la generación hasta el almacenamiento definitivo, que proceden de actividades civiles.

No afectará a las descargas autorizadas ni a los residuos de las industrias extractivas cubiertos por la Directiva 2006/21/CE.

Responsabilidad y obligaciones de los Estados miembros

Los Estados miembros son responsables en última instancia de la gestión del combustible nuclear gastado y de los residuos radioactivos. En caso de traslado de estos últimos a un tercer país, el Estado de origen seguirá siendo el responsable.

Los Estados miembros se encargan de poner en marcha políticas nacionales que:

  • reduzcan la generación de residuos radiactivos al mínimo posible;
  • garanticen la interdependencia entre las diferentes etapas de la generación y la gestión del combustible nuclear gastado y de los residuos radiactivos;
  • gestionen con seguridad el combustible nuclear gastado y los residuos radiactivos, incluso a largo plazo;
  • apliquen las medidas adecuadas según una aproximación gradual;
  • regulen todas las etapas de la gestión del combustible nuclear gastado y de los residuos radiactivos.

Los Estados miembros deben almacenar definitivamente sus residuos en su propio territorio excepto si han celebrado acuerdos con otros Estados miembros que les permiten utilizar las instalaciones de almacenamiento de estos últimos. Antes de un traslado a un tercer país, el Estado miembro exportador deberá asegurarse de que:

  • el país de destino ha celebrado un acuerdo con Euratom que cubra la gestión del combustible nuclear gastado y la seguridad de la gestión de los residuos radiactivos o que forme parte de la Convención conjunta sobre seguridad en la gestión del combustible nuclear gastado y sobre seguridad en la gestión de desechos radiactivos (la «Convención conjunta»);
  • el país de destino disponga de programas de gestión de tratamiento de dichos residuos de acuerdo con la presente directiva;
  • la instalación de almacenamiento del país de destino haya sido autorizada para recibir el traslado de residuos radiactivos y esté en funcionamiento antes del traslado.

Los Estados miembros deben crear un marco nacional legislativo, reglamentario y organizativo que incluye:

  • un programa nacional para la aplicación de la política relativa a la gestión del combustible gastado y los residuos radioactivos;
  • disposiciones nacionales para la seguridad de la gestión del combustible gastado y los residuos radioactivos;
  • un sistema responsable de la concesión de licencias para las actividades e instalaciones de gestión del combustible gastado y los residuos radioactivos;
  • un sistema de control institucional;
  • medidas de ejecución;
  • el reparto de las responsabilidades entre los organismos implicados en las diferentes etapas de la gestión del combustible nuclear gastado y de los residuos radioactivos;
  • disposiciones en materia de información y de participación del público;
  • los mecanismos de financiación relativos a la gestión del combustible nuclear gastado y los residuos radiactivos.

Autoridad reguladora competente

Los Estados miembros establecen y mantienen una autoridad reguladora competente encargada de la gestión del combustible nuclear gastado y los residuos radioactivos. Esta autoridad separada funcionalmente de cualquier otro organismo u organización relacionado con:

  • la promoción o explotación de la energía nuclear o los materiales radioactivos;
  • la producción de energía eléctrica y la utilización de isótopos;
  • la gestión del combustible gastado y los residuos radioactivos.

Los Estados miembros velan por que la autoridad reguladora competente disponga de las competencias jurídicas, así como los recursos humanos y financieros necesarios para cumplir sus obligaciones.

Titulares de licencias

Los titulares de licencias son los principales responsables en materia de seguridad de la gestión del combustible gastado y los residuos radioactivos bajo el control regulador de la autoridad reguladora competente.

Los titulares de licencias se encargan de evaluar y verificar periódicamente la seguridad de la instalación o actividad. También deben mejorar continuamente, en la medida de lo razonablemente posible, la seguridad nuclear de sus instalaciones o actividades de gestión del combustible nuclear gastado y los residuos radiactivos. Deben, además, aportar y mantener los recursos financieros y humanos adecuados para cumplir con dichas obligaciones.

Se debe elaborar una demostración de seguridad en el caso de solicitud de licencia para una instalación o actividad. La demostración de seguridad abarca:

  • el desarrollo y la operación de una actividad;
  • la creación, la operación y la clausura de una instalación;
  • el cierre de una instalación de almacenamiento;
  • la fase posterior al cierre de una instalación de almacenamiento.

El proceso de concesión de licencias contribuye a la seguridad de la instalación o actividad durante las condiciones de funcionamiento normales, frente a posibles incidentes operativos y los accidentes base de diseño. Aporta las garantías requeridas en materia de seguridad de la instalación o de la actividad para identificar y reducir las incertidumbres. El alcance de la demostración de seguridad está relacionado con la complejidad de las operaciones y la magnitud de los riesgos asociados a los residuos radiactivos y al combustible nuclear gastado, así como a la instalación o actividad.

Recursos económicos

Los Estados deben asegurar la disponibilidad de los recursos económicos suficientes, de modo que estén disponibles cuando se necesiten para la ejecución de programas nacionales, en particular para la gestión del combustible nuclear gastado y los residuos radiactivos, teniendo debidamente en cuenta la responsabilidad de los productores de combustible nuclear gastado y de residuos radiactivos.

Transparencia de la información

Debe facilitarse a los trabajadores y al público en general la información sobre la gestión del combustible gastado y los residuos radioactivos. Además, los Estados miembros deben garantizar de manera efectiva la participación del público en el proceso de toma de decisiones relativo a la gestión del combustible gastado y los residuos radioactivos.

Programas nacionales

Cada Estado miembro establece, aplica y mantiene actualizados programas nacionales de gestión del combustible gastado y los residuos radioactivos que cubran todas las etapas de la gestión, desde la generación hasta el almacenamiento definitivo. Estos programas nacionales deben ser revisados y actualizados periódicamente.

Deben incluir:

  • los objetivos generales de las políticas nacionales;
  • las etapas significativas y unos calendarios claros;
  • un inventario de todos los residuos radiactivos y el combustible nuclear gastado, y estimaciones relativas a las cantidades futuras;
  • los conceptos o planes y soluciones técnicas en materia de gestión del combustible nuclear gastado y de los residuos radiactivos desde la generación al almacenamiento definitivo;
  • los conceptos o planes para el periodo posterior al cierre de una instalación de almacenamiento;
  • las actividades de investigación, desarrollo y demostración;
  • las responsabilidades;
  • una evaluación de los costes;
  • el régimen o regímenes de financiación vigentes;
  • la política o proceso en materia de transparencia;
  • los acuerdos celebrados con Estados miembros o terceros países.

Los Estados miembros notificarán por primera vez a la Comisión sus programas nacionales antes del 23 de agosto de 2015 y los subsiguientes cambios significativos. La Comisión podrá solicitar aclaraciones o pronunciarse sobre la conformidad del contenido de los programas con lo dispuesto en el artículo 12.

Los Estados miembros deberán, como mínimo cada diez años, realizar autoevaluaciones y solicitar una evaluación internacional inter pares de sus marcos nacionales, autoridades reguladoras competentes o programas nacionales, con el fin de garantizar que se alcancen altos niveles de seguridad en la gestión del combustible nuclear gastado y los residuos radiactivos.

Contexto

Con el fin de crear un marco jurídico en materia de seguridad nuclear, la Comisión Europea adoptó en 2009 la Directiva relativa a la seguridad de las instalaciones nucleares. La presente Propuesta de Directiva sobre la gestión del combustible irradiado y los residuos radioactivos representa la continuidad de dicha acción. Esta directiva responde a la necesidad de garantizar la protección de las personas y del medio ambiente contra los peligros generados por la energía nuclear y al uso de materias radioactivas.

REFERENCIA

ActoEntrada en vigorPlazo de transposición en los Estados miembrosDiario Oficial

Directiva 2011/70/Euratom

22.8.2011

23.8.2013

DO L 199 de 2.8.2011

Última modificación: 21.10.2011

Véase también

  • Gestión de los residuos nucleares, Dirección General de Energía (EN)
Aviso jurídico | Sobre este sitio | Búsqueda | Dirección de contacto | Arriba