RSS
Índice alfabético
Esta página se encuentra disponible en 4 idiomas

We are migrating the content of this website during the first semester of 2014 into the new EUR-Lex web-portal. We apologise if some content is out of date before the migration. We will publish all updates and corrections in the new version of the portal.

Do you have any questions? Contact us.


El cambio climático en el contexto de la cooperación al desarrollo

La presente Comunicación tiene por objeto ayudar a los países en desarrollo a compaginar sus necesidades de desarrollo económico y, por consiguiente, de industrialización, con la protección del medio ambiente y con la explotación duradera de la energía y de los recursos naturales. La Comisión propone ayudarles a enfrentarse a los retos que representa el cambio climático, sobre todo apoyándoles en la aplicación del Convenio marco de las Naciones Unidas y del Protocolo de Kioto. Propone une estrategia basada en la adaptación y la atenuación, así como en el desarrollo de la capacidad de dichos países para cambiar su política ante el medio ambiente y, en particular, ante la contaminación atmosférica.

ACTO

Comunicación de la Comisión al Consejo y al Parlamento Europeo: el cambio climático en el contexto de la cooperación al desarrollo [COM (2003) 85 final - Diario Oficial C/2004/76].

SÍNTESIS

La evolución del clima no es sólo un problema de medio ambiente, sino también de desarrollo, ya que sus efectos dañinos afectan a los países más pobres, que dependen básicamente de los recursos naturales y de los sectores económicos relacionados con ellos, como la agricultura, la silvicultura y la pesca. No obstante, incluso los países que tienen economías más diversificadas son vulnerables ante el cambio climático. Por lo tanto, resulta de interés general promover, también en los países socios, comportamientos compatibles con el desarrollo sostenible por lo que se refiere a las emisiones de gas de efecto invernadero (GEI) a la atmósfera, principal responsable del cambio climático.

Esta estrategia se divide en tres subsecciones: la primera define el objetivo general y enuncia algunos principios generales, la segunda establece cuatro prioridades estratégicas (conceder mayor importancia política al cambio climático, apoyar la adaptación y la atenuación, y desarrollar las capacidades de los países afectados), y la tercera expone las propuestas de respuesta para los países socios de la Unión Europea (UE). En el anexo I se incluye un plan de acción que plasma las recomendaciones de la estrategia en acciones concretas (véase la sección «Actos relacionados», infra).

Contexto y consecuencias del cambio climático mundial

Según los científicos, el aumento de la temperatura media en superficie del planeta se situará en entre 1,4 y 5,8 ° C para los próximos 100 años. Esta subida sería la más elevada ocurrida durante los últimos 10 000 años, y produciría efectos dañinos como la subida del nivel del mar, unas precipitaciones más irregulares y el aumento de fenómenos meteorológicos extremos como sequías y tormentas.

A nivel internacional, el cambio climático mundial se inscribe en el orden del día para el desarrollo sostenible. El Convenio marco de las Naciones Unidas sobre el cambio climático (CMNUCC), que entró en vigor en 1994, así como el Protocolo de Kioto de 1997, estableció el vínculo entre medio ambiente y desarrollo. En 2002, la conferencia de Monterrey subrayó la necesidad de movilizar recursos financieros y de mejorar la eficacia de su utilización para suprimir la pobreza, mejorar las condiciones sociales, elevar los niveles de vida y proteger el medio ambiente. Por último, en la Cumbre Mundial sobre Desarrollo Sostenible, que se celebró en Johannesburgo a finales de agosto de 2002, se aprobaron cinco prioridades que tienen relación con el cambio climático: el agua, la energía, la salud, la agricultura y la biodiversidad.

También a nivel europeo, las preocupaciones en materia de medio ambiente forman parte de la estrategia de desarrollo: en las cumbres de Cardiff y Viena de 1998, se puso en marcha un proceso destinado a promover la integración concreta del medio ambiente en todas las políticas de la Comunidad. El presente documento establece claramente el vínculo entre pobreza y cambios climáticos y propone una estrategia integrada para abordar el cambio climático y la reducción de la pobreza. Además, la Comisión invita a los Estados miembros, al Parlamento Europeo, a la sociedad civil y a los demás protagonistas interesados a contribuir a la formulación y a la aplicación de una estrategia y de un plan de actuación de la Unión Europea sobre el cambio climático con el fin de brindar apoyo a los países socios, sobre la base de los objetivos, la estrategia y el plan de acción que propone el presente documento.

Incidencia de la evolución del clima sobre los países socios

La capacidad de adaptación al cambio climático viene determinada por factores como los recursos económicos y otros bienes, la tecnología y la información, las infraestructuras y unas instituciones estables y eficaces. Dado que numerosos países socios están mal dotados en estos distintos aspectos y que, por consiguiente, resultan extremadamente vulnerables ante el cambio climático, el refuerzo de su capacidad de adaptación podría reducir su vulnerabilidad ante el cambio climático y promover un desarrollo sostenible.

Los efectos dañinos sobre los ecosistemas, los recursos naturales y los sectores económicos conexos afectarán más seriamente a los pobres. El cambio climático podría causar numerosas y complejas modificaciones: un deslizamiento de las zonas de temperatura podría implicar la extinción de especies en numerosas regiones, y muchas zonas donde las estaciones calientes se volverán más secas correrán riesgo de degradación de los suelos, sequía y desertización.

Por lo que se refiere a la seguridad alimentaria, podría verse afectada a corto plazo por el aumento previsto de la frecuencia y la intensidad de acontecimientos climáticos extremos, y, a largo plazo, por el cambio climático previsto, para el período 2050-2080, en las zonas que sufren ya de inseguridad alimentaria.

Las consecuencias dañinas de los cambios de temperatura y de las modificaciones de las precipitaciones podrían aumentar la propagación de enfermedades como el paludismo, el dengue, el cólera y las enfermedades diarreicas. Podrían producirse asimismo desplazamientos de población causados por la pérdida de tierras emergidas en las zonas costeras, que podrían ser devastadas por tormentas más violentas, y por una elevación del nivel del mar que acarrearía pérdidas de vidas y daños a las infraestructuras.

Para responder al reto del cambio climático, los países socios pueden adaptarse al cambio climático y atenuar su causa, las emisiones de GEI. Entre los objetivos de adaptación, cabe mencionar la mejora de la concepción de las infraestructuras y el aumento de las inversiones a largo plazo, el incremento de la flexibilidad de los sistemas vulnerables (por ejemplo, modificar una actividad o deslocalizarla), y la mejora de la preparación y la toma de conciencia de la sociedad.

Objetivo general y prioridades estratégicas

El objetivo de esta estrategia consiste en ayudar a los países socios de la Unión Europea a hacer frente a los retos que plantea el cambio climático, en particular, ayudándoles a aplicar el CMNUCC y el Protocolo de Kioto.

Para aplicar esta estrategia, la Unión Europea se inspirará en principios como la contribución a diversos objetivos como el de reducción de la pobreza indicado en la política de desarrollo de la Comunidad Europea (CE), los Objetivos de Desarrollo para el Milenio y los resultados de la Cumbre Mundial sobre Desarrollo Sostenible, así como en la coherencia de las políticas, la complementariedad entre la Comunidad, los Estados miembros y otros donantes, la primacía de la apropiación por los países del proceso de desarrollo y de una amplia participación de las partes interesadas.

Sobre la base de estos principios, la Comisión propone que la cooperación al desarrollo de la UE se concentre en las cuatro prioridades estratégicas siguientes:

  • conceder una mayor importancia política al cambio climático tanto en el diálogo como en la cooperación con los países socios y en la Comunidad;
  • apoyar la adaptación al cambio climático;
  • apoyar la atenuación del cambio climático;
  • desarrollar la capacidad de los países afectados.

Muchos países entre los más vulnerables ante el cambio climático ya están sometidos a tensión debido a la variabilidad del clima actual. Remediar la vulnerabilidad ante el clima actual es, pues, la primera etapa lógica de la adaptación al cambio climático. La UE apoyará las medidas de adaptación al clima actual y a su variabilidad, por ejemplo, a través de la adaptación de una buena relación coste-eficacia en forma de medidas denominadas «no regrets», es decir, medidas que nunca pueden resultar perjudiciales, y que aportan una solución también a las tensiones no climáticas. La UE velará también por el aumento de la investigación y la cooperación científica, que permitiría ayudar a los países en desarrollo a evolucionar hacia un desarrollo sostenible. La evolución del clima constituye, finalmente, una de las prioridades del Sexto Programa Marco de Investigación (2002-2006).

Aun cuando todos los sectores de la economía se prestan a medidas de atenuación, en los países en desarrollo son sobre todo el suministro y utilización de energía y los transportes los que ofrecen el mayor potencial de reducción de emisiones gracias a las actividades de atenuación, lo que asimismo generará repercusiones positivas en el desarrollo sostenible. La UE reforzará su apoyo a las acciones de atenuación de las emisiones de GEI, haciendo hincapié en estos tres ámbitos.

Es esencial desarrollar la capacidad de los países socios de aplicar el CMNUCC y el Protocolo de Kioto. Resulta necesario, sobre todo, dar a conocer mejor las posibilidades que ofrecen estos dos instrumentos e incrementar la toma de conciencia con respecto al cambio climático.

Propuestas de estrategias de respuesta para los países socios de la UE

En el anexo II figura un intento de elaboración de esas posibles estrategias de respuesta para los países socios de la UE. Esas propuestas son sólo una guía, de modo que no hay problema en que un país añada una prioridad y obtenga ayuda al desarrollo a tal efecto. Esas propuestas deben revisarse regularmente, en función sobre todo de los resultados de las futuras negociaciones para el segundo período de compromiso.

Estas estrategias de respuesta de la UE presentan varias ventajas: constituyen un punto de partida interesante para cualquier debate con los países socios en lo que se refiere a sus necesidades particulares para hacer frente al cambio climático, y permiten definir las posibles sinergias con proyectos en curso en los sectores afectados, como la conservación de los bosques, la gestión duradera de los recursos naturales, los transportes, la energía y el desarrollo rural, etc.

ACTOS CONEXOS

Conclusión del Consejo «Asuntos generales y relaciones exteriores», de 22 de noviembre de 2004, sobre el cambio climático en el contexto de la cooperación al desarrollo. Plan de acción 2004-2008 [no publicada en el Diario Oficial].

En esa sesión, el Consejo de «Asuntos generales y relaciones exteriores»aprobó el plan de acción que se concentra en las prioridades estratégicas mencionadas en la Comunicación. También está previsto efectuar un seguimiento y una evaluación de este plan de acción, con un informe de evaluación bienal. A raíz del primer informe bienal, que estará listo para finales de 2006, el Consejo deberá proceder a un examen de la aplicación del plan de acción en 2007 y analizar las posibles medidas suplementarias después de 2008, fecha que señala por el momento el final de la aplicación del plan de acción. Con el fin de mejorar el diálogo y la cooperación con los países socios, en la Comunidad y con otros donantes, los acuerdos de cooperación de la UE incluirán la estrategia de la UE en materia de cambios climáticos y de cooperación al desarrollo, se incrementará la relevancia de los programas de la UE en este ámbito y se reforzará el diálogo con el Banco Mundial (BERD), el Banco Europeo de Inversiones (BEI) y otras instituciones financieras regionales. Por lo que se refiere al apoyo a la adaptación, es preciso ayudar a los países en desarrollo a integrar la gestión de los riesgos climáticos en el proceso de planificación. Resulta indispensable, por ejemplo, apoyar una política de desarrollo coherente e integrada, aumentar los conocimientos para una gestión duradera de los recursos naturales, y realizar trabajos de investigación sobre las incidencias, la vulnerabilidad y la evaluación de los riesgos. Es necesario asimismo ayudar a los países socios a aplicar métodos de desarrollo que produzcan escasas emisiones de gases de efecto invernadero, evaluar las ventajas de las tecnologías respetuosas del medio ambiente mediante la investigación, facilitar el intercambio de información sobre esas tecnologías, etc. Finalmente, el objetivo estratégico relativo al desarrollo de las capacidades tiene por objeto concienciar a la opinión pública en los países socios y reforzar la capacidad humana e institucional en dichos países para la aplicación del CMNUCC y el Protocolo de Kioto.

Última modificación: 14.06.2006
Aviso jurídico | Sobre este sitio | Búsqueda | Dirección de contacto | Arriba