RSS
Índice alfabético
Esta página se encuentra disponible en 15 idiomas
Nuevos idiomas disponibles:  CS - HU - PL - RO

We are migrating the content of this website during the first semester of 2014 into the new EUR-Lex web-portal. We apologise if some content is out of date before the migration. We will publish all updates and corrections in the new version of the portal.

Do you have any questions? Contact us.


Emisiones industriales

La Unión Europea (UE) ha definido las obligaciones que deben respetar las actividades industriales con mayor potencial de contaminación. Ha establecido un procedimiento de autorización y fijado requisitos, sobre todo en lo que respecta a las emisiones. Su objetivo consiste en evitar o minimizar las emisiones contaminantes a la atmósfera, el agua y el suelo, así como los residuos procedentes de las instalaciones industriales y agrícolas con el fin de alcanzar un alto nivel de protección del medio ambiente y la salud.

ACTO

Directiva 2010/75/UE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 24 de noviembre de 2010, sobre las emisiones industriales (prevención y control integrados de la contaminación).

SÍNTESIS

La presente Directiva aglutina la Directiva 2008/1/CE (denominada «Directiva IPPC») y otras seis directivas en una sola directiva sobre las emisiones industriales.

Sectores de actividad

La presente Directiva se aplicará a las actividades industriales con mayor potencial de contaminación, definidas en su anexo I (sectores de actividades energéticas, producción y transformación de metales, industria mineral, industria química, gestión de residuos, cría de animales, etc.).

La Directiva incluye disposiciones especiales para estas instalaciones:

  • instalaciones de combustión (≥ 50 MW);
  • instalaciones de incineración o de coincineración de residuos;
  • algunas instalaciones y actividades que utilizan disolventes orgánicos;
  • instalaciones que producen dióxido de titanio.

La presente Directiva no se aplicará a las actividades de investigación, a las actividades de desarrollo o a la experimentación de nuevos productos y procesos.

Requisitos medioambientales

Cualquier instalación industrial que lleve a cabo las actividades citadas en el anexo I de la Directiva deberá respetar ciertas obligaciones fundamentales:

  • adoptar medidas de prevención de la contaminación;
  • aplicar las mejores técnicas disponibles (MTD);
  • no producir ninguna contaminación importante;
  • limitar, reciclar o eliminar los residuos de la forma menos contaminante;
  • maximizar la eficiencia energética;
  • prevenir accidentes y limitar su impacto;
  • dejar el lugar de la explotación en un estado satisfactorio al término de las actividades.

Aplicación de las mejores técnicas disponibles

Las instalaciones industriales deberán emplear las MTD, es decir, las técnicas más eficaces, para lograr un nivel general de protección del medio ambiente alto en su conjunto. Estas técnicas se pondrán a punto en una escala que permita aplicarlas en el contexto del sector industrial en cuestión, en condiciones económica y técnicamente viables. La Comisión Europea deberá adoptar las conclusiones sobre las MTD que contengan niveles de emisiones asociados a las MTD. Estas conclusiones servirán como referencia para el establecimiento de las condiciones de autorización.

Condiciones de autorización

La autorización deberá prever las medidas necesarias para garantizar el respeto de las obligaciones fundamentales de la empresa responsable de la explotación y las normas de calidad medioambiental. Estas medidas comprenderán como mínimo:

  • valores límite de emisión de las sustancias contaminantes;
  • prescripciones que garanticen la protección del suelo, del agua y del aire;
  • medidas de control y gestión de los residuos;
  • requisitos en relación con el método de medición de las emisiones, con la frecuencia de las tomas y el procedimiento de evaluación de estas;
  • la obligación de comunicar a la autoridad competente al menos una vez al año los resultados del control;
  • los requisitos para el mantenimiento y supervisión del suelo y las aguas subterráneas;
  • las medidas relativas a condiciones distintas de las condiciones normales de funcionamiento (fugas, fallos de funcionamiento, paradas momentáneas o definitivas, etc.);
  • disposiciones relativas a la minimización de la contaminación a larga distancia o transfronteriza;
  • condiciones para evaluar el cumplimiento de los valores límite de emisión.

Disposiciones especiales

En el caso de las instalaciones de combustión, las instalaciones de incineración y coincineración de residuos, las instalaciones que utilizan disolventes orgánicos y las instalaciones que producen dióxido de titanio se aplicarán una serie de disposiciones especiales.

Los valores límite para las emisiones de las grandes instalaciones de combustión que se definen en el anexo V de la Directiva serán por lo general más estrictas que las de la Directiva 2001/80/CE. Para las instalaciones existentes se permitirá cierta flexibilidad (plan nacional transitorio, derogación limitada en el tiempo).

En el caso del resto de actividades a las que se aplican disposiciones especiales, se ha mantenido la mayor parte de las disposiciones de las directivas actuales.

Inspecciones medioambientales

Los Estados miembros establecerán un sistema de inspección medioambiental de las instalaciones en cuestión. Todas las instalaciones deberán estar cubiertas por un plan de inspección medioambiental. Dicho plan deberá ser revisado y actualizado regularmente.

Basándose en los planes de inspección, la autoridad competente elaborará regularmente programas de inspección medioambiental prefijada que incluirán la frecuencia de las visitas a los emplazamientos para los distintos tipos de instalaciones. El período entre dos visitas in situ se basará en una evaluación sistemática de los riesgos medioambientales de las instalaciones correspondientes. Este no superará un año en las instalaciones que planteen los riesgos más altos y tres años en las instalaciones que planteen riesgos menores.

Derogación

La Directiva 2010/75/UE sustituye definitivamente

  • a partir del 7 de enero de 2014 a:
    • la Directiva 78/176/CEE relativa a los residuos procedentes de la industria del dióxido de titanio;
    • la Directiva 82/883/CEE relativa a las modalidades de supervisión y de control de los residuos procedentes de la industria del dióxido de titanio;
    • la Directiva 92/112/CEE relativa a la reducción de los residuos procedentes de la industria del dióxido de titanio;
    • la Directiva 1999/13/CE relativa a la limitación de las emisiones de compuestos orgánicos volátiles (COV);
    • la Directiva 2000/76/CE relativa a la incineración de residuos;
    • la Directiva 2008/1/CE relativa a la prevención y al control integrados de la contaminación;
  • a partir del 1 de enero de 2016 a:
    • la Directiva 2001/80/CE sobre limitación de emisiones de contaminantes procedentes de grandes instalaciones de combustión.

REFERENCIAS

ActoEntrada en vigorPlazo de transposición en los Estados miembrosDiario Oficial
Directiva 2010/75/UE

6.1.2011

7.1.2013

DO L 334 de 17.12.2010

Última modificación: 10.03.2011
Aviso jurídico | Sobre este sitio | Búsqueda | Dirección de contacto | Arriba