RSS
Índice alfabético
Esta página se encuentra disponible en 4 idiomas

We are migrating the content of this website during the first semester of 2014 into the new EUR-Lex web-portal. We apologise if some content is out of date before the migration. We will publish all updates and corrections in the new version of the portal.

Do you have any questions? Contact us.


Conservación de los recursos marinos vivos del Océano Antártico

La Unión europea y otros países se esfuerzan para proteger el equilibrio ecológico en el Océano Antártico mediante una reglamentación internacional de la gestión y conservación de los recursos marinos vivos del mismo.

ACTO

Decisión 81/691/CEE del Consejo, de 4 de setiembre de 1981, relativa a la celebración de la Convención sobre la conservación de los recursos marinos vivos del Antártico.

SÍNTESIS

La Convención internacional sobre la conservación de los recursos marinos vivos del Antártico se adoptó en la conferencia diplomática celebrada el 20 de mayo de 1980 en Canberra (Australia). La presente decisión aprueba la convención en nombre de la Comunidad Europea.

Se observa un aumento de la importancia de salvaguardar el medio ambiente y de proteger la integridad del ecosistema de los mares que rodean la Antártida, debido a la concentración de recursos marinos vivos en las aguas antárticas y al creciente interés en las posibilidades que ofrece la utilización de esos recursos como fuente de proteínas. Por consiguiente, resulta esencial asegurar la conservación de los recursos marinos vivos antárticos.

La convención se aplica a los recursos marinos vivos de la zona situada al sur de los 60º de latitud sur y a los recursos marinos vivos de la zona comprendida entre dicha latitud y la Convergencia Antártica que forman parte del ecosistema marino antártico.

Para garantizar la protección de los recursos marinos vivos, toda recolección y actividades conexas deberá:

  • prevenir la disminución del tamaño de la población de cualquier especie recolectada a niveles inferiores a aquellos que aseguren su restablecimiento a niveles estables. A tal fin, no deberá permitirse que disminuya a un tamaño inferior a un nivel aproximado al que asegure el mayor incremento anual neto de la población;
  • mantener las relaciones ecológicas entre poblaciones recolectadas, dependientes y afines de los recursos marinos vivos antárticos y reponer las poblaciones disminuidas por debajo de los niveles antes definidos;
  • y prevenir los cambios o minimizar el riesgo de cambios en el ecosistema marino que no sean potencialmente reversibles en el lapso de dos o tres decenios, teniendo en cuenta el estado de los conocimientos existentes acerca de las repercusiones directas o indirectas de la recolección, el efecto de la introducción de especies exóticas, los efectos de actividades conexas sobre el ecosistema marino y los efectos de los cambios ambientales, a fin de permitir la conservación sostenida de los recursos marinos vivos antárticos.

Las partes contratantes, sean o no partes en el Tratado Antártico, acuerdan que no se dedicarán en la zona del tratado a ninguna actividad contraria a los propósitos y principios de dicho tratado.

La presente convención no derogará los derechos y obligaciones de las partes contratantes en virtud de la Convención internacional para la caza de la ballena y la Convención para la conservación de focas antárticas.

Se establece, con carácter consultivo, un comité científico, denominado Comisión para la conservación de los recursos marinos vivos antárticos (CCAMLR), que podrá buscar el asesoramiento de otros científicos y expertos sobre una base ad hoc.

Este comité servirá de foro para la consulta y cooperación en lo relativo a la compilación, estudio e intercambio de información con respecto a los recursos marinos vivos a que se aplica la presente convención. Alentará y fomentará la cooperación en el ámbito de la investigación científica con el fin de ampliar el conocimiento de los recursos marinos vivos del ecosistema marino antártico.

REFERENCIAS

ActoEntrada en vigorTransposición en los Estados miembrosDiario Oficial
Decisión 81/691/CEE4.9.1981-DO L 252 de 5.9.1981

ACTOS RELACIONADOS

Reglamento (CE) nº 601/2004 del Consejo, de 22 de marzo de 2004, por el que se establecen determinadas medidas de control aplicables a las actividades pesqueras en la zona de la Convención para la conservación de los recursos vivos marinos antárticos y se derogan los Reglamentos (CEE) n° 3943/90, (CE) n° 66/98 y (CE) n° 1721/1999 [Diario Oficial L 97 de 1.4.2004].
Con objeto de aplicar las nuevas medidas de conservación adoptadas por la CCAMLR, este Reglamento reúne en un acto único las disposiciones específicas en materia de control de las actividades pesqueras que se derivan de las obligaciones de la Comunidad en su calidad de parte contratante en la convención. Esas normas se refieren al acceso a las actividades pesqueras, la declaración de datos sobre las capturas y el esfuerzo pesquero, los procedimientos de control e inspección en el mar y en el puerto, así como las medidas aplicables a los buques que practican la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada (INDNR) en la zona de la convención.

Reglamento (CE) n° 1721/1999 del Consejo, de 29 de julio de 1999, por el que se establecen medidas de control con respecto a los buques que enarbolan pabellón de las partes no contratantes de la Convención para la conservación de los recursos vivos marinos antárticos [Diario Oficial L 203 de 3.8.1999].

En la práctica, se ha podido observar la utilización de buques que enarbolan pabellón de las partes no contratantes del convenio como medio para evitar el cumplimiento de las medidas de conservación y aplicación existentes, lo que podría poner en peligro la eficacia del convenio. Para contrarrestar tales prácticas, en su XVI reunión anual celebrada del 27 de octubre al 7 de noviembre de 1997, se adoptó una medida de conservación relativa a un "Régimen para fomentar el cumplimiento por parte de los buques de las partes no contratantes de las medidas de conservación del convenio", cuyo objetivo es garantizar que los buques de las Partes no contratantes no pongan en peligro la eficacia de las medidas de conservación y aplicación establecidas por el convenio.
Dicho régimen establece, entre otras cosas, la inspección obligatoria de los buques de las partes no contratantes cuando éstos se encuentren voluntariamente en los puertos de las partes contratantes, la prohibición de desembarques y transbordos si, en el transcurso de dicha inspección, se demuestra que las capturas se realizaron contraviniendo las medidas de conservación y aplicación establecidas por el convenio y otras medidas complementarias que deben ser adoptadas por las partes contratantes.
Esta medida de conservación es obligatoria para todas las partes contratantes a partir del 10 de mayo de 1998. El presente reglamento tiene por objeto la aplicación de dicho régimen por parte de la Comunidad.

Este reglamento queda derogado y sustituido por el Reglamento (CE) nº 601/2004 del Consejo.

Última modificación: 11.02.2005
Aviso jurídico | Sobre este sitio | Búsqueda | Dirección de contacto | Arriba