RSS
Índice alfabético
Esta página se encuentra disponible en 4 idiomas

We are migrating the content of this website during the first semester of 2014 into the new EUR-Lex web-portal. We apologise if some content is out of date before the migration. We will publish all updates and corrections in the new version of the portal.

Do you have any questions? Contact us.


Estrategia ambiental para el Mediterráneo

La Comisión presenta las líneas maestras de una estrategia coordinada para la cuenca mediterránea con vistas a la protección del entorno marino y costero de esa región y a la reducción de su contaminación para 2020. Dicha estrategia se basa en la intensificación de la cooperación entre los países afectados, a nivel político, financiero y técnico, y prevé acciones específicas, concebidas en el marco de una iniciativa común denominada «Horizonte 2020».

ACTO

Comunicación de la Comisión, de 5 de septiembre de 2006: «Establecer una estrategia ambiental para el Mediterráneo» [COM (2006) 475 final - no publicada en el Diario Oficial].

SÍNTESIS

El Mediterráneo es el mayor de los mares europeos: sus aguas bañan siete Estados miembros de la Unión Europea (UE), dos países candidatos a la adhesión a la UE y más de una decena de terceros países.

Esta confluencia en torno al mar Mediterráneo crea una fuerte interdependencia de los países costeros: la contaminación tiene un impacto directo sobre los países vecinos, y los recursos naturales (agua, aire, suelo y biodiversidad) se imbrican en complejos ecosistemas en cuya explotación y conservación se ven implicados todos y cada uno de los países mediterráneos.

El entorno mediterráneo es frágil y, pese a los esfuerzos realizados, no ha cesado de degradarse; para muchos de los países ribereños, el coste de ese deterioro se cifra en miles de millones de euros anuales. Las iniciativas y estrategias elaboradas durante los treinta últimos años no se aplican en absoluto o no en medida suficiente, no sólo debido a la escasez de recursos financieros, sino también a la poca prioridad política que se concede al medio ambiente, a una gobernanza ambiental global insuficiente o a la escasa sensibilización de la opinión pública.

Así pues, se impone una intensificación de las actuaciones ambientales en el Mediterráneo, mediante una estrategia coordinada entre la UE y los diferentes países afectados. Dicha estrategia se articula, principalmente, en torno a los países mediterráneos a los que se aplica la política europea de vecindad (Argelia, Egipto, Israel, Jordania, Líbano, Libia, Marruecos, Autoridad Palestina, Siria y Túnez). Por su parte, los Estados miembros actuales y potenciales deben aplicar las disposiciones legislativas comunitarias en materia de medio ambiente.

Objetivos de una estrategia regional

Los objetivos de la estrategia de cooperación regional en favor del medio ambiente concebida por la Comisión son, fundamentalmente, los siguientes:

  • ayudar a los países socios a crear las instituciones adecuadas, elaborar una política eficaz y establecer un marco jurídico que permita la integración de las consideraciones ambientales en las políticas sectoriales;
  • reducir los niveles de contaminación y la repercusión de actividades no controladas;
  • promover la preparación de las administraciones regionales para que puedan hacer frente a situaciones de emergencia, de forma puntual y a largo plazo;
  • propiciar un uso más sostenible de las zonas terrestres y marítimas;
  • mejorar la información a la opinión pública, y fomentar su sensibilización y su participación;
  • impulsar la cooperación regional entre los países socios.

Medios para alcanzar los objetivos

Para alcanzar estos objetivos, los países afectados podrán obtener asistencia financiera, a través, entre otros, del Instrumento Europeo de Vecindad y Asociación (IEVA), el programa temático para el medio ambiente y gestión sostenible de los recursos naturales, incluida la energía, los préstamos de las instituciones financieras internacionales (IFI), y las contribuciones de los donantes, así como los recursos nacionales. Lo limitado de los recursos financieros exigirá la canalización de los fondos hacia los lugares que planteen mayores problemas, así como la coordinación de los mismos.

Por otro lado, el diálogo político se verá reforzado en el marco de los foros oficiales de encuentro en el ámbito de la cooperación entre la UE y los terceros países (Asociación Euromediterránea, Política Europea de Vecindad) o a nivel internacional (Nueva Asociación para el Desarrollo de África, Unión Africana). La Comisión tiene previsto, asimismo, contribuir a la creación de redes de organizaciones no gubernamentales (ONG) y propiciar los contactos entre ellas, y velará por que todos los socios pertinentes participen en la elaboración y aplicación de la política ambiental.

La Comisión seguirá cooperando asimismo con sus diferentes socios, entre ellos, las organizaciones vinculadas al Convenio de Barcelona de 1976 para la protección del mar Mediterráneo contra la contaminación, en particular, mediante la aplicación del programa de trabajo conjunto Plan de Acción para el Mediterráneo/Comisión, firmado en 2005. Se explotarán al máximo los protocolos de acuerdo con determinadas instituciones financieras internacionales (Banco Mundial, Banco Europeo de Inversiones) y se intensificarán los contactos con otros donantes de fondos (fondo de inversiones estratégicas del Fondo Mundial para el Medio Ambiente). Dichos vínculos se reforzarán merced a la creación de un grupo de seguimiento de la iniciativa «Horizonte 2020».

La UE, que posee gran experiencia en materia de lucha contra la contaminación y desarrollo sostenible, adquirida, en particular, gracias a los programas LIFE y SMAP (EN), y a los programas marco de investigación, tratará de que los países socios se beneficien de ella a través de instrumentos como el grupo de expertos para la sostenibilidad y el turismo, creado por la Comisión, o del TAIEX (Instrumento de Asistencia Técnica y de Intercambio de Información) (DE/EN/FR) al que, a partir de ahora, tendrán acceso los países amparados por la Política Europea de Vecindad.

Horizonte 2020 y metas ulteriores

Durante la cumbre celebrada en noviembre de 2005 para conmemorar el décimo aniversario de la Asociación Euromediterránea, los dirigentes participantes se pusieron de acuerdo sobre la intensificación de sus esfuerzos a fin de reducir la contaminación en el Mediterráneo. A raíz de esta cumbre, la Comisión lanzó la iniciativa «Horizonte 2020», orientada a lograr una reducción significativa de la contaminación de aquí a 2020. Dicha iniciativa se sustentará en los instrumentos existentes en materia de medio ambiente y favorecerá el cumplimiento de los compromisos adquiridos en virtud del Convenio de Barcelona. Irá, además, acompañada de una propuesta de calendario para la ejecución de las medidas previstas.

La iniciativa Horizonte 2020 abarca cuatro tipos de acciones:

  • proyectos de reducción de la contaminación, centrados principalmente en los sectores que se consideran prioritarios, es decir, los residuos municipales, las aguas residuales urbanas y las emisiones industriales;
  • medidas de refuerzo de la capacidad, en particular, elaboración de legislación y creación de instituciones, así como apoyo a los colectivos locales y de la sociedad civil;
  • investigación, en particular, en los ámbitos de la salud, la alimentación, la agricultura, la energía, el cambio climático, el suelo y el transporte. Se concederá gran importancia a la divulgación de los conocimientos adquiridos a través de LIFE, los programas marco de investigación, y las acciones desarrolladas por el Centro Común de Investigación (CCI), así como otras actividades internacionales;
  • seguimiento y gestión de la iniciativa, en particular, mediante la creación de un cuadro de indicadores destinado a medir los progresos realizados y un grupo de seguimiento de carácter consultivo encargado de velar por la puesta en práctica de la iniciativa.

Además, se prevén acciones complementarias a fin de cumplir los objetivos no cubiertos por el programa Horizonte 2020. Entre ellas, cabe destacar la aplicación íntegra de los planes de acción relacionados con la Política Europea de Vecindad, una mayor integración de las preocupaciones ambientales en los diversos sectores económicos, la lucha contra las amenazas a escala planetaria tales como el cambio climático y la pérdida de biodiversidad, y la reacción ante los riesgos regionales (ordenación de las zonas costeras, sequías, inundaciones, etc.), así como el recurso a estudios de impacto y a evaluaciones ambientales, y a la elaboración de indicadores.

ACTOS CONEXOS

Libro Verde de la Comisión, de 7 de junio de 2006, «Hacia una política marítima de la Unión Europea: Perspectiva europea de los océanos y los mares» [COM (2006) 275 final - no publicado en el Diario Oficial].

Comunicación de la Comisión al Consejo y al Parlamento Europeo, de 24 de octubre de 2005, «Estrategia temática sobre la protección y la conservación del medio ambiente marino» [COM (2005) 504 final - no publicada en el Diario Oficial].

Décision 77/585/CEE del Consejo, de 25 de julio de 1977, relativa a la celebración del Convenio para la protección del mar Mediterráneo contra la contaminación, así como del Protocolo sobre la prevención de la contaminación del mar Mediterráneo causada por vertidos desde buques y aeronaves [Diario Oficial L 240 de 19.9.1977].

 
Última modificación: 04.12.2007
Aviso jurídico | Sobre este sitio | Búsqueda | Dirección de contacto | Arriba