RSS
Índice alfabético
Esta página se encuentra disponible en 4 idiomas

We are migrating the content of this website during the first semester of 2014 into the new EUR-Lex web-portal. We apologise if some content is out of date before the migration. We will publish all updates and corrections in the new version of the portal.

Do you have any questions? Contact us.


Seguridad marítima: Convenio «Combustible de los buques»

La presente Decisión autoriza a los Estados miembros a convertirse en Partes Contratantes en el Convenio internacional de 2001 sobre responsabilidad civil nacida de daños debidos a contaminación por los hidrocarburos para combustible de los buques.

ACTO

Decisión 2002/762/CE del Consejo, de 19 de septiembre de 2002, por la que se autoriza a los Estados miembros a firmar y ratificar, en interés de la Comunidad, el Convenio internacional sobre responsabilidad civil nacida de daños debidos a contaminación por los hidrocarburos para combustible de los buques, 2001 (Convenio «combustible de los buques»), o a adherirse a dicho Convenio [Diario Oficial L 256 de 25.9.2002].

SÍNTESIS

El Convenio «combustible de los buques» fue aprobado el 23 de marzo de 2001 bajo los auspicios del Organización Marítima Internacional (OMI) (EN) con el fin de garantizar una indemnización adecuada, puntual y efectiva de las personas afectadas por daños debidos a vertidos de hidrocarburos transportados como combustible en los buques.

El Convenio «combustible de los buques» cubre una laguna importante en la reglamentación internacional en materia de responsabilidad vinculada a la contaminación marina. Este Convenio permite mejorar la protección de las víctimas en el marco de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar de 1982.

Por la presente Decisión de 19 de septiembre de 2002, el Consejo de la Unión Europea (UE) autoriza a los Estados miembros a firmar y ratificar el Convenio «combustible de los buques» o adherirse al mismo en las condiciones definidas en la misma.

Los artículos 9 y 10 del Convenio «combustible de los buques» afectan a las disposiciones del Reglamento (CE) nº 44/2001 relativo a la competencia judicial, el reconocimiento y la ejecución de resoluciones judiciales en materia civil y mercantil.

En consecuencia, dichos artículos regulan aspectos que son competencia externa exclusiva de la Comunidad Europea. De conformidad con la jurisprudencia del Tribunal de Justicia, sólo la Comunidad es competente para negociar y celebrar compromisos internacionales en los ámbitos de su exclusiva competencia. Sin embargo, el Convenio «Combustible de los buques» no prevé la posibilidad de que una organización internacional como la Comunidad Europea sea parte contratante. Por consiguiente, han de ser los Estados miembros, una vez obtenida la autorización de la Comunidad, quienes firmen, ratifiquen o se adhieran al Convenio en interés de esta última.

La presente Decisión tiene pues por objeto autorizar a los Estados miembros a firmar, ratificar o adherirse al Convenio; la autorización va acompañada de una disposición de obligado cumplimiento dirigida a los Estados miembros para que éstos emitan una reserva según la cual se comprometen a aplicar en sus relaciones mutuas el Reglamento (CE) nº 44/2001.

Ámbito de aplicación

El presente Convenio se aplicará:

  • a los daños por contaminación ocasionados en el territorio, mar territorial, zona económica exclusiva (ZEE) o zona equivalente de un Estado Parte;
  • a las medidas preventivas adoptadas para evitar o reducir al mínimo tales daños.

Las disposiciones del Convenio no se aplicarán a los buques de guerra, buques auxiliares de la armada u otros buques cuya propiedad o explotación corresponda a un Estado, si bien un Estado podrá decidir aplicar el Convenio a tales buques.

Responsabilidad del propietario del buque

El propietario del buque en el momento de producirse un suceso será responsable de los daños debidos a contaminación ocasionados por cualesquiera hidrocarburos para combustible. Sin embargo, no se le imputará responsabilidad si demuestra que:

  • los daños se debieron a un acto de guerra, hostilidades, guerra civil o insurrección, o a un fenómeno natural de carácter excepcional, inevitable e irresistible;
  • los daños se debieron totalmente a la acción u omisión de un tercero que actuó con la intención de causarlos;
  • los daños se debieron totalmente a la negligencia de cualquier Gobierno o autoridad responsable.

Limitación de la responsabilidad

El límite financiero de la parte responsable se establecerá con arreglo al régimen de limitación nacional o internacional aplicable, si bien esa responsabilidad no excederá en ningún caso la cuantía calculada de conformidad con el Convenio sobre limitación de la responsabilidad nacida de reclamaciones de derecho marítimo, de 1976, en su forma enmendada.

Seguro obligatorio o garantía financiera

El propietario de un buque de arqueo bruto superior a 1 000 matriculado en un Estado Parte tendrá obligación de suscribir un seguro u otra garantía financiera, tal como la garantía de un banco o entidad financiera similar, que cubra su responsabilidad por los daños debidos a contaminación.

A cada buque se le expedirá un certificado que atestigüe que el seguro u otra garantía financiera están en vigor, una vez la autoridad competente de un Estado Parte haya establecido esta circunstancia.

El certificado se llevará a bordo del buque, depositándose una copia ante las autoridades encargadas del registro de matrícula de este último.

Toda reclamación de indemnización por daños debidos a contaminación podrá dirigirse directamente contra el asegurador o contra toda persona proveedora de la garantía financiera que cubra la correspondiente responsabilidad del propietario inscrito del buque.

Cada Estado Parte se asegurará de que, de conformidad con su legislación nacional, todo buque de arqueo bruto superior a 1 000 que entre en un puerto situado en su territorio o salga de él, con independencia de dónde esté matriculado, está cubierto por un seguro u otra garantía.

Tribunales competentes, reconocimiento y ejecución de los fallos

Cuando un suceso haya ocasionado daños por contaminación en el territorio de uno o varios Estados Partes, las reclamaciones de indemnización contra el propietario del buque, el asegurador o la persona que haya proporcionado la garantía sólo podrán promoverse ante los tribunales de esos Estados Partes.

El Convenio precisa las condiciones en que un fallo emitido por un tribunal de un Estado Parte será reconocido y ejecutado en otro Estado Parte.

Plazos de prescripción

Los derechos a indemnización previstos en el presente Convenio prescribirán a menos que se interponga una acción en el plazo de tres años a partir de la fecha en que se produjo el daño. Sin embargo, en ningún caso podrán interponerse acciones una vez transcurridos seis años desde la fecha del suceso que causó los daños.

Plazos de aplicación

En virtud de la Decisión del Consejo, los Estados miembros adoptarán las medidas necesarias para depositar sus instrumentos de ratificación o adhesión al Convenio «combustible de los buques» en un plazo razonable ante el Secretario General de la OMI, si es posible antes del 30 de junio de 2006. Los Estados miembros informarán al Consejo y a la Comisión, antes del 30 de junio de 2004, de la fecha prevista de finalización de sus procedimientos de ratificación o adhesión.

REFERENCIAS

Acto Entrada en vigor - Fecha de expiración Plazo de transposición en los Estados miembros Diario Oficial
Decisión nº 2002/762/CE 20.9.2002 - DO L 256 de 25.9.2002
Última modificación: 14.05.2007
Aviso jurídico | Sobre este sitio | Búsqueda | Dirección de contacto | Arriba