RSS
Índice alfabético
Esta página se encuentra disponible en 11 idiomas

We are migrating the content of this website during the first semester of 2014 into the new EUR-Lex web-portal. We apologise if some content is out of date before the migration. We will publish all updates and corrections in the new version of the portal.

Do you have any questions? Contact us.


Desarrollo del microcrédito

El microcrédito puede promover el crecimiento económico y el empleo en Europa de conformidad con la Agenda de Lisboa. Gracias a él, pueden acceder a la financiación de su proyecto las microempresas y las personas que desean establecerse por su cuenta cuando no tienen acceso a los servicios bancarios tradicionales. La Unión Europea presenta una iniciativa que consta de cuatro apartados y que se propone fomentar el desarrollo del microcrédito en Europa.

ACTO

Comunicación de la Comisión al Consejo, al Parlamento Europeo, al Comité Económico y Social Europeo y al Comité de las Regiones, de 13 de noviembre de 2007, titulada «Iniciativa europea para el desarrollo del microcrédito en apoyo del crecimiento y del empleo» [COM(2007) 708 final – No publicado en el Diario Oficial].

SÍNTESIS

En Europa, el microcrédito (créditos inferiores a 25 000 euros) va dirigido a las microempresas (las que emplean a menos de diez personas) y a las personas desfavorecidas (los desempleados o inactivos, los que perciben una ayuda social, los inmigrantes, etc.) que desean trabajar por cuenta propia pero no tienen acceso a los servicios bancarios tradicionales.

El microcrédito puede facilitar la transición del desempleo al trabajo autónomo y permite el acceso a la financiación de su proyecto a las personas a las que los bancos se la deniegan por no disponer de garantías suficientes. Por ello, el microcrédito puede jugar un papel significativo en la materialización de la estrategia de Lisboa para el crecimiento y el empleo.

Sin embargo, si bien el microcrédito se está difundiendo desde hace unos años en los Estados miembros de la Unión Europea (UE), queda mucho por hacer para que este instrumento pueda desarrollar todo su potencial.

Por consiguiente, la UE propone una iniciativa destinada a desarrollar el mercado del microcrédito. La iniciativa consta de cuatro apartados:

  • mejorar el entorno legal e institucional en los Estados miembros;
  • continuar desarrollando un clima que favorezca la iniciativa privada;
  • favorecer la extensión de buenas prácticas, incluida la formación;
  • suministrar capital financiero adicional para las instituciones de microcrédito.

Primer apartado: mejorar el entorno legal e institucional en los Estados miembros

El marco institucional que existe en los Estados miembros no siempre es el más adecuado para el desarrollo favorable del microcrédito. De hecho, las legislaciones nacionales y comunitaria generalmente no tienen en cuenta la especificidad del microcrédito. Por esa razón la Comisión anima a los Estados miembros a adoptar las medidas necesarias para crear un entorno legal, institucional y comercial más favorable para el desarrollo del microcrédito. Con esta perspectiva, la Comisión propone concretamente a los Estados miembros lo siguiente:

  • Crear un entorno que permita el desarrollo de instituciones de microfinanciación (IMF) y que cubra todos los segmentos de la clientela. Dado el número y la diversidad de los clientes potenciales, las IMF deberían tener un acceso fácil a recursos financieros que les permitan desarrollar el mercado del microcrédito. Las IMF se financian a través de subvenciones y donaciones y, llegado el caso, mediante préstamos concedidos por los bancos. La creación de un entorno adaptado en el que fueran más visibles sería de gran utilidad.
  • Favorecer la viabilidad del microcrédito relajando los techos del tipo de interés de este tipo de operaciones. En los Estados miembros que aplican tipos de usura, éstos deberían fijarse en un nivel bastante alto para que las instituciones de crédito puedan cubrir costes al tiempo que se evalúa regularmente su impacto económico y social para no poner en peligro la seguridad de los prestatarios.
  • Reducir los costes de funcionamiento mediante sistemas fiscales favorables. Los regímenes fiscales más favorables (exenciones fiscales, reducciones de impuestos, subvenciones) son importantes para el desarrollo del microcrédito.
  • Adaptar la reglamentación y la supervisión nacionales a las especificidades de la microfinanciación. Si aceptan depósitos, las IMF están sometidas a una reglamentación cautelar comunitaria y son supervisadas en consecuencia. Con objeto de no obstaculizar la oferta de microcréditos y el crecimiento de las IMF que no reciben depósitos de clientes, las nuevas reglamentaciones o supervisiones deberán tener en cuenta la realidad de su coste y los riesgos inherentes a las IMF.

Segundo apartado: crear un clima que favorezca la iniciativa privada

A fin de fomentar la transformación de Europa en una economía basada en el conocimiento, los servicios y las nuevas tecnologías y crear un clima más favorable a la iniciativa privada, la Comisión propone concretamente a los Estados miembros lo siguiente:

  • Mejorar el marco institucional para los trabajadores autónomos y las microempresas. La igualdad de tratamiento entre los trabajadores autónomos y por cuenta ajena es fundamental. No obstante, debe organizarse una campaña de información y de sensibilización dirigida al gran público para que se reconozca el trabajo autónomo y de las microempresas. A este respecto, deben reducirse las barreras jurídicas, fiscales y administrativas (p. ej.: exención de las cargas sociales, simplificación de los procedimientos de registro y mejora del acceso a salidas de mercado más numerosas y menos costosas).
  • Aumentar las posibilidades de éxito de las nuevas microempresas a través de servicios de formación, de tutoría y de creación de empresas. El entorno de las microempresas es complejo y requiere servicios de ayuda al desarrollo de las empresas ya que el nuevo empresario no siempre posee todas las competencias necesarias para triunfar. Las posibilidades de éxito de un nuevo empresario pasan, por tanto, por la formación y el acompañamiento.

Tercer apartado: difusión de las buenas prácticas

Fomentar la difusión de las buenas prácticas para las IMF constituye un elemento fundamental de la iniciativa en favor del microcrédito. Por ello, la Comisión propone establecer un nuevo mecanismo para proporcionar asistencia técnica y apoyo para el desarrollo de las IMF no bancarias en los Estados miembros. Este nuevo mecanismo tendría las siguientes misiones:

  • Elaborar un código de conducta para las IMF. Dicho código servirá para aumentar la confianza en las IMF y difundir la ética y las mejores prácticas dentro de la comunidad de las IMF. La calidad de una IMF se evaluaría a partir de su rendimiento social y financiero y sus prácticas comerciales.
  • Crear un «label» específico del microcrédito para llamar la atención de los ciudadanos de la UE. Ese «label» permitiría aumentar la atención que los fondos de inversión destinados al microcrédito prestan a las IMF rentables, mejorar la confianza del ciudadano en los instrumentos de inversión de microfinanzas y dirigir nuevos medios financieros hacia las IMF con el mejor rendimiento social y financiero.
  • Informar sobre la presente iniciativa y encargarse de su publicidad.
  • Publicar folletos y organizar conferencias.
  • Redactar manuales técnicos, guías y programas informáticos para ayudar a las IMF a adoptar las mejores prácticas.
  • Facilitar el acceso a la financiación de las IMF mediante la movilización de recursos financieros.

Cuarto apartado: suministrar capital financiero adicional para las nuevas IMF no bancarias

La Comisión propone la creación de una estructura de apoyo en el equipo JEREMIE del FEI destinado a suministrar un apoyo técnico y financiero a las IMF no bancarias prometedoras. El objetivo de este microfondo sería ayudar a las IMF a hacerse autónomas y contribuiría a aumentar la oferta de microcrédito en Europa y el desarrollo de este sector.

Contexto

Esta iniciativa tiene por objeto promover el desarrollo sostenible del microcrédito en la UE y se inscribe en el marco de la estrategia de Lisboa para el crecimiento y el empleo, en la política de fomento del espíritu empresarial y de la iniciativa económica, de promoción de la «flexiguridad» y de la inclusión de las personas desfavorecidas, del desarrollo del capital humano y de renovación de los vínculos sociales basados en la confianza.

ACTOS CONEXOS

Comunicación de la Comisión al Parlamento Europeo, al Consejo, al Comité Económico y Social Europeo y al Comité de las Regiones, de 27 de junio de 2007, titulada «Hacia los principios comunes de la flexiguridad: más y mejor empleo mediante la flexibilidad y la seguridad» [COM(2007) 359 final – No publicado en el Diario Oficial].

Comunicación de la Comisión al Consejo, al Parlamento Europeo, al Comité Económico y Social Europeo y al Comité de las Regiones, de 29 de junio de 2006,titulada «Aplicación del programa comunitario sobre la Estrategia de Lisboa: Financiar el crecimiento de las PYME – añadir valor europeo [COM(2006) 349 final – No publicado en el Diario Oficial].Directiva 2006/48/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 14 de junio de 2006, relativa al acceso a la actividad de las entidades de crédito y a su ejercicio (refundición)[Diario Oficial L 177 de 30.6.2006].

Directiva 2006/49/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 14 de junio de 2006, sobre la adecuación del capital de las empresas de inversión y las entidades de crédito (refundición)[Diario Oficial L 177 de 30.6.2006].

Última modificación: 04.04.2008
Aviso jurídico | Sobre este sitio | Búsqueda | Dirección de contacto | Arriba