RSS
Índice alfabético
Esta página se encuentra disponible en 15 idiomas
Nuevos idiomas disponibles:  CS - HU - PL - RO

We are migrating the content of this website during the first semester of 2014 into the new EUR-Lex web-portal. We apologise if some content is out of date before the migration. We will publish all updates and corrections in the new version of the portal.

Do you have any questions? Contact us.


Una política moderna para las PYME

La nueva política comunitaria para las pequeñas y medianas empresas (PYME) ofrece un marco más coherente, pragmático y horizontal en favor de dichas empresas. Está dirigida a liberar el inmenso potencial sin explotar de las PYME para generar crecimiento y empleo en la Unión Europea (UE). Las PYME ganarán en competitividad, en particular mediante la promoción del espíritu empresarial, un mayor acceso a los mercados interior y exterior, una simplificación de la legislación comunitaria, una mejora de su potencial de crecimiento y una cooperación efectiva con las partes interesadas en las PYME.

ACTO

Comunicación de la Comisión al Consejo, al Parlamento Europeo, al Comité Económico y Social Europeo y al Comité de las Regiones, de 10 de noviembre de 2005, «Implementación del programa comunitario de Lisboa - Una política moderna de la PYME para el crecimiento y el empleo» [COM (2005) 551 final - no publicada en el Diario Oficial].

SÍNTESIS

Las pequeñas y medianas empresas (PYME) son un factor fundamental de crecimiento y de creación de empleo en la Unión Europea (UE). Por esa razón, la nueva política comunitaria para las PYME ofrece un marco más coherente, pragmático y horizontal en favor de dichas empresas. Si se promueve el espíritu empresarial y se crea un entorno favorable para las PYME, éstas podrán ser más competitivas.

Las PYME presentan una gran diversidad y, por consiguiente, tienen necesidades diferentes. Algunas de ellas son empresas de nueva creación (start-ups); otras experimentan un crecimiento rápido («empresas gacela»). Algunas operan en grandes mercados; otras en mercados locales o regionales. Si bien todas ellas tienen, por definición, menos de 250 trabajadores, algunas son microempresas, y otras son PYME familiares. Para liberar el potencial de crecimiento de todas las PYME, las políticas y acciones dirigidas a ellas han de reflejar esa diversidad.

El éxito de esta nueva política dependerá de la participación efectiva de todos los agentes interesados (los europeos, pero también los nacionales y regionales, públicos y privados).

Se proponen acciones específicas en cinco ámbitos clave.

  • Promover el espíritu empresarial y las capacidades. La promoción del espíritu empresarial, la reducción de la carga del riesgo que va unida a la creación y a la gestión de empresas, la supresión de los efectos negativos derivados de la quiebra, así como una ayuda para el éxito de las transmisiones de empresas son elementos que harán posible explotar mejor el potencial empresarial europeo. Por otra parte, se concederá especial atención a la promoción de las competencias empresariales, la reducción de la falta de personas capacitadas y el apoyo a determinadas categorías de empresarios (mujeres, jóvenes, personas de edad avanzada o de comunidades étnicas minoritarias).
  • Mejorar el acceso de las PYME a los mercados. Un mejor acceso a las ofertas de contratación pública, una mayor participación en el proceso de definición de las normas, una mayor sensibilización en lo que respecta a los derechos de propiedad intelectual y un apoyo a la cooperación entre empresas --en particular en las regiones fronterizas-- ayudarán a las PYME a aprovechar plenamente las oportunidades que ofrece el mercado interior. Asimismo, se facilitará el acceso de las PYME a los mercados internacionales.
  • Simplificar la legislación. Es necesario simplificar las cargas legislativas y administrativas que recaen sobre las PYME. El principio de la prioridad concedida a las pequeñas empresas («pensar primero a pequeña escala») se integrará de manera transversal en todas las políticas europeas. Los intereses de las PYME se tendrán sistemáticamente en cuenta al examinar los efectos de la legislación comunitaria y al preparar los actos legislativos. De esta manera, podrán establecerse excepciones en favor de las PYME. Se prestará especial atención a las normas relativas a las ayudas estatales, la participación de las PYME en los programas comunitarios, el impuesto sobre el valor añadido (IVA) y, a escala nacional, la fiscalidad directa.
  • Mejorar el potencial de crecimiento de las PYME. Facilitar el acceso de las PYME a la financiación, a la investigación, a la innovación y a las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) contribuirá directamente a liberar su potencial de crecimiento. La ayuda financiera, que inicialmente se prestaba a escala comunitaria con cargo al Programa plurianual en favor de la empresa y del espíritu empresarial (2001-2006), se ha incrementado mediante el Programa marco para la innovación y la competitividad (CIP) (2007-2013). Además, es indispensable reforzar la capacidad innovadora y de investigación de las PYME, ya que la innovación permanente es esencial para su desarrollo sostenible. De esta forma, se facilitará la participación de las PYME en el Séptimo Programa Marco de investigación.
  • Consolidar el diálogo y la consulta con las partes interesadas en el ámbito de las PYME. Existe una brecha informativa entre las empresas --en particular las PYME-- y las instituciones europeas. Una consulta y una cooperación más sistemáticas con las partes interesadas será una línea de actuación fundamental de la nueva política a favor de las PYME. La consulta de las PYME, al elaborar las políticas, se llevará a cabo a través del representante para las PYME o del «Panel PYME», que es un nuevo mecanismo de consulta rápido y fácil a través de la red “Enterprise Europe Network” (EN). Por otra parte, desde finales de 2005, se conceden los premios europeos de empresa («European Enterprise Awards») a las medidas que hayan demostrado su eficacia para la promoción del espíritu empresarial, y de esa forma se facilitarán los intercambios de buenas prácticas. Las redes comunitarias de apoyo a las empresas seguirán desempeñando un papel fundamental en la difusión de información sobre la Unión Europea a las empresas, en particular a las PYME.

Contexto

Las PYME son un elemento fundamental de la economía y la industria europeas. En efecto, los 23 millones de PYME que tiene la Unión Europea representan un 99 % del total de las empresas y aportan hasta un 80 % del empleo en determinados sectores industriales, como el textil. Por consiguiente, las PYME europeas son una fuente fundamental de crecimiento, de empleo, de competencias empresariales, de innovación, y de cohesión económica y social. En consecuencia, es fundamental liberar el potencial de las PYME mejorando su entorno y promoviendo el espíritu empresarial.

Última modificación: 21.12.2007

Véase también

Aviso jurídico | Sobre este sitio | Búsqueda | Dirección de contacto | Arriba