RSS
Índice alfabético
Esta página se encuentra disponible en 15 idiomas
Nuevos idiomas disponibles:  CS - HU - PL - RO

We are migrating the content of this website during the first semester of 2014 into the new EUR-Lex web-portal. We apologise if some content is out of date before the migration. We will publish all updates and corrections in the new version of the portal.

Do you have any questions? Contact us.


La transmisión de empresas

Una buena transmisión de empresas abre importantes perspectivas de crecimiento y de empleo. Por lo tanto, es fundamental evitar que desaparezcan empresas porque las barreras jurídicas y fiscales dificulten su transferencia. Por ello, la Comisión ofrece recomendaciones a los Estados miembros sobre la creación de condiciones adecuadas para las transmisiones de empresas.

ACTO

Comunicación de la Comisión al Consejo, al Parlamento Europeo, al Comité Económico y Social Europeo y al Comité de las Regiones, de 14 de marzo de 2006, «Aplicar el Programa comunitario de Lisboa para el crecimiento y el empleo - Transmisión de empresas - Continuidad mediante la renovación» [COM (2006) 117 final - no publicada en el Diario Oficial].

SÍNTESIS

Con excesiva frecuencia, cuando un empresario se jubila su empresa está condenada a desaparecer. Las dificultades jurídicas, fiscales y psicológicas abocan al fracaso a numerosas transmisiones de empresas, aun siendo rentables. No es fácil encontrar un sucesor, sobre todo porque ahora las empresas se transmiten más a terceras personas que a familiares. Además, la mayoría de los europeos prefieren trabajar por cuenta ajena y los empresarios consideran más interesante la creación de una empresa que la adquisición de una ya existente.

Sin embargo, la transmisión de una empresa ofrece muchas ventajas a su nuevo propietario (por la estructura de producción ya disponible, su clientela, los conocimientos acumulados, su prestigio, etc.). Por otro lado, una buena transmisión de empresa tiene efectos beneficiosos para el crecimiento europeo y, en consecuencia, desempeña un papel determinante en la Estrategia de Lisboa. Por término medio, las empresas existentes crean cinco empleos mientras que las nuevas sólo crean dos.

La transmisión de empresas es un fenómeno que se desarrollará considerablemente en el próximo decenio. En efecto, un tercio de los empresarios de la Unión Europea se jubilará en los diez próximos años. Se estima que ello afectará anualmente a unas 690 000 pequeñas y medianas empresas (PYME) y 2,8 millones de empleos. Por lo tanto, es fundamental crear condiciones adecuadas para las transmisiones de empresas.

A tal fin, la Comisión propone varias mejoras a los Estados miembros, tales como:

  • Conceder más atención política a las transmisiones
    Los Estados miembros deberían promover sistemáticamente las transmisiones como alternativa a la creación de empresas. A este respecto, deberían preguntarse si cada medida de apoyo a la creación de empresas se podría aplicar también a las transmisiones.
  • Sensibilizar a los agentes
    Los esfuerzos de sensibilización son actualmente insuficientes. Sólo la mitad de los Estados miembros han adoptado medidas sobre esta cuestión. Al igual que los que se acercan a la jubilación, los posibles nuevos empresarios deberían ser objeto de una atención particular puesto que la adquisición de una empresa existente constituye a menudo una alternativa interesante a la creación de una nueva. Por lo tanto, la Comisión recomienda sensibilizar más a los empresarios, por ejemplo, a través de las cámaras de comercio u otros interlocutores, como los asesores fiscales, los contables o los bancos, para que planifiquen las transmisiones con suficiente antelación. La Comisión invita también a los Estados miembros a promover sistemas de tutoría que permitan asistir a los empresarios durante la transferencia. Por último, los Estados miembros deberían prever planteamientos directos para sensibilizar a los empresarios, por ejemplo, contactando a aquellos que hayan superado una edad determinada.
  • Facilitar los cambios de situación jurídica de las empresas
    Los contratos de sucesión, los contratos de sociedades, el establecimiento de sociedades de responsabilidad limitada o las reestructuraciones son herramientas jurídicas que permiten evitar la desaparición de una empresa. Por ejemplo, el contrato de sucesión, que está prohibido en un número relativamente elevado de países, el contrato de sociedad o el establecimiento de sociedades de responsabilidad limitada permiten garantizar la continuidad de una empresa en caso de fallecimiento del propietario o de uno de los socios. Por su parte, la reestructuración jurídica de una empresa antes de su transmisión permite evitar la liquidación de la empresa con motivo del cambio de forma jurídica.
  • Mejora de la financiación de las transmisiones
    El entorno financiero raramente es favorable a las transmisiones de empresas. En efecto, la transmisión de empresas tiene varias dificultades. En primer lugar, requiere más capital que la creación de una empresa, y las facilidades financieras previstas para la creación de empresas suelen ser insuficientes para una transmisión. Además, los bancos consideran a menudo que la financiación de una transmisión es excesivamente onerosa y arriesgada, especialmente en el caso de pequeñas empresas. Por último, a veces resulta difícil encontrar una solución financiera a tiempo, que a menudo consiste en una combinación de capitales propios y de empréstitos. La Comisión recomienda a los Estados miembros establecer condiciones financieras adecuadas, como ayudas de lanzamiento, préstamos y garantías. Las garantías para fondos propios en PYME deberían incluir las inversiones de los fondos locales o regionales que aportan el capital inicial o de lanzamiento y la financiación de siembra (combinación de capitales propios y capitales de empréstito).
  • Fomento fiscal de las transmisiones de empresas
    Aunque en numerosos países se han facilitado las transmisiones familiares, deben fomentarse aún más las transmisiones a terceros, mediante exoneraciones del impuesto sobre los ingresos de la venta de una empresa, reducciones especiales sobre las ganancias que se reinviertan en una empresa o se utilicen para financiar la jubilación del propietario de la empresa, o incluso exoneraciones fiscales para las inversiones de los asalariados en su propia empresa.
  • Organizar mercados transparentes para las transmisiones de empresas
    El establecimiento de servicios imparciales, que desempeñen el papel de mediadores entre posibles compradores y vendedores, permitirá organizar mercados transparentes para las transmisiones de empresas. En algunos países, las cámaras de comercio asumen esa responsabilidad.

Para aplicar todas estas recomendaciones es necesario crear una infraestructura de apoyo que permita llegar a los cientos de miles de empresas interesadas en una transmisión en los próximos años. Esa infraestructura requerirá la contribución de los Estados miembros y sus administraciones nacionales, regionales y locales, y de las organizaciones de apoyo a las empresas, y comprenderá, en particular, la difusión de información a los agentes que ejecutan el apoyo, la formación de formadores y el desarrollo de material didáctico.

Contexto

En 1994, la Comisión publicó una Recomendación sobre la transmisión de las PYME. La presente Comunicación hace balance de la aplicación de la Recomendación de 1994.

 
Última modificación: 01.10.2007

Véase también

Para más información sobre la transmisión de empresas en el mercado interior, consulte el sitio de la DG Empresa (EN).

Aviso jurídico | Sobre este sitio | Búsqueda | Dirección de contacto | Arriba