RSS
Índice alfabético
Esta página se encuentra disponible en 4 idiomas

We are migrating the content of this website during the first semester of 2014 into the new EUR-Lex web-portal. We apologise if some content is out of date before the migration. We will publish all updates and corrections in the new version of the portal.

Do you have any questions? Contact us.


Seguridad nuclear en los nuevos Estados independientes y en los países de Europa Central y Oriental

Archivos

La Comisión evalúa su contribución a la mejora de la seguridad nuclear en los nuevos Estados independientes (NEI) y en los países de Europa Central y Oriental, y presenta propuestas para la acción futura de la Comunidad.

ACTO

Comunicación de la Comisión al Consejo y al Parlamento Europeo, de 6 de septiembre de 2000, «Ayuda de la Comisión a la seguridad nuclear de los nuevos Estados independientes y Europa Central y Oriental» [COM (2000) 493 final - no publicada en el Diario Oficial].

SÍNTESIS

Contexto

1. En marzo de 1998 la Comisión adoptó una Comunicación en la que se exponían las acciones emprendidas por la Comunidad en el ámbito de la seguridad nuclear, en Europa Central y Oriental y en los nuevos Estados independientes (NEI), y en la que se proponían orientaciones para el futuro. El objetivo de la presente Comunicación es actualizar la evolución en este ámbito desde 1998 y presentar el enfoque adoptado por la Comisión al respecto.

Enfoque de la Comisión

2. El enfoque de la Comisión se basa en dos grandes objetivos, que se inscriben plenamente en la política de la comunidad internacional:

  • a corto plazo, aumentar la seguridad operativa, es decir, llevar a cabo mejoras técnicas en las instalaciones nucleares, basadas en evaluaciones en materia de seguridad, y mejorar los regímenes reguladores;
  • a largo plazo, examinar el margen existente para reemplazar las instalaciones menos seguras mediante el desarrollo de fuentes energéticas alternativas y un uso más eficiente de la energía, y estudiar las posibilidades de modernizar las instalaciones de diseño más reciente.

Aplicación de la estrategia actual

3. En lo que se refiere al enfoque global, la Comisión procura fomentar el diálogo político, proporcionar una asistencia técnica y financiera y garantizar un elevado nivel de protección de la salud humana en los Estados miembros y los países vecinos.

4. Los instrumentos empleados incluyen, entre otros:

  • El marco financiero:

* Asistencia técnica en el marco de los programas comunitarios PHARE (para Europa Central y Oriental) y TACIS (para los NEI), así como de otros programas.

* Préstamos de EURATOM.

* Contribución de la Unión Europea a la cuenta de seguridad nuclear administrada por el Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo (BERD), que se inscribe en el marco internacional.

* Fondos de preadhesión para los países candidatos destinados a alcanzar el nivel adecuado de seguridad nuclear. Se concede prioridad a este asunto en el marco de la ampliación de la Unión Europea.

  • El marco político:

* Creación, en 1992, de los Comités y Grupos de Trabajo entre las autoridades reguladoras de la Unión Europea, los NEI y los países de Europa Central y Oriental, en particular los grupos CONCERT y NRWG (Grupo de Trabajo "Autoridades de seguridad nuclear").

* Creación de un nuevo foro, el Grupo ENIS-G ("European Nuclear Installations Safety Group"), que reúne a las autoridades reguladoras y a los operadores de centrales nucleares de los Estados miembros y de los países candidatos.

Progresos realizados

5. De forma sucinta, cabe mencionar los siguientes progresos de estos países en materia de seguridad nuclear:

  • Acuerdo sobre el cierre de las unidades no mejorables de Lituania, Eslovaquia y Bulgaria. La Comisión coopera estrechamente con los Gobiernos en su aplicación y ha creado tres programas nacionales en el marco del programa PHARE.
  • Contribución importante a la resolución de los problemas planteados por la central nuclear de Chernóbil y a la decisión de cerrarla el 15 de diciembre de 2000.
  • Asistencia permanente en 14 centrales de los NEI y en Bulgaria.
  • Refuerzo de las autoridades reguladoras independientes mediante una asistencia técnica y una cooperación más estrecha, especialmente por medio de Grupos de Trabajo como CONCERT y NRWG.
  • Mejora del nivel de seguridad nuclear en las centrales en construcción en Eslovaquia, Ucrania y Rusia en el marco de los programas PHARE y TACIS (combinada, si procede, con préstamos EURATOM).
  • Mejora de las prácticas operativas gracias al suministro de equipamiento.
  • Insistencia en el problema de la gestión de los residuos y de los peligros medioambientales en los países de Europa Central y Oriental, que ha dado lugar a informes detallados.
  • Ampliación del ámbito cubierto por los distintos aspectos relacionados con la clausura definitiva de instalaciones nucleares, para tener en cuenta otros factores, de índole técnica, por ejemplo, jurídica y medioambiental.
  • Apertura del Centro de Metodología y Formación de Rusia (RMTC), un factor importante para el establecimiento de un sistema nacional de compatibilidad y control nuclear en Rusia.

6. Además, la Unión Europea contribuyó a la elaboración y mejora de las estrategias energéticas y, en particular, al desarrollo de fuentes de energía alternativa y al refuerzo del rendimiento energético.

7. Por otra parte, la Comunidad participó en la creación del Centro Internacional de Ciencia y Tecnología (ISTC), en Moscú, en 1992, que también ejerce su actividad en otros países NEI para tratar el problema de la reorientación de los conocimientos de los expertos en armamento nuclear, necesaria tras el final del imperio soviético.

Presupuesto concedido

8. En total, la Unión Europea comprometió 913 millones de euros en este ámbito para el período 1991-1999: 192 millones de euros en el marco del programa PHARE y 721 millones de euros en el marco del programa TACIS, incluida una contribución de 100 millones al "Chernobyl Shelter Fund".

9. En total, se financiaron aproximadamente 950 proyectos: 300 en el marco del PHARE y 650 en el de TACIS. 450 proyectos están en curso y otros 200 en preparación. Con todo, el apoyo financiero que puede proporcionar la Unión Europea sigue siendo limitado si se tienen en cuenta las necesidades.

Análisis y perspectivas para el futuro: los países candidatos

10. En un futuro inmediato, la producción de energía nuclear seguirá ocupando un lugar importante en el panorama energético de al menos seis de los países candidatos. Siete de los trece países candidatos disponen de centrales en funcionamiento o en construcción. Tres países candidatos (Bulgaria, Lituania y Eslovaquia) han iniciado la clausura de las unidades que se consideran no mejorables con un coste razonable. Así pues, la Comisión participa en la aplicación de los compromisos de cierre y en otras cuestiones relacionadas con la seguridad nuclear, como la modernización de las centrales existentes.

11. Por lo que se refiere al cierre de las unidades de Bulgaria, Lituania y Eslovaquia, la Comisión ha empezado a proporcionar la ayuda financiera correspondiente. Los cierres se harán por etapas. El cierre de las unidades 1 y 2 de la central de Kozuldy en Bulgaria se producirá a más tardar antes de 2003. La decisión sobre las fechas de cierre de las unidades 3 y 4 se tomará en 2002, previo acuerdo con la Comisión. En Lituania, el cierre de la unidad 1 de la central de Ignalina se producirá, a más tardar, en 2005 y se tomará una decisión sobre el cierre de la unidad 2 en 2004. La Comisión espera que el cierre se produzca a más tardar en 2009. Las dos unidades de la central Bohunice VI de Eslovaquia se cerrarán en 2006 y 2008, respectivamente.

12. La Comisión considera que el apoyo total ascenderá al menos a 150 millones de euros para Eslovaquia y a 165 millones de euros para Lituania de aquí a finales de la perspectiva financiera actual (2000-2006). Para Bulgaria, la Comisión ha propuesto una ayuda plurianual de 200 millones de euros hasta 2006. La concesión de la mitad de este importe se supeditará a la confirmación, en 2002, del memorándum de acuerdo sobre las fechas de cierre definitivo de las unidades 3 y 4 de la central de Kozloduy. Esta ayuda se inscribe en el marco del programa PHARE y de los fondos internacionales para la clausura de estas tres centrales, creados el 12 de junio de 2000 y administrados por el BERD. Se observa asimismo que resulta fundamental garantizar un alto nivel de seguridad durante el período transitorio.

13. Por lo que se refiere a otras cuestiones relacionadas con la seguridad nuclear, algunos reactores nucleares de concepción soviética u occidental pueden modernizarse sobre la base de normas de seguridad aceptables. Se trata de las unidades 5 y 6 de la central de Kozloduy en Bulgaria, las unidades 1 (en funcionamiento) y 2 (en construcción) de la central de Cernavoda en Rumania, dos unidades en Bohunice y otras dos unidades en la central de Mochovce en Eslovaquia, la central de Krsko en Eslovenia (propiedad conjunta de Eslovenia y Croacia), cuatro unidades en Paks, en Hungría, cuatro unidades en la central de Dukovany y una unidad en Temelin, en la República Checa.

14. La Comisión elaborará, junto con los países candidatos interesados, otras medidas pertinentes para conceder una asistencia complementaria:

  • Apoyo a las autoridades reguladoras, especialmente por medio del "Regulatory Assistance Management Group" (RAM-G) y el grupo de las organizaciones de apoyo técnico (TSOG).
  • Mejoras urgentes a corto plazo a los reactores que deben cerrarse por motivos de seguridad operativa. Se trata de garantizar la seguridad operativa, especialmente en lo que se refiere a la unidad 2 de Ignalina y las unidades 3 y 4 de Kozloduy, a la espera de su cierre. En cualquier caso, no se concederá ninguna ayuda comunitaria a los proyectos que puedan contribuir a prolongar la operación de estos reactores, más allá de lo previsto en los compromisos de cierre acordados.
  • En casos específicos, concesión de ayuda para mejorar la seguridad operativa de algunos reactores que deben ser modernizados (VVER 440-213 y VVER 1000), en forma de una revisión del marco reglamentario, de una gestión de los proyectos y de una asistencia operativa.
  • Cooperación en el ámbito de la investigación, en virtud del quinto programa marco.
  • Planes de intervención externa, especialmente en lo que se refiere al control de la salud pública.
  • Refuerzo del marco reglamentario e institucional en materia de residuos radioactivos y combustibles irradiados.
  • Proyectos en el ámbito de las salvaguardas destinadas a evitar los tráficos ilícitos.

Análisis y perspectivas para el futuro: los Nuevos Estados independientes (NEI)

15. El informe observa que fue difícil ponerse de acuerdo con algunos de estos países sobre un enfoque global en este ámbito, especialmente porque el presupuesto disponible en la Comunidad y en los países sigue siendo ridículo frente a las necesidades. Además, entre los distintos países existen disparidades de índole geográfica, industrial y en cuanto a la voluntad de comprometerse en este debate, entre otros aspectos. La política futura de la Comisión deberá tener en cuenta estos factores. El nivel de seguridad nuclear en estos países sigue suscitando inquietudes.

16. El programa TACIS, que abarca el período 2000-2006, asigna tres prioridades al programa de seguridad nuclear en los NEI:

  • Fomentar una auténtica concienciación en torno a las cuestiones de seguridad operativa en materia nuclear.
  • Elaborar y aplicar estrategias que permitan resolver el problema del combustible irradiado, de la clausura de centrales y de la gestión de los residuos nucleares.
  • Contribuir a las iniciativas internacionales, como la iniciativa del G7 y de la Unión Europea sobre el cierre de Chernóbil.

17. Este programa prevé asimismo un apoyo a la aplicación de sistemas de salvaguardas eficaces.

18. El objetivo de la asistencia futura de la Unión Europea debería ser el siguiente:

  • Animar a las autoridades competentes en el ámbito de la seguridad operativa a mejorar los procedimientos de expedición de autorizaciones y garantizar un entorno reglamentario para todas las actividades nucleares.
  • Crear enlaces, en lo que se refiere a la asistencia in situ, entre las centrales nucleares de los NEI y los operadores de la Unión Europea.
  • Fomentar algunos proyectos relacionados con el concepto de seguridad operativa.
  • Apoyar la labor normativa, y, en particular, los análisis de seguridad compatibles con el tiempo de funcionamiento restante de los reactores.
  • Mejorar la gestión del combustible irradiado y de los residuos radioactivos y fomentar preparativos rápidos para la clausura de las centrales.
  • Ayudar a mejorar las estructuras de los operadores de centrales nucleares y operadores industriales para sanear desde un punto de vista financiero el sector de la electricidad y la energía nuclear.
  • Conceder préstamos EURATOM para mejorar la seguridad operativa, especialmente de los reactores nucleares.
  • Fomentar y desarrollar proyectos de salvaguardas, con tres objetivos principales en materia de formación de inspectores y operadores de centrales, contabilidad de materiales nucleares y aplicación de medidas in situ para evitar los tráficos ilícitos.

19. Todas las medidas adoptadas serán objeto de un control y de un seguimiento técnicos por parte de la Comisión.

Aspectos nacionales de los NEI

Armenia

20. El Gobierno armenio se ha comprometido a cerrar su central en 2004, siempre que disponga de una fuente de energía segura alternativa. La Comisión trabaja en cooperación con los armenios, sobre todo respecto del plan de cierre de la central, las fuentes de suministro alternativas y la asistencia in situ en la central de Medzamor.

Kazajstán

21. La central nuclear de Aktau se acoge a una asistencia in situ desde 1994. Además, el Gobierno decidió en 1999 clausurar la central, lo cual resulta bastante excepcional en los NEI. De momento, la asistencia se limita a la preparación de esta clausura.

Federación Rusa

22. Se trata de un protagonista especialmente importante, por ser el único Estado de la antigua Unión Soviética implicado en todas las fases de la energía nuclear. Este tipo de energía constituye una fuente importante de electricidad y la industria nuclear civil constituye asimismo una fuente de empleo importante. Queda claro que Rusia desea mantener una cuota preponderante de la energía nuclear en las fuentes de energía utilizadas. Sigue construyendo nuevos reactores y aplica una política de prolongación de la duración de sus reactores.

23. La Unión Europea y Rusia han cooperado en varios proyectos en el marco del programa TACIS. Sin embargo, a diferencia de los demás países, la financiación de la Unión Europea no constituye un elemento vital, aunque se considera un complemento apreciable en relación con los esfuerzos nacionales.

24. Existen divergencias fundamentales entre la Unión Europea y Rusia en cuanto al enfoque en materia de seguridad nuclear, que quedan patentes con la infracción persistente, por parte de Rusia, del acuerdo que celebró con el BERD en el marco de la cuenta de seguridad nuclear.

25. Rusia aplica una política que consiste en prolongar el funcionamiento de los reactores de primera generación después de los 30 años previstos en el diseño original. La Comisión no apoya esta política.

26. Sin embargo, la Comisión desea fomentar una mayor cooperación con Rusia en este ámbito, respetando su política nacional. Tiene previstos algunos aspectos específicos de cooperación: obtención de préstamos EURATOM, cooperación en materia de salvaguardas nucleares, apoyo a las autoridades reguladoras nucleares y cooperación en el ámbito de la gestión de residuos radiactivos en el noroeste de Rusia, etc.

Ucrania

27. Ucrania se acogió a una subvención de 100 millones de euros en el marco del programa TACIS relativo a la seguridad nuclear para el período 1994-1996. La Comisión hizo hincapié en algunas prioridades durante este período, como el establecimiento de un plan de acción para la clausura de los reactores de Chernóbil, un apoyo a la reforma del sector energético y a la preparación del principal proyecto alternativo destinado a acabar dos nuevos reactores, de conformidad con las normas de seguridad internacionales.

28. El plan de realización del sistema de protección (SIP) se está llevando a cabo con cargo a un fondo especial administrado por el BERD y al que TACIS ha contribuido con 90,4 millones de euros para el período 1998-1999.

29. La estrategia futura incluye el mantenimiento de la asistencia a Chernóbil, la sensibilización al problema de la seguridad operativa, las medidas para fomentar la reforma del sector energético y el mantenimiento de la cooperación para concluir la construcción de los nuevos reactores.

Análisis y perspectivas para el futuro: aplicación

30. En materia de aplicación y, en particular, de concursos, la Comisión debe tener en cuenta la naturaleza específica del sector nuclear, es decir, la falta de competencia y la necesidad de colaborar con organismos públicos.

31. El retraso en la aplicación de los proyectos sigue siendo importante. La Comisión se propone resolver este problema aclarando las normas y el tipo de contrato para cada ámbito de actuación, adaptando los contratos a la complejidad y especificidad de este sector. Las competencias para la seguridad operativa nuclear en la Comisión han sido reorganizadas para una mayor eficacia. La Comisión ha propuesto la creación, a partir de 2001, de una línea presupuestaria única para la asistencia financiera a la seguridad nuclear en los NEI.

Conclusiones

32. Se considera que, desde 1991, la Comisión aporta una contribución importante a la mejora de la seguridad operativa en estos países. No obstante, queda un largo camino por recorrer y la Comisión debe velar por que la seguridad nuclear siga siendo máxima prioridad en estos países. Asimismo, debe seguir contribuyendo a la creación de un entorno económico y jurídico que permita garantizar la realización de las actividades necesarias.

Última modificación: 10.05.2007
Aviso jurídico | Sobre este sitio | Búsqueda | Dirección de contacto | Arriba