RSS
Índice alfabético
Esta página se encuentra disponible en 4 idiomas

We are migrating the content of this website during the first semester of 2014 into the new EUR-Lex web-portal. We apologise if some content is out of date before the migration. We will publish all updates and corrections in the new version of the portal.

Do you have any questions? Contact us.


Acción comunitaria en favor de las regiones limítrofes de los países candidatos

Archivos

La presente Comunicación propone una serie de acciones específicas encaminadas a reforzar la competitividad económica de las regiones de la Unión Europea fronterizas de los países candidatos.

ACTO

Comunicación de la Comisión, de 25 de julio de 2001, sobre la incidencia de la ampliación en las regiones limítrofes de los países candidatos - Acción comunitaria en favor de las regiones fronterizas [COM (2001) 437 final - no publicada en el Diario Oficial].

Actualizada por:

Informe de situación, de 29 de noviembre de 2002, en relación con la Comunicación de la Comisión sobre la incidencia de la ampliación en las regiones limítrofes de los países candidatos - Acción comunitaria en favor de las regiones fronterizas [COM (2002) 660 final].

SÍNTESIS

Prevista para el 1 de mayo de 2004, la ampliación de la UE a ocho países de Europa Central y Oriental (la República Checa, Eslovaquia, Eslovenia, Estonia, Hungría, Letonia, Lituania y Polonia) y dos países mediterráneos (Chipre y Malta), suponeun reto sin precedentes para la UE. Por encima de las consideraciones meramente económicas, su éxito depende en gran parte del apoyo de los ciudadanos europeos actuales y futuros.

En el marco de la Asociación para la Adhesión y de la incorporación del acervo comunitario, la UE proporciona una importante ayuda financiera y técnica que ayuda a los futuros Estados miembros a emprender profundas reformas estructurales. El acuerdo logrado en diciembre de 2002 en el Consejo Europeo de Copenhague sobre las políticas agrícola y regional permitió cerrar provisionalmente el conjunto de las negociaciones de adhesión y fijar la ayuda financiera de la que se beneficiarán estos países hasta finales de 2006.

El abismo económico entre los actuales Quince y los futuros Estados miembros es considerable y especialmente visible en las zonas geográficas situadas en las fronteras con los países candidatos. Por ello, conviene conceder una atención particular a esas zonas con el fin de convertir el reto de la ampliación en una verdadera oportunidad de desarrollo socioeconómico. El refuerzo de las medidas de información y comunicación constituye un medio para alcanzar ese objetivo.

SITUACIÓN ECONÓMICA DE LAS REGIONES FRONTERIZAS

Las regiones fronterizas consideradas son aquellas, de nivel NUTS II, situadas en las fronteras terrestres o marítimas de los países candidatos y que rodean las regiones de nivel NUTS III en las que se desarrollan programas transfronterizos 2000-2006 en virtud de la iniciativa comunitaria INTERREG III A. La Unión tiene 23 regiones fronterizas:

  • Dos en Finlandia: Uusimaa y Etelä-Suomi.
  • Ocho en Alemania: Baja Baviera, Alto Palatinado, Alta Franconia, Brandemburgo, Berlín, Mecklemburgo-Pomerania Occidental, Chemnitz y Dresde.
  • Seis en Austria: Burgenland, Baja Austria, Viena, Carintia, Estiria y Alta-Austria.
  • Dos en Italia: Venecia y Friul-Venecia Julia.
  • Cinco en Grecia: Macedonia Oriental-Tracia, Macedonia Central, el Egeo Septentrional, el Egeo Meridional y Creta.

Estas regiones se caracterizan por las enormes disparidades existentes entre ellas, sobre todo en materia de desarrollo económico, índice de empleo, infraestructuras disponibles, nivel de educación o parte de producto interior bruto (PIB) dedicada a la investigación. Mientras que la renta per cápita es relativamente alta en Italia, Finlandia, la mayoría de las regiones austríacas y Baviera, en los nuevos Estados federados alemanes, Grecia y la región austríaca de Burgenland es inferior al 75 % de la media comunitaria. Pese a ello, comparado con el conjunto de la UE, el grupo formado por estas 23 regiones fronterizas alcanza el nivel medio de desarrollo e índice de empleo de los Quince. La renta per cápita y la productividad también son superiores a las de las regiones vecinas de los países candidatos, excepto en Bratislava. El segundo informe de situación sobre la cohesión económica y social contiene una visión esclarecedora de la situación socioeconómica especial de las regiones fronterizas.

Políticas comunitarias existentes

Durante el período 2000-2006, las regiones fronterizas de los países candidatos recibirán numerosos apoyos financieros comunitarios a través de instrumentos como:

  • Los Fondos Estructurales y el Fondo de Cohesión:
    Los nuevos Estados federados alemanes, todas las regiones griegas y la región austríaca de Burgenland se acogen al Objetivo 1 (ayuda a las regiones atrasadas desde el punto de vista de su desarrollo económico). El Objetivo 2 y parcialmente el Objetivo 3, prestan apoyo a numerosas zonas vecinas de los países candidatos, situadas en Alemania, Austria, Italia y Finlandia.
    La iniciativa comunitaria INTERREG III concentra la ayuda europea a la cooperación transfronteriza, transnacional e interregional. Además, las tres iniciativas comunitarias (LEADER+, en favor del desarrollo rural; EQUAL, que promueve la igualdad en el mercado laboral, y URBAN II, destinada a las zonas urbanas) son también fuentes importantes de apoyo.
  • Las ayudas de preadhesión a los países candidatos:
    Paralelamente a los Fondos Estructurales, la ayuda de preadhesión incluye los instrumentos financieros ISPA y SAPARD, así como el programa Phare. Este último programa prevé incluso un apoyo específico a la cooperación transfronteriza (Phare-CTF) entre zonas geográficas de nivel NUTS III y situadas a ambos lados de la frontera.
  • Las ayudas estatales con finalidad regional:
    La gran mayoría de las regiones NUTS III limítrofes de los países candidatos pueden acogerse a estas ayudas, excepto cuatro: las zonas septentrional y meridional del cinturón suburbano de Viena en Austria y Neustadt an der Waldnaab y Schwandorf en Alemania. Estas ayudas permiten a las empresas de las regiones beneficiarias superar los problemas específicos resultantes del proceso de ampliación. Además, los actuales regímenes de ayudas estatales ofrecen a los Estados miembros una importante asistencia complementaria.
  • Las redes transeuropeas de transporte, energía y telecomunicación.
  • Los préstamos del Banco Europeo de Inversiones (BEI) (EN/FR):
    Estos préstamos apoyan la realización de grandes proyectos relativos a infraestructuras en los sectores del medio ambiente y el transporte.
  • Otros programas comunitarios en sectores como la educación y la formación, la juventud o el medio ambiente.

Efectos potenciales de la ampliación en las regiones fronterizas

Desde el inicio de la transición, en 1990, las regiones fronterizas se han beneficiado de la proximidad geográfica de la UE. En estas zonas, la existencia de infraestructuras relativamente bien desarrolladas y una mano de obra de escaso coste han contribuido a estimular los mercados, la inversión y el turismo.

Si bien la diferencia de renta entre la UE y los países candidatos genera cierto temor ante la posible llegada de importantes flujos migratorios procedentes del Este, según los estudios realizados y la experiencia de la adhesión de España y de Portugal en 1986, la emigración desde los futuros Estados miembros a la Unión no debería exceder del 1 % de la población europea actual y, por ende, su impacto negativo sobre los salarios debería ser limitado. Por otra parte, las negociaciones de adhesión han establecido una serie de medidas (período transitorio, mecanismo de revisión, medidas de salvaguardia y declaraciones de los Estados miembros) que introducirán la libre circulación progresiva de los trabajadores durante un período comprendido entre cinco y siete años. Además, la inmigración mitigará los efectos negativos del envejecimiento de la población y de la penuria de mano de obra en ciertos sectores.

Las migraciones transfronterizas diarias variarán considerablemente de una región fronteriza a otra, dentro de un abanico del 1 % al 8 % de su mano de obra respectiva. Estos trayectos transfronterizos afectarán principalmente a Alemania y Austria. En el primer caso, se trata esencialmente de la frontera bávara con la República Checa. En el segundo, las fronteras austríacas lindan con cuatro países candidatos (la República Checa, Eslovaquia, Eslovenia y Hungría) y los grandes centros económicos del país (Viena, Graz y Linz) están situados cerca de las fronteras.

En materia de integración económica, la presión competitiva generalmente asociada a la ampliación es ya claramente perceptible desde que la UE suspendió la mayoría de los derechos de aduana y de las restricciones cuantitativas en el comercio de productos industriales y agrícolas con los países candidatos. En general, en las regiones fronterizas, los sectores que requieren mucho capital y utilizan tecnologías punta deberían beneficiarse directamente de la ampliación, mientras que los sectores intensivos en mano de obra (agricultura e industria pesada) podrían tener que enfrentarse a la mayor competencia ejercida por una mano de obra competidora más barata proveniente de los países candidatos.

ACCIÓN COMUNITARIA EN FAVOR DE LAS REGIONES FRONTERIZAS

La Comisión considera necesaria una acción, complementaria de la realizada en favor del conjunto de las regiones europeas, a fin de contribuir a una mejor integración económica. En vez de crear un nuevo instrumento específico, nuevas medidas y mejoras introducidas en determinados instrumentos existentes, podrán responder eficazmente a las necesidades específicas de las regiones fronterizas. Por otra parte, se deberá insistir en una mejor información sobre los objetivos y las ventajas de la ampliación.

Las nuevas medidas pretenden garantizar una financiación complementaria específica para las regiones transfronterizas por un valor total de 305 millones de euros. Estas medidas son las siguientes:

  • 150 millones de euros en apoyo de las redes transeuropeas de transporte (RTT-T):
    El Reglamento financiero aplicable a los proyectos RTT limita actualmente las contribuciones comunitarias a un máximo del 10 % del coste total del proyecto, lo cual plantea problemas a los países candidatos que tienen recursos limitados. Para los proyectos transfronterizos destinados a suprimir los puntos de estrangulamiento, principalmente ferroviarios, la Comisión propone, pues, aumentar ese umbral del 10 % al 20 %. A fin de completar la ayuda del ISPA en favor de los países candidatos, la Comisión ha decidido asignar a los Estados miembros una ayuda suplementaria de 100 millones de euros durante el período 2003-2006, más 50 millones de euros procedentes de fondos existentes no comprometidos.
  • La creación de una infraestructura municipal en cooperación con el BEI, destinada a apoyar proyectos relativos a pequeñas infraestructuras municipales en los sectores social y económico:
    Esta ayuda, concentrada en un primer momento en Polonia, a largo plazo abarcará a todos los países candidatos. Dentro del programa Phare se han asignado a esta ayuda 35 millones de euros en 2002 y 15 en 2003.
  • Una ayuda complementaria de 50 millones de euros en el marco de INTERREG III:
    Del instrumento de flexibilidad se deriva una ayuda especial de 30 millones de euros para las regiones transfronterizas, destinada a los trece programas INTERREG III A que abarcan las regiones fronterizas de los futuros Estados miembros, más el programa INTERREG III B con el Báltico. Además, la creación de redes como INTERACT (EN), las actividades de información y la asistencia técnica al desarrollo de proyectos reciben una ayuda suplementaria de 20 millones de euros.
  • 45 millones de euros suplementarios en favor de la competitividad de las regiones y de la pequeña y mediana empresa (PYME):
    La línea presupuestaria «Proyecto piloto sobre las repercusiones de la ampliación en las regiones limítrofes de los países candidatos» apoya con 30 millones de euros el proyecto ARGE, red de 28 cámaras de comercio situadas en las regiones limítrofes de los países candidatos. El objetivo de este proyecto es incrementar la competitividad de las empresas en sectores que requieren abundante mano de obra en torno a tres ejes: información, elaboración de una estrategia de desarrollo y cooperación transfronteriza.
    La Comisión lanzó también tres convocatorias de propuestas por un valor total de 15 millones de euros con el objetivo de impulsar la cooperación transfronteriza, destinadas a los Euro-Info Centros (EN), las organizaciones sindicales y las autoridades locales y regionales.
  • Medidas suplementarias en favor de los jóvenes:
    Diez millones de euros suplementarios para el período 2003-2006 se han asignado al programa JUVENTUD. Dado su gestión está descentralizada, se invita a las agencias nacionales a presentar planes de cooperación transfronteriza que promuevan la movilidad, el espíritu de iniciativa, el aprendizaje intercultural y la solidaridad entre jóvenes de los Estados miembros actuales y futuros.

Junto a estas medidas que prevén una financiación complementaria, el plan de acción de la Comisión contempla una mejor coordinación de las políticas existentes. El objetivo es aumentar la coherencia y la eficacia de las políticas comunitarias que tengan un impacto importante en las regiones transfronterizas:

  • Mejora de la coordinación entre el programa Phare-CTF e INTERREG III:
    La Comisión modificó el 6 de septiembre de 2002 el Reglamento Phare-CTF para hacerlo más coherente con INTERREG III, especialmente en lo tocante a la subvencionabilidad de las medidas. Esta modificación es efectiva durante el ejercicio de programación de Phare 2003.
    En la misma fecha, la Comisión adaptó las directrices de Phare 2003-2006 con el fin de que los países candidatos puedan utilizar los fondos de que disponen en el marco de Phare para participar en los programas INTERREG.
    En virtud del «principio de territorialidad», la Comisión ha llegado a la conclusión de que el marco legislativo actual prohíbe claramente cualquier utilización de los Fondos Estructurales -en particular, los reservados para INTERREG- fuera del territorio de la Unión Europea para proyectos de inversión, como plantas depuradoras, puentes o centros tecnológicos. No obstante, cabe una interpretación menos rígida de dicho principio en los siguientes casos: financiación con cargo al presupuesto de asistencia técnica de los gastos de los participantes de países no comunitarios en las reuniones de los comités de seguimiento según el Reglamento n° 1685/2000 sobre los gastos subvencionables; el reembolso de esos mismos gastos (gastos de viaje y estancia, seminarios, cursillos y cursos de idiomas) para los proyectos del apartado A de INTERREG III que no sean los proyectos de inversión; la compra en los países socios de servicios y equipamientos en aplicación de la legislación europea sobre contratación pública.
    Dada su proximidad geográfica con cuatro países candidatos, Viena es ya posible beneficiaria de los programas INTERREG III A con Hungría y la República Checa [Diario Oficial C 239 de 25.8.2001].
  • Las iniciativas en el sector agrícola:
    Para aumentar la competitividad y diversificación de las actividades económicas, las regiones fronterizas tendrán la posibilidad de reorientar sus programas de desarrollo rural en función de las evaluaciones intermedias previstas a finales de 2003.
    La aplicación del apartado «cooperación transnacional» de la iniciativa comunitaria LEADER+ sobre desarrollo rural es efectiva e incluye la participación de los países candidatos.

Las inundaciones ocurridas en Europa del Este durante el verano de 2002 causaron víctimas y daños materiales importantes en ciertas regiones fronterizas alemanas, austríacas y en la República Checa. Al objeto de poder aportar una respuesta inmediata a los damnificados, la Unión Europea creó el Fondo de Solidaridad de la Unión Europea cuya dotación anual es de mil millones de euros. En 2003 ha contribuido a ayudar a las regiones mencionadas. Su limitación no es geográfica sino provocada por la naturaleza y magnitud de la catástrofe ocurrida.

ACTOS CONEXOS

Reglamento (CE) nº 2760/98 de la Comisión, de 18 de diciembre de 1998, relativo a la ejecución de un programa de cooperación transfronteriza en el marco del programa Phare [Diario Oficial L 345 de 19.12.1998].
Este reglamento concierne a la ejecución de un programa de cooperación transfronteriza, enmarcado en el programa Phare.

Reglamento (CE) n° 2236/95 del Consejo de 18 de septiembre de 1995 por el que se determinan las normas generales para la concesión de ayudas financieras comunitarias en el ámbito de las redes transeuropeas [Diario Oficial L 228 de 23.9.1995].
El presente reglamento establece las condiciones, modalidades y procedimientos de ejecución de las ayudas comunitarias en favor de proyectos de interés común en el sector de las redes transeuropeas de infraestructuras de transporte, energía y telecomunicaciones.

Última modificación: 27.06.2006
Aviso jurídico | Sobre este sitio | Búsqueda | Dirección de contacto | Arriba