RSS
Índice alfabético
Esta página se encuentra disponible en 4 idiomas

We are migrating the content of this website during the first semester of 2014 into the new EUR-Lex web-portal. We apologise if some content is out of date before the migration. We will publish all updates and corrections in the new version of the portal.

Do you have any questions? Contact us.


Bulgaria

Archivos

REFERENCIAS

Dictamen de la Comisión [COM(97)2008 final - no publicado en el Diario Oficial]
Informe de la Comisión [COM(98) 707 final - no publicado en el Diario Oficial]
Informe de la Comisión [COM (1999)501 final - no publicado en el Diario Oficial]
Informe de la Comisión [COM (2000)701 final - no publicado en el Diario Oficial]
Informe de la Comisión [COM(2001) 700 final - SEC(2001) 1744 - no publicado en el Diario Oficial]
Informe de la Comisión [COM(2002) 700 final - SEC(2002) 1400 - no publicado en el Diario Oficial]
Informe de la Comisión [COM(2003) 676 final - SEC(2003) 1210 - no publicado en el Diario Oficial]
Informe de la Comisión [COM(2004) 657 final - SEC(2004) 1199 - no publicado en el Diario Oficial]
Informe de la Comisión [COM(2005) 534 final - SEC(2005) 1352 - no publicado en el Diario Oficial]
Tratado de adhesión a la Unión Europea [Diario Oficial L 157 de 21.6.2005]

SÍNTESIS

Según el dictamen de julio de 1997 de la Comisión Europea, Bulgaria debía incrementar sensiblemente sus esfuerzos en materia de energía a fin de prepararse para la integración. Debía, asimismo, incorporar diversos regímenes internacionales relativos a la energía nuclear y adaptar su legislación para atenerse al Tratado Euratom. En particular, la seguridad nuclear requería un seguimiento constante, así como la aplicación inmediata de planes de actuación realistas negociados, que contemplaran, llegado el caso, la paralización definitiva de las centrales problemáticas.

En su informe de noviembre de 1998 la Comisión calificaba de inadecuados los progresos realizados por Bulgaria en ese sector y hacía especial hincapié en el hecho de que no se habían cerrado determinadas unidades de la central nuclear de Kozloduy y en las deficiencias en materia de seguridad.

El informe de octubre de 1999 señalaba que Bulgaria había realizado importantes progresos en este sector, aunque debía intensificar sus esfuerzos para prepararse mejor de cara a la integración. En el ámbito de la energía nuclear, Bulgaria no había respetado una prioridad recogida en la Asociación para la Adhesión (y en sus compromisos internacionales) relativa a la adopción y aplicación de un calendario y un plan realistas para el cierre y desmantelamiento de los reactores 1 a 4 de la central de Kozloduy.

En su informe de noviembre de 2000 la Comisión consideraba que aunque la reestructuración del sector energético búlgaro había registrado un progreso moderado a lo largo del año, la culminación del proceso suponía un enorme desafío. También seguía pendiente de aplicarse gran parte del Derecho derivado. Bulgaria había avanzado en el ámbito de la energía nuclear. En noviembre de 1999 se había firmado un Protocolo de acuerdo entre la Comisión y el Gobierno de Bulgaria en el que se establecía un calendario realista de cierre anticipado de las unidades 1 a 4 de la central nuclear de Kozloduy, lo que revestía una importancia primordial en el proceso de adhesión de Bulgaria. Dadas las repercusiones de este cierre, la Comisión había establecido un programa de ayuda plurianual para Bulgaria.

El informe de noviembre de 2001 constataba que la reestructuración del sector energético búlgaro había progresado lentamente debido a los retrasos en la revisión del marco legislativo. La Comisión consideraba que el país debía intensificar sus esfuerzos para cumplir el acervo comunitario en este ámbito. Convenía prestar una atención especial a la preparación del mercado interior de la energía, la seguridad de abastecimiento y el rendimiento energético. Apenas se había avanzado en el ámbito esencial, sin embargo, de la seguridad de abastecimiento. Asimismo, era preciso actualizar la estrategia energética nacional. Por lo que respecta a la seguridad nuclear, continuaba el cierre de cuatro unidades no mejorables de la central nuclear de Kozloduy y Bulgaria había tomado una serie de medidas para cumplir sus compromisos. Asimismo, había progresado en el refuerzo del marco legislativo y reglamentario de la seguridad nuclear.

El informe de octubre de 2002 indicaba progresos en la adaptación legislativa, con la adopción del fundamento jurídico necesario para la apertura del mercado. Se estaba preparando la privatización de las empresas de distribución. En julio de 2002, el Parlamento aprobó una nueva estrategia nacional en materia de energía. Esta estrategia definía las bases para la introducción de mecanismos de mercado y la transformación del sector, sobre todo la mejora de la eficiencia energética de Bulgaria.

El informe de 2003 ponía de manifiesto que Bulgaria había seguido reforzando su sector energético y adaptándolo a los requisitos de la UE, sobre todo en materia de liberalización, con vistas a su participación futura en el mercado interior de la energía. No obstante, todavía tenía que hacer esfuerzos respecto a la aplicación del programa de reestructuración del sector energético, la eficiencia energética y la utilización de energías renovables, la constitución de reservas de petróleo, la seguridad nuclear y el refuerzo de las infraestructuras administrativas.

En el informe de 2004 se observaba que Bulgaria había realizado progresos constantes en materia de reestructuración del sector de la energía y, en particular, por lo que respecta a la privatización, la adaptación de su legislación y la capacidad administrativa en relación con las reservas de petróleo, el mercado interior de la energía (electricidad y gas), los combustibles sólidos y la energía nuclear. A pesar de un buen nivel de adaptación legislativa, los progresos en cuanto a eficiencia energética y fuentes de energía renovables seguían siendo escasos.

El informe de octubre de 2005 indica que Bulgaria cumple la mayor parte de los compromisos relacionados con las negociaciones de adhesión en el sector de la energía. No obstante, debe seguir reforzando las estructuras administrativas en los sectores afectados y completar la constitución de sus reservas de petróleo. Finalmente, la apertura de los mercados del gas y la electricidad no avanza lo suficiente y debe ser una prioridad para los próximos meses.
El Tratado de adhesión se firmó el 25 de abril de 2005, y la adhesión se produjo el 1 de enero de 2007

ACERVO COMUNITARIO

Los elementos fundamentales del acervo en el ámbito energético están constituidos por las disposiciones del Tratado y del Derecho derivado relacionado concretamente con la competencia y las ayudas estatales, el mercado interior de la energía -en especial, las directivas sobre electricidad, transparencia de precios, tránsito de gas y electricidad, hidrocarburos, concesión de licencias, medidas de intervención en casos de emergencia y, en particular, las obligaciones en materia de reservas de seguridad, etc.- la energía nuclear, la eficiencia energética y las normas de respeto del medio ambiente.

En la actualidad, el acervo comunitario en el ámbito energético está constituido por un marco de instrumentos reglamentarios y políticos que incluye acuerdos internacionales. Abarca los problemas de salud y seguridad (en particular, la radioprotección), la seguridad de las instalaciones nucleares, la gestión de residuos radiactivos, las inversiones, el fomento de la investigación, la creación de un mercado común en el ámbito nuclear, el abastecimiento, el control de seguridad y las relaciones internacionales.

El Libro Blanco «Preparación de los Estados asociados de Europa Central y Oriental a su integración en el mercado interior de la Unión Europea» señala, en la parte dedicada a la energía, la necesidad de aplicar íntegramente las principales directivas sobre el mercado interior, así como las disposiciones conjuntas del Derecho de competencia de la Comunidad Europea. Por lo que respecta al sector nuclear, el Libro Blanco menciona los problemas de abastecimiento, el control de seguridad y la transferencia de residuos nucleares.

EVALUACIÓN

En lo que se refiere a la eficiencia energética y las energías renovables, las modificaciones de tarifas deberían incentivar a los consumidores a invertir en proyectos e iniciativas en favor de la eficiencia energética y a los inversores, a promover la producción de energías renovables. En 2003, Bulgaria adoptó un programa nacional de ahorro energético para el período 2004-2007. Asimismo adoptó la ley sobre la eficiencia energética. Esta ley, que es una prioridad para lograr la integración en la UE, establece el marco institucional, jurídico y financiero de la aplicación de una política nacional de eficiencia energética. No obstante, debe reforzarse la agencia de gestión energética por lo que respecta al presupuesto, efectivos, formación y equipos.

En 2003, Bulgaria renovó su participación en los programas SAVE y ALTENER. Los esfuerzos en ese ámbito deben centrarse en el desarrollo y la aplicación de un programa nacional eficaz a largo plazo.

Por lo que respecta a la seguridad de abastecimiento, Bulgaria ha establecido la legislación relativa al petróleo de conformidad con el acervo. El nivel de reservas ha avanzado de forma adecuada en 2005 y parece que podrá alcanzar el objetivo de 90 días de consumo en 2012, cuando finalice el período transitorio. En 2003, Bulgaria adoptó la ley sobre las reservas obligatorias de petróleo y productos derivados del petróleo, así como la ley sobre las reservas nacionales y las reservas de guerra.

Por lo que respecta a la competitividad y la preparación al mercado interior de la energía, se han establecido la legislación y las disposiciones de aplicación correspondientes a los sectores del gas y la electricidad. La nueva comisión nacional de regulación de la energía y el agua dispone de la independencia financiera necesaria para realizar sus objetivos. Están en curso las inversiones destinadas a mejorar la red de distribución y los recursos energéticos a fin de permitir una interconexión total con las redes de electricidad de Europa Occidental (UCTE).

Se han registrado avances en cuanto a la reforma del sector de la energía y su reestructuración, en particular la separación jurídica, el establecimiento de un operador de la red de transporte con arreglo al acervo y la privatización. No obstante, Bulgaria debe acelerar el ritmo de apertura legal y real de los mercados del gas y la electricidad. Concretamente, el acceso desagregado de Bulgargaz debe ser una prioridad en los próximos años.

Bulgaria ha firmado asimismo el Memorándum de Atenas para la creación de mercados regionales de electricidad y gas en Europa Sudoriental con arreglo a los principios del mercado interior de la energía. La construcción del gasoducto Nabucco forma parte de los proyectos prioritarios de la Unión Europea en materia de redes transeuropeas de la energía. Además, Bulgaria ha continuado con la reestructuración del sector de los combustibles sólidos, procediendo, en concreto, a la privatización de otras tres minas.

En Bulgaria las centrales nucleares generan un porcentaje importante de la producción eléctrica del país y la energía nuclear sigue siendo una cuestión importante. Tras el Acuerdo firmado en 1999 con la Comisión, que establecía la clausura rápida de las unidades «no modernizables» (reactores 1 a 4) de la central nuclear de Kozloduy, en diciembre de 2002 se cerraron los reactores 1 y 2 con objeto de proceder a su clausura. En 2006 se cerrarán asimismo los reactores 3 y 4.

La Comisión ha emprendido además un programa de financiación con fondos procedentes, entre otros, del programa Tacis y con préstamos de Euratom. Dadas las importantes repercusiones económicas y sociales derivadas del cierre de la central, esta ayuda financiera se destinará a otros sectores así como al nuclear.

Desde el informe de noviembre de 2000, Bulgaria ha emprendido varios proyectos a fin de cumplir sus compromisos con respecto al cierre de cuatro unidades no mejorables de la central nuclear de Kozloduy. Entre las medidas adoptadas, Bulgaria ha creado una unidad especial en la central para vigilar el cierre definitivo de los reactores 1 y 2, y ha construido una nueva instalación de almacenamiento en seco de combustible irradiado in situ. Las autoridades han reforzado asimismo el marco legislativo en este ámbito. Por lo que respecta a la financiación, Bulgaria ha celebrado un acuerdo marco de subvención con el Bando Europeo de Reconstrucción y Desarrollo (BERD) para el cierre definitivo de Kozloduy y los contribuyentes se reunieron en junio para aprobar el primer plan de trabajo. La modernización de los dos reactores que seguirán funcionando (unidades 5 y 6) comenzó en junio de 2001.

El Consejo Europeo aprobó, en junio de 2001, un informe sobre la seguridad nuclear en el contexto de la ampliación que refleja la importancia concedida a esta cuestión en las negociaciones de adhesión. Dicho informe incluye recomendaciones generales para todos los países candidatos y recomendaciones específicas para cada país. Deberá seguir velándose por que se tomen las medidas necesarias a fin de encontrar soluciones a más largo plazo para el combustible irradiado y los residuos nucleares. La nueva ley prevé la creación de una empresa pública que tendrá la exclusiva de la gestión de residuos radiactivos.

Además de ello, Bulgaria ha firmado un protocolo adicional a su acuerdo de salvaguardias nucleares con el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), que entró en vigor en octubre de 2000. En septiembre de 1998, Bulgaria firmó la Convención conjunta sobre seguridad en la gestión del combustible gastado y de los desechos radiactivos. Se ha presentado una estrategia nacional relativa a esos aspectos. En 2003, la autoridad de reglamentación nuclear (NRA) se convirtió en miembro de la Asociación de autoridades de reglamentación nuclear de Europa Occidental.

No obstante, Bulgaria debe seguir reforzando sus capacidades en materia de gestión de residuos radiactivos y de elaboración de una estrategia clara de gestión de residuos, que incluya las lagunas y los defectos de los programas de gestión actuales. Al mismo tiempo deberá velar por el cumplimiento de los requisitos y procedimientos de Euratom. En este sentido, se prestará una atención especial a la preparación de la aplicación de las salvaguardias de Euratom, en particular por lo que respecta a la notificación de los flujos de materiales nucleares y los inventarios establecidos directamente por las personas o empresas que administren instalaciones nucleares o almacenen materiales nucleares.

La presente ficha de síntesis se divulga a título informativo y no pretende interpretar o sustituir el documento de referencia.

 
Última modificación: 06.02.2006
Aviso jurídico | Sobre este sitio | Búsqueda | Dirección de contacto | Arriba