RSS
Índice alfabético
Esta página se encuentra disponible en 15 idiomas
Nuevos idiomas disponibles:  CS - HU - PL - RO

We are migrating the content of this website during the first semester of 2014 into the new EUR-Lex web-portal. We apologise if some content is out of date before the migration. We will publish all updates and corrections in the new version of the portal.

Do you have any questions? Contact us.


Convención sobre la protección física de los materiales nucleares y las instalaciones nucleares

La Convención sobre la protección física de los materiales nucleares y las instalaciones nucleares tiene como objetivo proteger los materiales y las instalaciones nucleares y garantizar que se penalicen las infracciones en este ámbito, así como fomentar la cooperación entre los Estados que son Partes en la Convención.

ACTO

Decisión 2007/513/Euratom del Consejo, de 10 de julio de 2007, por la que se aprueba la adhesión de la Comunidad Europea de la Energía Atómica a la Convención sobre la protección física de los materiales nucleares y las instalaciones nucleares.

SÍNTESIS

La nueva Convención sobre la protección física de los materiales nucleares y las instalaciones nucleares tiene como objetivo garantizar una protección física eficaz durante la utilización, el almacenamiento y el transporte de los materiales utilizados con fines pacíficos, prevenir los delitos relacionados con dichos materiales e instalaciones y luchar contra estos delitos. Está basada en la Convención sobre la protección física de los materiales nucleares (CPFMN). Todos los Estados miembros de la Unión Europea (UE) son Partes en la CPFMN.

El cometido de cada una de las Partes en la Convención es establecer y poner en aplicación medidas destinadas a garantizar esta protección eficaz, con el fin de prevenir, en particular, el hurto o la desaparición de los materiales nucleares bajo su responsabilidad y el sabotaje de las instalaciones nucleares situadas en su territorio. El ámbito de aplicación del Tratado Euratom es más amplio, ya que establece que los Estados miembros deben prevenir todo desvío de materiales nucleares con fines distintos de los fines a los que se destinan.

Las Partes en la Convención deben respetar, a la hora de aplicarla, una serie de principios fundamentales, concretamente los principios de responsabilidad del Estado y de los titulares de licencia, así como de seguridad, garantía o confidencialidad.

Las Partes deben cerciorarse de que los materiales nucleares que importan, exportan o admiten en tránsito en su territorio están protegidos con arreglo al nivel de seguridad que les corresponde.

Las Partes han de designar a una autoridad competente encargada de aplicar la Convención y un punto de contacto que deberán comunicar a los demás Estados bien directamente, bien a través del Organismo Internacional de Energía Atómica. También deben colaborar en caso de hurto, sabotaje o riesgo de hurto o sabotaje, especialmente mediante el intercambio de información, respetándose en todo momento la confidencialidad de dicha información respecto a terceros.

Las Partes en la Convención han de penalizar determinadas infracciones de forma apropiada y proporcional a la gravedad de dichas infracciones. Se tipifica como delito, en particular, el hecho de actuar sin la autorización correspondiente de una forma que cause o pueda causar la muerte o heridas graves, el hurto de materiales nucleares, el sabotaje de instalaciones nucleares, la amenaza de utilizar dicho material para causar la muerte o heridas graves a terceros o para deteriorar bienes de manera significativa, así como el intento de cometer alguno de estos actos, la participación en alguno de ellos o su organización.

Cada uno de los Estados Partes en la Convención debe tener conocimiento de las infracciones cometidas en su territorio o a bordo de los buques o aeronaves registrados en dicho Estado, o en caso de que el presunto autor de la infracción sea ciudadano de dicho Estado. Estas infracciones suponen además la extradición entre las Partes. Éstas deben prestarse además mutuamente la ayuda judicial más amplia posible tratándose de dichas infracciones. Los motivos políticos de la infracción no justifican que se deniegue la extradición o la colaboración judicial.

La Convención sobre la protección física de los materiales nucleares (CPFMN), adoptada en 1979, entró en vigor en 1987. Fue modificada en 2005 en la conferencia destinada a reforzar sus disposiciones. Está previsto que se organice otra conferencia para revisar la Convención modificada, cinco años después de la entrada en vigor de la modificación adoptada en 2005.

REFERENCIAS

ActoEntrada en vigorPlazo de transposición en los Estados miembrosDiario Oficial
Decisión 2007/513/Euratom10.7.2007-DO L 190 de 21.7.2007
Última modificación: 20.12.2007

Véase también

  • Para más información, consúltese la página web del Organismo Internacional de Energía Atómica (EN)
Aviso jurídico | Sobre este sitio | Búsqueda | Dirección de contacto | Arriba