RSS
Índice alfabético
Esta página se encuentra disponible en 15 idiomas
Nuevos idiomas disponibles:  CS - HU - PL - RO

We are migrating the content of this website during the first semester of 2014 into the new EUR-Lex web-portal. We apologise if some content is out of date before the migration. We will publish all updates and corrections in the new version of the portal.

Do you have any questions? Contact us.


Programa Indicativo Nuclear

Este programa describe el estado del sector nuclear en la Unión Europea (UE) en 2006 y la posible evolución del mismo, teniendo en cuenta los desafíos económicos y medioambientales.

ACTO

Comunicación de la Comisión al Consejo y al Parlamento Europeo, de 4 de octubre de 2007, titulada «Programa Indicativo Nuclear» [COM(2007) 565 final – No publicada en el Diario Oficial].

SÍNTESIS

Los programas indicativos nucleares tienen por objeto facilitar información acerca de la parte que representa la energía nuclear en la Unión Europea (UE), los objetivos adoptados por los Estados miembros en materia de producción de energía nuclear y las inversiones necesarias para la consecución de estos objetivos.

Estado de la energía nuclear en Europa y en el mundo

La UE es el primer productor mundial de electricidad de origen nuclear (944,2 TWh(e) en 2005). Aproximadamente la tercera parte de la electricidad y el 15 % de la energía consumidas en la UE proceden de centrales nucleares. En 2006 existían en el mundo 443 reactores nucleares de producción de electricidad que suministraban el 15 % de la electricidad mundial. A finales de 2006, la UE 27 contaba con 152 reactores, 146 desde enero de 2007, repartidos en 15 Estados miembros. La media de edad de estas centrales era de aproximadamente 25 años, para una duración de vida media de unos 40 años. Las decisiones sobre la renovación del parque nuclear europeo o la prolongación de la vida de ciertas centrales deben pues adoptarse en los próximos años, teniendo en cuenta el tiempo necesario para la construcción de nuevos reactores nucleares.

Varios países que no pertenecen a la UE han manifestado su intención de construir nuevas instalaciones de producción electronuclear, en particular, China, Corea del Sur, Estados Unidos, la India, Rusia y Japón. En el seno de la UE la situación es muy variada: Bulgaria, Francia, Eslovaquia y Finlandia han decidido construir nuevos reactores nucleares; varios países han reabierto el debate sobre la posibilidad de prolongar la explotación de las centrales existentes o reemplazarlas (entre otros, los Países Bajos, Polonia, Suecia, Lituania (proyecto «Países bálticos») y el Reino Unido); y, por último, Bélgica, Alemania y España han iniciado el camino hacia un abandono progresivo o una limitación de la energía nuclear. Desde 1997 se han notificado a la Comisión 19 proyectos de inversión.

Ventajas de la energía nuclear

La Comisión considera que la energía nuclear puede contribuir a la diversificación y a la seguridad del abastecimiento energético por varias razones, en particular la disponibilidad y la distribución del combustible nuclear (uranio natural), la influencia limitada de las variaciones del precio de este combustible en los costes de funcionamiento de las centrales, y la existencia de un mercado controlado de los materiales nucleares para fines pacíficos.

Según la Agencia Internacional de la Energía (AIE) y la Agencia para la Energía Nuclear (AEN), el sector electronuclear es competitivo respecto de la producción de electricidad a partir de combustibles fósiles. Además, dicha competitividad se ve reforzada por el aumento importante del precio de los otros combustibles. No obstante, los mercados liberalizados de la electricidad no pueden garantizar la estabilidad de los precios, lo que puede llevar a los poderes públicos a adoptar medidas para reducir los riesgos para los inversores. El sector electronuclear se caracteriza por costes elevados de construcción, al tiempo que los costes de explotación son menores que en el caso de las demás fuentes de electricidad. Además, otras características de este sector influyen en los costes y en los riesgos para los inversores, como el tamaño de las centrales o la creación de un parque homogéneo.

El sector emite cantidades muy pequeñas de CO2 y constituye, pues, una opción interesante para la lucha contra el cambio climático. Actualmente, este sector es la principal fuente de energía con bajas emisiones de CO2 en Europa.

Gestión de los riesgos vinculados a la energía nuclear

La percepción del sector nuclear por la opinión pública es un elemento esencial del nivel de aceptación y del futuro de la producción de electricidad a partir de la energía nuclear. Esto implica que la población tenga acceso a información fiable y participe en un proceso de toma de decisiones transparente. La UE ya está muy comprometida en la gestión de los riesgos vinculados a este sector y tiene previsto seguir reforzando su acción.

La UE también interviene con objeto de garantizar la seguridad nuclear velando por la aplicación de los convenios internacionales en la materia y contribuye financieramente a la mejora de la seguridad nuclear, tanto en el interior de sus fronteras, en particular a raíz de las ampliaciones de 2004 y 2007, como en los terceros países.

En materia de residuos radioactivos, la mayor parte son residuos de baja actividad y de vida corta, respecto de los cuales se han aplicado estrategias a escala industrial en casi todos los Estados que cuentan con instalaciones electronucleares. La evacuación de los residuos de elevada actividad y de vida larga está sujeta a factores sociales, en particular, la elección de los emplazamientos de evacuación definitiva y la aceptación por parte de la población. La investigación está centrada actualmente en técnicas de disminución del volumen o de la duración de vida de los residuos ractioactivos o de los componentes de vida larga.

El desmantelamiento de las instalaciones es una operación compleja y costosa que afectaría a aproximadamente un tercio de las centrales nucleares actualmente en actividad de aquí a 2025. Por tanto, es necesario disponer de recursos financieros suficientes, en su caso, procedentes de fondos distintos. La Comisión señala que la carga real del desmantelamiento debe corresponder en último término a los operadores.

En lo que respecta a la protección radiológica, la Comisión señala que la exposición de los trabajadores en la industria nuclear y los residuos radioactivos emitidos por esta industria han disminuido considerablemente, mientras que la exposición vinculada al ámbito médico o a fuentes naturales de radiación aún puede seguir reduciéndose. Por otra parte, se han producido avances importantes en la preparación ante situaciones de urgencia, el intercambio de información, el control alimentario y la prevención de la pérdida o la desviación de las fuentes radioactivas.

Acción europea en materia de energía nuclear

El Tratado Euratom constituye la base jurídica del marco reglamentario que fija las obligaciones y las competencias amplias en el ámbito nuclear, en particular en materia de investigación y de control de la seguridad y de la protección nuclear.

La Comisión ha adoptado diversas propuestas en materia de protección nuclear con el fin de armonizar los trabajos de las autoridades nacionales.

Asimismo, ha lanzado un Programa Europeo para la Protección de las Infraestructuras Críticas.

La investigación europea es un elemento esencial en el ámbito de la energia nuclear, esta se lleva a cabo actualmente en virtud del Séptimo Programa-marco Euratom, en particular, mediante la creación de plataformas tecnológicas y haciendo hincapié en la fisión nuclear y en las tecnologías innovadoras.

Para el futuro, la Comisión propone que las conversaciones versen, entre otros aspectos, sobre el reconocimiento de niveles de referencia comunes, la creación de un grupo de alto nivel sobre la seguridad y la gestión de residuos radioactivos, la puesta en práctica de planes nacionales de gestión de residuos radioactivos, la armonización de los enfoques relativos a los fondos de desmantelamiento y la elaboración de un régimen armonizado de responsabilidad y de mecanismos financieros en caso de daños producidos por un accidente nuclear.

Contexto

La elaboración de programas de tipo indicativo en materia nuclear es una obligación impuesta por el artículo 40 del Tratado Euratom.

El presente programa indicativo nuclear forma parte de la revisión de la política europea en el ámbito de la energía, que se realizó a principios de 2007 («Paquete energía»). La versión final del programa, adoptada en octubre de 2007, tiene en cuenta el dictamen del Comité Económico y Social Europeo (al cual se envió la versión preliminar del mismo), ciertos comentarios del Parlamento Europeo, así como informaciones complementarias proporcionadas por los Estados miembros en su anexo 2.

ACTOS CONEXOS

Decisión 2007/530/Euratom de la Comisión, de 17 de julio de 2007, por la que se establece el Grupo europeo de alto nivel sobre seguridad nuclear y gestión de los residuos radiactivos [Diario Oficial L 195, de 27 de julio de 2007].
Este grupo de alto nivel se creó tras la presentación por la Comisión del Programa Indicativo Nuclear en enero de 2007. Se encarga de desarrollar progresivamente una visión común y, de ser necesario, normas europeas complementarias en materia de seguridad nuclear y gestión de los residuos radioactivos.

Comunicación de la Comisión, de 10 de enero de 2007, «Programa Indicativo Nuclear presentado en virtud del artículo 40 del Tratado Euratom para dictamen del Comité Económico y Social» [COM(2006) 844 final – Diario Oficial C 138, de 22 de junio de 2007].

Última modificación: 07.04.2008
Aviso jurídico | Sobre este sitio | Búsqueda | Dirección de contacto | Arriba