RSS
Índice alfabético
Esta página se encuentra disponible en 15 idiomas
Nuevos idiomas disponibles:  CS - HU - PL - RO

We are migrating the content of this website during the first semester of 2014 into the new EUR-Lex web-portal. We apologise if some content is out of date before the migration. We will publish all updates and corrections in the new version of the portal.

Do you have any questions? Contact us.


Plan de acción para la eficiencia energética (2007-2012)

La Comisión ha adoptado un plan de acción cuya finalidad es reducir el consumo de energía en un 20 % de aquí a 2020. Este plan de acción incluye medidas destinadas a mejorar el rendimiento energético de los productos, los edificios y los servicios; mejorar la eficiencia de la producción y la distribución de energía; reducir el impacto de los transportes en el consumo energético; facilitar la financiación y la realización de inversiones en este ámbito, y suscitar y reforzar un comportamiento racional con respecto al consumo de energía, así como reforzar la acción internacional en materia de eficiencia energética.

ACTO

Comunicación de la Comisión de 19 de octubre de 2006 titulada: “Plan de acción para la eficiencia energética: realizar el potencial” [COM (2006) 545 final – Diario Oficial C 78 de 11 de abril de 2007].

SÍNTESIS

Este plan de acción tiene por objeto movilizar al público en general, a los responsables políticos y a los agentes del mercado, y transformar el mercado interior de la energía para ofrecer a los ciudadanos de la Unión Europea (UE) las infraestructuras (incluidos los edificios), los productos (aparatos y automóviles, entre otros), los procesos y los sistemas energéticos más eficientes del mundo.

El objetivo del plan de acción es controlar y reducir la demanda de energía, así como actuar de forma selectiva en relación con el consumo y el abastecimiento de energía, a fin de conseguir ahorrar un 20 % del consumo anual de energía primaria de aquí a 2020 (con respecto a las previsiones de consumo energético para 2020). Este objetivo corresponde a la realización de un ahorro de alrededor del 1,5 % al año de aquí a 2020.

Para realizar un ahorro de energía significativo y duradero es necesario, por una parte, desarrollar técnicas, productos y servicios eficientes desde el punto de vista energético y, por otra parte, modificar los comportamientos para consumir menos energía y conservar, al mismo tiempo, la misma calidad de vida. El plan expone una serie de medidas a corto y a medio plazo encaminadas a realizar este objetivo.

El plan de acción abarca un período de 6 años, del 1 de enero de 2007 al 31 de diciembre de 2012. La Comisión considera que este período será suficiente para la adopción y la transposición de la mayoría de las medidas que propone. En 2009 se realizará una evaluación intermedia.

POTENCIAL DE AHORRO DE ENERGÍA

La Comisión considera que el ahorro de energía más importante corresponde a los sectores siguientes: edificios de viviendas y comerciales (sector terciario), con un potencial de reducción estimado del 27 % y del 30 % respectivamente; la industria manufacturera, con un potencial de ahorro en torno al 25 %, y el sector de los transportes, con una reducción estimada del consumo del 26 %.

Estas reducciones sectoriales del consumo de energía representan un ahorro global estimado de 390 millones de toneladas equivalentes de petróleo (Mtep) cada año, es decir, 100 000 millones de euros al año de aquí a 2020. Además, permitirían reducir las emisiones de CO2 en 780 millones de toneladas al año.

Este ahorro potencial se sumará a la reducción del consumo, estimada en un 1,8 % o 470 Mtep al año, resultante, entre otros factores, de las medidas ya adoptadas y de la renovación normal del material.

La realización del objetivo del 20 % permitirá reducir el impacto sobre el cambio climático y la dependencia de la UE con respecto a las importaciones de combustibles fósiles. El plan de acción ayudará también a reforzar la competitividad industrial, a desarrollar las exportaciones de nuevas tecnologías y tendrá efectos positivos para el empleo. Además, los ahorros realizados compensarán las inversiones efectuadas en las tecnologías innovadoras.

MEDIDAS PROPUESTAS EN EL PLAN DE ACCIÓN

Las medidas elegidas por la Comisión y presentadas en el plan de acción son las más rentables, es decir, aquellas cuyo ciclo de vida tiene un menor coste ambiental, sin exceder a las inversiones previstas en materia de energía. Algunas de estas medidas son prioritarias, y por lo tanto deben adoptarse de inmediato, mientras que otras han de ponerse en práctica a lo largo de los seis años previstos en el plan de acción.

Aumentar la eficiencia energética

Por lo que respecta a los aparatos y los equipos consumidores de energía, una acción eficaz implica la combinación entre las normas de rendimiento energético de los aparatos y un sistema adecuado de etiquetado y estimación del rendimiento energético dirigido a los consumidores.

Con este fin, el plan de acción prevé la adopción de normas mínimas de diseño ecológico destinadas a mejorar el rendimiento energético de 14 grupos de productos (entre ellos las calderas, los televisores y el alumbrado), así como para otras gamas de productos a más largo plazo. Además, la Comisión se ha propuesto reforzar las normas de etiquetado, en particular mediante la actualización periódica de las clasificaciones y la ampliación de estas normas a otros equipos.

De conformidad con la Directiva 2006/32/CE sobre la eficiencia del uso final de la energía y los servicios energéticos, la Comisión prevé elaborar unas líneas directrices, un código de conducta y un proceso de certificación aplicables a todos los sectores.

Para reducir notablemente las pérdidas de calor de los edificios, el plan de acción prevé ampliar el ámbito de aplicación de la Directiva sobre la eficiencia energética de los edificios a los edificios más pequeños, así como adoptar normas mínimas de eficiencia aplicables a los edificios nuevos o renovados y promover las viviendas denominadas “pasivas”.

Mejorar la transformación de energía

El sector de la transformación de energía consume alrededor de un tercio de la energía primaria, mientras que la eficiencia energética media de las instalaciones de transformación se sitúa en torno al 40 %. El potencial de mejora es importante y permitiría reducir significativamente la pérdida de energía. El transporte y la distribución de energía son otras fuentes de pérdida de energía sobre las que también se puede actuar.

La Comisión elaborará requisitos mínimos de eficiencia energética obligatorios para las instalaciones de generación de electricidad, de calefacción y de refrigeración de una potencia inferior a 20 megavatios y, si lo considera necesario, para las instalaciones de potencia superior.

Asimismo, prevé elaborar, en cooperación con los profesionales del sector, orientaciones sobre buenas prácticas de explotación dirigidas a las plantas existentes, así como a los proveedores y distribuidores de energía. Además, se promoverán la cogeneración y la conexión de las unidades de generación descentralizadas.

Limitar la factura de los transportes

Con cerca del 20 % del consumo total de energía primaria y el crecimiento más rápido del consumo, el sector de los transportes representa a la vez un riesgo importante para el medio ambiente (emisiones de gases de efecto invernadero) y uno de los principales factores de dependencia de los combustibles fósiles. Actuar sobre el consumo de los automóviles y promover modos de transporte alternativos más limpios son elementos esenciales para resolver estos problemas.

La Comisión prevé imponer un objetivo obligatorio de reducción de las emisiones contaminantes de los automóviles, a fin de alcanzar el umbral de 120 g de CO2/km de aquí a 2012. Asimismo, desea tomar medidas en relación con los componentes de los vehículos, como la climatización o los neumáticos, en concreto a través de una norma europea relativa a la resistencia a la rodadura de los neumáticos y fomentando el control de la presión de hinchado. Por otra parte, el reforzamiento de las normas sobre el etiquetado de los vehículos contribuirá a promover vehículos de consumo más eficiente, así como campañas de sensibilización y la compra de vehículos limpios por las autoridades públicas.

El transporte urbano será objeto además de un Libro Verde, que tratará de poner en común la experiencia adquirida para fomentar la utilización de alternativas al automóvil, como el transporte público, los modos de transporte no motorizado o el teletrabajo.

Se estudiará también la reducción del consumo energético de los otros modos de transporte –ferroviario, aéreo y fluvial y marítimo–. De este modo, en el plan de acción se mencionan, entre otras medidas, la iniciativa encaminada a incluir el sector de la aviación en el régimen de comercio de derechos de emisión de gases de efecto invernadero, la mejora de la gestión del tráfico aéreo (SESAR), la aplicación del tercer paquete ferroviario, y la conexión a la red eléctrica de los buques en puerto.

Financiación, incentivos económicos y fijación de los precios

El plan de acción incluye varios tipos de medidas para facilitar las inversiones destinadas a aumentar la eficiencia energética.

Así, la Comisión desea instar al sector bancario a que ofrezca posibilidades de financiación adaptadas a las pequeñas y medianas empresas (PYME) y a las empresas que ofrecen soluciones de ahorro energético (empresas de servicios energéticos). Además, se facilitará la creación de asociaciones entre el sector público y el privado con fondos del sector de la banca privada, el Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo (BERD), el Banco Europeo de Inversiones (BEI) y otras instituciones financieras internacionales.

La Comisión trabajará también en favor de la supresión, en la medida de lo posible, de los obstáculos jurídicos nacionales que limitan los ahorros compartidos, la financiación por terceros, los contratos de eficiencia energética y el recurso a las empresas de servicios energéticos.

La utilización de los Fondos Estructurales y de Cohesión permitirá también prestar apoyo a las regiones que lo necesiten, en particular en los nuevos Estados miembros, en relación entre otros con el sector de la vivienda.

La fiscalidad es también un potente incentivo. La Comisión hace aquí referencia, en concreto, a la preparación de un Libro Verde sobre fiscalidad indirecta, a la revisión de la Directiva sobre la fiscalidad de la energía, a la vinculación de los impuestos sobre los vehículos particulares a su nivel de contaminación, así como a la posibilidad de recurrir a los créditos fiscales como incentivo para las empresas y los hogares.

Cambiar los comportamientos

El éxito del plan de acción dependerá fundamentalmente de las decisiones de compra de los consumidores. Con el fin de sensibilizar al público sobre la importancia de la eficiencia energética, la Comisión desea poner en marcha una serie de medidas educativas, entre ellas, programas de formación y de educación que aborden los temas de la energía y del cambio climático. Asimismo, propone organizar un concurso para recompensar al centro de enseñanza más energéticamente eficiente.

Por otra parte, la Comisión estima que las autoridades públicas deberían dar ejemplo. Así, la propia Comisión prevé obtener el certificado EMAS para todos los edificios de su propiedad, y ampliar después esta acción a todas las instituciones de la UE.

Además, prevé adoptar directrices sobre contratación pública y crear una red de intercambios entre ciudades sobre buenas prácticas en relación con la eficiencia energética de las zonas urbanas.

Adaptar y desarrollar las asociaciones internacionales

La Comisión considera que las políticas europeas de desarrollo y comercio, así como los acuerdos, tratados y otros instrumentos de diálogo internacional proporcionan medios para promover la difusión y la utilización a nivel mundial de las tecnologías y técnicas de elevado rendimiento energético.

Además, organizará una conferencia internacional con miras a la adopción de un acuerdo marco internacional sobre la eficiencia energética, con la participación de los principales socios comerciales de la UE y de las organizaciones internacionales clave.

CONTEXTO

En su Libro Verde sobre la estrategia europea para la energía, la Comisión ha subrayado la necesidad de reforzar la política en favor de la eficiencia energética. Por otra parte, el objetivo de reducción del 20 % del consumo de energía, fijado en el presente plan de acción, forma parte de las medidas solicitadas por el Consejo Europeo en marzo de 2006 para garantizar la viabilidad medioambiental de la política energética europea.

Las políticas y medidas contenidas en el presente plan de acción se basan en el Libro Verde sobre la eficiencia energética, de 2005.

ACTOS CONEXOS

Comunicación de la Comisión al Parlamento Europeo, al Consejo, al Comité Económico y Social Europeo y al Comité de las Regiones, de 13 de mayo de 2008 – “Abordar el reto de la eficiencia energética mediante las tecnologías de la información y la comunicación” [COM(2008) 241 final - no publicada en el Diario Oficial].

La presente comunicación sitúa las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) en el centro de la política europea integrada en materia de cambio climático y energía. Las TIC constituyen, de hecho, un medio para mejorar la eficiencia energética en diversos sectores de la economía. Se hace hincapié en sectores de fuerte potencial como la red eléctrica, los edificios eficientes desde el punto de vista energético, la iluminación inteligente, la puesta en marcha de un proceso de consulta y de asociación sobre las TIC que definirá otros ámbitos de actuación. La presente comunicación también promueve la investigación y la innovación, la cooperación, las iniciativas nacionales y regionales así como la difusión de buenas prácticas en el campo de las TIC.

Directiva 2006/32/CE del Parlamento Europeo y del Consejo de 5 de abril de 2006 sobre la eficiencia del uso final de la energía y los servicios energéticos y por la que se deroga la Directiva 93/76/CEE del Consejo [Diario Oficial L 114 de 27.4.2006].
La UE ha adoptado un marco relativo a la eficiencia energética de los usos finales y los servicios energéticos. Este marco incluye, entre otros elementos, un objetivo orientativo de ahorro de energía aplicable a los Estados miembros, y obligaciones para las autoridades públicas en materia de ahorro de energía y de contratación con criterios de eficiencia energética, así como medidas de promoción de la eficiencia energética y los servicios energéticos.

Última modificación: 03.09.2008

Véase también

  • Dirección General de Energía - Eficiencia energetica (EN)
Aviso jurídico | Sobre este sitio | Búsqueda | Dirección de contacto | Arriba