RSS
Índice alfabético
Esta página se encuentra disponible en 4 idiomas

We are migrating the content of this website during the first semester of 2014 into the new EUR-Lex web-portal. We apologise if some content is out of date before the migration. We will publish all updates and corrections in the new version of the portal.

Do you have any questions? Contact us.


Una estrategia concertada para modernizar la protección social

Para reforzar la cooperación existente a escala europea y adoptar una visión política común de la protección social en la UE, la Comisión presenta una estrategia concertada a fin de ayudar a los Estados miembros a conseguir la modernización de la protección social.

ACTO

Comunicación de la Comisión al Consejo, al Parlamento Europeo, al Comité Económico y Social Europeo y al Comité de las Regiones, de 14 de julio de 1999: Una estrategia concertada para modernizar la protección social [COM (1999) 347 final - no publicada en el Diario Oficial].

SÍNTESIS

Los sistemas de protección social garantizan ingresos a las personas en dificultad, permitiéndoles, al mismo tiempo, adaptarse a la evolución económica y social. De ese modo, favorecen a la vez la cohesión social y el dinamismo económico.

Los gastos de protección social representan un 28,5 % del producto interior bruto (PIB) comunitario, cuya parte fundamental (63 %) se consagra a las pensiones y a la asistencia sanitaria. Su papel en la redistribución es considerable: sin transferencias sociales, cerca del 40 % de los hogares vivirían en una pobreza relativa, cifra que se reduce, merced al régimen fiscal y de prestaciones, a un 17 %.

Los sistemas de protección social se enfrentan actualmente a una serie de retos comunes considerables, que requieren la necesidad de adaptarse a un mundo de trabajo en cambio, a las nuevas estructuras familiares y a las convulsiones demográficas de los próximos decenios. Para hacer frente a estos retos, la Unión Europea emprendió un proceso de reflexión por medio de tres documentos:

  • la Recomendación 92/442/CEE del Consejo, del 27 de julio de 1992, sobre la convergencia de los objetivos y de las políticas de protección social;
  • la Comunicación de la Comisión, del 31 de octubre de 1995: el futuro de la protección social: marco para un debate europeo;
  • la Comunicación de la Comisión, del 12 de marzo de 1997: modernización y mejora de la protección social en la Unión Europea.

Del mismo modo, las Presidencias neerlandesa, luxemburguesa, británica y austríaca organizaron importantes conferencias sobre esta cuestión. Por último, las instituciones europeas y la sociedad civil se declararon en favor de las reformas, con el fin de mantener y reforzar la protección social.

En términos generales, se ha reconocido que una parte integrante del modelo social europeo está constituida por unos sistemas de protección social sólidos. La protección social no sólo ofrece redes de seguridad para los más desfavorecidos, sino que contribuye también a facilitar la capacidad de adaptación profesional y a conseguir mejores resultados económicos. La protección social es, pues, un factor productivo.

Se asiste a una serie de cambios notables en la UE, en particular:

  • la realización del mercado interior y el paso a la moneda única;
  • la ratificación del Tratado de Amsterdam con un nuevo Título sobre el empleo y un nuevo fundamento jurídico para la lucha contra la exclusión social;
  • la ampliación a los países de Europa Central y Oriental, y Chipre.

En marzo de 1999 el Parlamento Europeo pedía a la Comisión que pusiera en marcha «un proceso de conciliación voluntaria de los objetivos y políticas en materia de protección social a semejanza de la estrategia europea de empleo». La Comisión propone pues, en la presente Comunicación, una estrategia concertada para modernizar la protección social. Esta estrategia se basa en el intercambio de experiencia, en los debates políticos y en el seguimiento de la política actual con el fin de definir las mejores prácticas. La Comisión invita a los Estados miembros a cumplir los siguientes objetivos:

Hacer que trabajar sea rentable y garantizar ingresos seguros

Las características del mercado de trabajo actual son muy distintas de las existentes cuando los Estados miembros crearon sus sistemas de protección social (elevada tasa de desempleo, que afecta a una gran parte de jóvenes, mujeres y hombres que llevan mucho tiempo en esa situación; interrupción de la actividad laboral; estructura cambiante de la economía doméstica; aparición de nuevas formas de trabajo, etc.). Los sistemas de protección social deben, pues, proporcionar una ayuda activa a los trabajadores y a los solicitantes de empleo, en particular favoreciendo la capacidad de inserción profesional y adaptación, introduciendo al mismo tiempo fuertes incentivos en favor del empleo y de un trabajo más ventajoso por medio de:

  • regímenes fiscales que hagan el trabajo más ventajoso para el parado;
  • los sistemas de protección social deben reflejar y acompañar la aparición de nuevas formas de trabajo (contratos temporales o a tiempo parcial, trabajo por cuenta propia);
  • los regímenes de protección social deben proporcionar ingresos sustitutivos y ayudas activas necesarias con el fin de evitar que las personas caigan en un desempleo de larga duración;
  • la protección social debe contribuir a conciliar vida profesional y vida familiar;
  • la financiación de la protección social debe tener en cuenta la necesidad de garantizar recursos suficientes para cumplir sus objetivos, evitar efectos negativos sobre el empleo y mantener la disciplina presupuestaria.

Garantizar pensiones seguras y sistemas de pensión viables

El objetivo fundamental consiste en garantizar a cada uno una pensión adaptada y cuya financiación esté garantizada, lo que puede pasar por la búsqueda de un equilibrio entre el sistema de capitalización (contributivo) y el sistema por distribución (de retención). La Comisión considera, pues, que es necesario:

  • prevenir el efecto del envejecimiento demográfico en los sistemas de protección social;
  • organizar y reformar los sistemas de jubilación para desalentar el abandono temprano del mercado de trabajo, fomentar la flexibilidad de los mecanismos de jubilación y promover la participación activa de las personas mayores en la vida de la comunidad;
  • luchar contra la pobreza de las mujeres de más edad, derivada de su escasa participación en el mercado de trabajo y agravada por la transformación de las economías domésticas;
  • promover el envejecimiento activo.

Promover la inclusión social

La protección social desempeña un papel crucial, combinada con otros instrumentos de actuación, en la lucha contra la exclusión social y el fomento de la integración social. Los sistemas de protección social deben:

  • crear redes de seguridad eficaces que incluyan prestaciones de ingresos mínimos y otras medidas complementarias;
  • centrarse en la prevención, favoreciendo las medidas activas, y previendo incentivos y cursos de (re)integración en el mercado de trabajo y en la sociedad;
  • contribuir a la adopción de un planteamiento global e integrado de la lucha contra la exclusión social que abarque todas las políticas y a todos los agentes sociales pertinentes.

Garantizar un nivel alto y duradero de atención sanitaria

Todos deben poder beneficiarse de las políticas destinadas a mejorar la asistencia sanitaria. Ahora bien, la demanda de que son objeto los sistemas sanitarios está en constante aumento, y seguirá aumentando debido al envejecimiento demográfico. Los avances en tecnología médica son beneficiosos pero recargan los costes. Es, pues, importante:

  • contribuir a la mejora de la eficiencia y eficacia de los sistemas sanitarios dentro del límite de los recursos disponibles;
  • garantizar el acceso generalizado a servicios sanitarios de buena calidad y reducir desigualdades en este ámbito;
  • reforzar los servicios de cuidados de larga duración a las personas mayores de salud más frágil;
  • centrarse en la prevención de enfermedades y la protección de la salud como mejor forma de abordar los problemas sanitarios, reducir los costes y promover una vida más sana.

La promoción de una cooperación más estrecha

La Comisión desea que el Consejo adopte un marco para una cooperación más estrecha basada en el intercambio de experiencias, el consenso y la evaluación de la reciente evolución con el fin de definir las mejores prácticas.

Cada Estado miembro debe designar a un funcionario de alto nivel para que ejerza un papel clave en el intercambio y la recogida de información. La Comisión reunirá regularmente a estos funcionarios con el fin de analizar y evaluar los progresos realizados.

El informe y la aplicación de la estrategia

Con el fin de asistir a los Estados miembros en este proceso y de efectuar el seguimiento de la evolución política, la Comisión aprobará su informe sobre la protección social cada año, y no cada dos años como anteriormente se hacía. Este informe se redactará en estrecha colaboración con los Estados miembros y reflejará los grandes objetivos que deberá adoptar el Consejo en el marco de la estrategia concertada. Se elaborará con arreglo a las contribuciones de los Estados miembros, y se hará hincapié en los hechos políticos principales. La Comisión invitará al Consejo a examinar el informe anual sobre la protección social, junto con el informe conjunto sobre el empleo.

La Comisión pide a las demás instituciones comunitarias, en particular, el Parlamento Europeo, el Comité Económico y Social y el Comité de las Regiones, así como a los interlocutores sociales, las organizaciones no gubernamentales y las instituciones de seguridad social que contribuyan a este proceso.

Más recientemente, la UE ha comenzado a fomentar una colaboración más estrecha entre los Estados miembros en materia de modernización de los sistemas de protección social. Esta cooperación se realiza fundamentalmente mediante:

También se ha iniciado esta modernización en materia de cuidados sanitarios y cuidados de larga duración y para « hacer que trabajar sea rentable », facilitando la empleabilidad y logrando un nivel elevado de protección social para todos. El MISSOC (sistema de información mutua sobre la protección social) también se ha convertido en una fuente de información clave sobre el estado del aprecio social en Europa. Merced a la actualización de los cuadros comparativos y de los boletines de información específica, se mantiene el proceso de modernización de la protección social.

ACTOS CONEXOS

Informe de la Comisión (2004). La situación social en la Unión Europea [No publicado en el Diario Oficial] (pdf )

Informe de la Comisión (2003). La situación social en la Unión Europea [No publicado en el Diario Oficial] (pdf )

Informe de la Comisión (2002). La situación social en la Unión Europea [No publicado en el Diario Oficial] (pdf )

Informe de la Comisión (2001). La situación social en la Unión Europea [No publicado en el Diario Oficial] (pdf )

Informe de la Comisión (2000). La situación social en la Unión Europea [No publicado en el Diario Oficial] (DE ) (EN ) (FR ) (pdf)

Última modificación: 04.03.2008
Aviso jurídico | Sobre este sitio | Búsqueda | Dirección de contacto | Arriba