RSS
Índice alfabético
Esta página se encuentra disponible en 5 idiomas

We are migrating the content of this website during the first semester of 2014 into the new EUR-Lex web-portal. We apologise if some content is out of date before the migration. We will publish all updates and corrections in the new version of the portal.

Do you have any questions? Contact us.


Informe sobre el empleo en Europa 2007

En vista de los buenos resultados del mercado laboral y del crecimiento económico europeo, el año 2007 constituye un contexto favorable para avanzar en el cumplimiento de los objetivos de Lisboa.

ACTO

Informe de la Dirección General de Empleo y de Asuntos Sociales de la Comisión Europea – El empleo en Europa 2007 (EN) [No publicado en el Diario Oficial].

SÍNTESIS

En 2006, la situación del mercado laboral mejoró en el conjunto de la Unión Europea (UE). Esta tendencia se vio sostenida por las cifras de crecimiento económico, que alcanzaron una media del 3% del Producto Interior Bruto (PIB) de la UE. Los puestos de trabajo creados beneficiaron principalmente a mujeres y personas de edades comprendidas entre los 25 y los 54 años y fueron empleos por cuenta ajena (un 90%). Las tasas de empleo aumentaron considerablemente en los Estados miembros que se habían adherido a la UE el 1 de mayo de 2004.

El aumento de los niveles de empleo y productividad permitieron avanzar en el cumplimiento de los objetivos de la agenda de Lisboa. No obstante, aún siguen siendo necesarias reformas, sobre todo para alcanzar el objetivo del 70% de empleo y el 50% de trabajadores mayores en el mercado de trabajo. El objetivo del 60% de mujeres en el mercado laboral prácticamente se ha alcanzado.

La escasa tasa de empleo entre los jóvenes sigue siendo preocupante. La transición entre el fin de los estudios y el primer empleo resulta en general difícil. Los jóvenes también quedan a menudo relegados a empleos mal remunerados y temporales. La educación y la formación permanente contribuyen a reducir la pobreza y exclusión social. También es preciso facilitar la contratación por parte de las empresas de jóvenes activos.

Empleo de trabajadores de edad avanzada:políticas de envejecimiento activo

La tasa de empleo de las personas entre 55 y 64 años ha aumentado un 7% desde el año 2000. Sin embargo, los empleos creados son precarios a menudo y a tiempo parcial.Además, la participación de los trabajadores de edad avanzada en el mercado laboral europeo sigue siendo escasa en términos de la estrategia sobre el futuro demográfico de Europa, así como en relación con los estándares internacionales.

Las medidas adoptadas en favor del envejecimiento activo tienen como finalidad una asistencia sanitaria de calidad, la formación permanente, una organización del trabajo flexible y la mejora de los aspectos financieros del empleo.

Los modelos de flexiguridad en Europa

Los sistemas de flexiguridad aplicados por algunos Estados miembros se fundamentan en modelos distintos.Estos sistemas favorecen o bien una flexibilidad “externa”, que implica políticas de recursos humanos adaptadas a las exigencias del mercado, o bien una flexibilidad “interna”, que se caracteriza por una organización del trabajo adaptada a las necesidades de los trabajadores. Dos modelos concilian estas formas de flexibilidad:

  • el modelo anglosajón basado en la flexibilidad externa, la movilidad laboral y la innovación.Este modelo se caracteriza también por un nivel elevado de pobreza y un escaso gasto público;
  • el modelo nórdico practica fundamentalmente la flexibilidad interna. Se caracteriza por buenos resultados económicos, un buen nivel de satisfacción y salud en el trabajo, un bajo nivel de pobreza y un elevado gasto público.

Formación profesional continua en la empresa

La Comisión subraya que el intervencionismo público es necesario para reforzar el acceso equitativo y la eficacia de la formación profesional continua. Para ello, deben tenerse en cuenta varios elementos:

  • la reducción de la exclusión social y de las desigualdades salariales;
  • el envejecimiento activo, el empleo de jóvenes con un bajo nivel educativo y la viabilidad de los sistemas de protección social;
  • las políticas de flexiguridad adoptadas gracias a mercados laborales más dinámicos y al carácter transferible de las competencias de los trabajadores;
  • la evolución de los conocimientos en el contexto del paso de la producción en masa a una producción que favorece la calidad y la innovación.

Participación de la renta del trabajo en la renta nacional bruta

La participación del valor añadido atribuido al trabajo alcanzó un nivel históricamente bajo en 2006. Esta tendencia se debe sobre todo a los avances tecnológicos y a la apertura comercial mundial,y puede tener un efecto negativo en la justicia social, la eficacia económica y la estabilidad macroeconómica. Por eso, la evolución hacia una economía del conocimiento debe ir acompañada de políticas de empleo y de flexiguridad, dirigidas sobre todo a los trabajadores menos cualificados.

Última modificación: 30.07.2009
Aviso jurídico | Sobre este sitio | Búsqueda | Dirección de contacto | Arriba