RSS
Índice alfabético
Esta página se encuentra disponible en 4 idiomas

We are migrating the content of this website during the first semester of 2014 into the new EUR-Lex web-portal. We apologise if some content is out of date before the migration. We will publish all updates and corrections in the new version of the portal.

Do you have any questions? Contact us.


Informe «El empleo en Europa 2004»

El informe «El empleo en Europa 2004» presenta los retos para lograr una creación de empleo sostenible en la Europa ampliada. Tiene en cuenta los efectos de la economía mundial y los resultados de los principales socios comerciales de la Unión Europea (UE) en materia de empleo bajo una perspectiva comparativa. Destaca la importancia particular de la creación de empleo en el sector de los servicios y la necesidad de que los individuos desarrollen su adaptabilidad. La Comisión invita a las empresas, los trabajadores y las instituciones del mercado laboral a que realicen los esfuerzos necesarios que permitan la consecución de los ambiciosos objetivos definidos en Lisboa para 2010.

ACTO

Informe de la Comisión Empleo en Europa 2004. Evoluciones recientes y perspectivas [no publicado en el Diario Oficial].

SÍNTESIS

El crecimiento económico de la Unión Europea ampliada se ralentizó en 2003, a diferencia de la aceleración registrada a nivel mundial bajo el impulso de los Estados Unidos y de Japón. En efecto, el crecimiento del empleo en la UE fue casi nulo en 2003, contrariamente a los Estados Unidos donde la creación de empleo siguió aumentando.

Esta situación difícil afecta esencialmente a los sectores más vulnerables del mercado laboral en la Unión Europea, en particular el sector industrial, los jóvenes y los trabajadores poco cualificados. Además, la situación del empleo es muy desigual en los veinticinco Estados miembros, de los cuales aproximadamente la mitad registró un crecimiento negativo del empleo en 2003, mientras que en la otra mitad el empleo creció por encima del 1 %.

El empleo es un elemento esencial de la Estrategia de Lisboa, que persigue reforzar la cantidad y la calidad del trabajo, así como su papel en favor de la inclusión y la cohesión social. La Estrategia de empleo se articula en torno a la consecución de tres objetivos cuantitativos antes de 2010, a saber, una tasa de ocupación del 70 % para el conjunto de la población, del 60 % para las mujeres, y del 50 % para los trabajadores de mayor edad. Si bien se registraron algunos progresos en 2003 en lo que se refiere a la tasa de empleo de las mujeres y, principalmente, de los trabajadores de mayor edad, el índice de empleo global se estancó en torno al 63 %.

En general, el retraso con respecto a los objetivos de Lisboa refleja los problemas estructurales del mercado laboral en los distintos Estados miembros. Deben realizarse reformas de fondo a fin de mejorar las perspectivas de empleo para las mujeres, los jóvenes y los trabajadores de mayor edad. Al mismo tiempo, es necesario combinar estos esfuerzos cuantitativos con respecto a la tasa de empleo con un refuerzo de la productividad y la calidad del trabajo.

Los determinantes del empleo: instituciones y políticas activas del mercado de trabajo (PAMT)

La apertura al comercio es un determinante fundamental para el crecimiento del empleo. Sin embargo, la situación actual exige además el recurso a dos instrumentos específicos: la inversión en PAMT y el trabajo a tiempo parcial. Por lo que se refiere a las políticas activas del mercado de trabajo, el informe considera especialmente eficaces las medidas en favor de los jóvenes y la mejora de los servicios públicos de empleo. Este impacto positivo en el empleo es aun más evidente en los países en los que los subsidios de desempleo y la seguridad social son menos elevados con relación a la renta del trabajo.

Por el contrario, el informe minimiza el impacto a largo plazo de los incentivos fiscales en el nivel de empleo. El nivel de las cargas y las cotizaciones sociales no parece afectar sensiblemente la tasa de empleo global, aunque tiene un efecto perjudicial en el empleo poco cualificado. Por regla general, las PAMT resultan más eficaces en los casos en que la negociación salarial se coordina a nivel central o sectorial y no tanto en los sistemas de negociación descentralizada.

El empleo en el sector servicios presenta un desfase con respecto a los Estados Unidos

Una divergencia de empleo importante entre la UE y los Estados Unidos se observa en el sector de los servicios, que en este último país representa una parte más importante del mercado laboral. Esta divergencia es especialmente significativa en relación con las mujeres y los trabajadores de mayor edad, lo que refleja un potencial sin explotar de creación de empleo en el sector de los servicios. En particular, en los Estados Unidos la creación de empleo es más intensa tanto para los empleos más cualificados como para los menos cualificados, aunque algunos Estados miembros de la UE son igualmente dinámicos en este ámbito.

Las diferencias de empleo entre Europa y los Estados Unidos en el sector de los servicios reflejan profundas diferencias de métodos de consumo y nivel de la demanda final. La mayor facilidad de acceso al trabajo para las mujeres y los trabajadores de mayor edad en los Estados Unidos conlleva una mayor demanda de servicios, lo que explica una creación de empleo más dinámica en este sector. Por consiguiente, con relación a los Estados Unidos, el menor dinamismo del empleo no obedece tanto a la falta de flexibilidad a menudo citada como obstáculo a la creación de empleos poco cualificados en la UE sino al bajo consumo de los hogares.

Con el fin de explotar mejor el potencial de empleo en los servicios, corresponde a los Estados miembros establecer un verdadero mercado único de los servicios, así como reorientar el gasto público hacia la creación de empleos relativamente bien remunerados y con fuerte productividad en los servicios sociales, la educación y la salud.

La educación y la formación para superar el empleo precario y poco remunerado

Los distintos tipos de contratos y las nuevas modalidades de contratación permiten a las empresas responder más eficazmente a la demanda en tiempo real. Sin embargo, esta flexibilidad implica el riesgo de una menor seguridad en el empleo para algunos trabajadores, lo que puede incidir negativamente en la productividad y la calidad del trabajo. Aunque la transición de un empleo temporal o mal remunerado a un empleo más estable y mejor remunerado esté garantizada en la mayoría de los casos, la tasa de exclusión del mercado de trabajo sigue siendo muy elevada para los trabajadores con empleos precarios. Se observan importantes diferencias de un Estado miembro a otro en lo que se refiere a los trabajadores que pretenden pasar de una situación de inactividad a un empleo precario y luego a un empleo permanente.

Las mujeres, las personas poco cualificadas y los trabajadores de mayor edad son los más afectados por los contratos temporales y los más vulnerables en términos de remuneración y perspectivas de desarrollo profesional. El informe considera que las cualificaciones y la formación aumentan las oportunidades de mejorar la posición en el mercado laboral. En general, la flexibilidad no debe implicar la marginalización de los trabajadores más vulnerables. Las políticas activas del mercado de trabajo deben facilitar la entrada y la progresión en el mercado laboral, gracias a los servicios públicos de empleo y la formación.

Empleo y globalización

Las economías europeas han aprovechado la integración de los mercados y la aceleración de la globalización para impulsar el crecimiento y el empleo. A corto plazo, la ampliación de 2004 no debería tener efectos significativos en los salarios ni en el empleo en la UE. Por el contrario, el progreso tecnológico y el aumento de la productividad en algunos sectores podrían traer consigo reestructuraciones y deslocalizaciones de mayor envergadura. Es necesario aplicar políticas de ajuste que permitan a los trabajadores desplazados o despedidos recolocarse y progresar en el mercado laboral.

Las diferencias salariales con los competidores internacionales en algunos sectores no conllevan necesariamente pérdidas de empleo en la UE. Las políticas orientadas hacia la productividad y la investigación permiten sacar partido de la globalización gracias a una mano de obra flexible y altamente cualificada. Garantizar la seguridad del empleo para todos requiere esfuerzos de modernización para mantener la competitividad de las empresas de la UE.

Contexto

A pesar de los esfuerzos realizados en la reforma de los mercados de trabajo, la UE presenta un retraso con respecto a los objetivos de empleo fijados en Lisboa para 2010. El informe recomienda prioritariamente un aumento de la participación de las mujeres y los trabajadores de mayor edad en el mercado de trabajo, en particular a través de una creación de empleo más dinámica en el sector de los servicios. Además, la formación y los servicios públicos de empleo deben desarrollarse para garantizar el equilibrio entre flexibilidad y seguridad en el empleo. La estrategia europea de empleo ofrece un instrumento adaptado para reforzar la acción nacional en materia de empleo y poner la globalización al servicio de los objetivos económicos y sociales de la UE.

ACTOS CONEXOS

Informe de la Comisión (2003). Empleo en Europa 2003 [No publicado en el Diario Oficial]

Informe de la Comisión (2002). Empleo en Europa 2002 [No publicado en el Diario Oficial]

Informe de la Comisión (2001). Empleo en Europa 2001 [No publicado en el Diario Oficial]

Informe de la Comisión (2000). Empleo en Europa 2000 [No publicado en el Diario Oficial]

Última modificación: 08.08.2005

Véase también

Para más información sobre el análisis del empleo en Europa, consúltese el sitio internet de la Dirección General de Empleo, Asuntos sociales e Inclusión de la Comisión Europea.

Aviso jurídico | Sobre este sitio | Búsqueda | Dirección de contacto | Arriba